“Glamour del lago” de Hermann Bouroncle

Cultural

Así se denomina la exposición fotográfica que el artista visual, Hermann Bouroncle presente en la ciudad lacustre, con imágenes captadas en la gran fiesta del folklore, La Candelaria.

Bouroncle ha desarrollado su brillante carrera fotográfica en Arequipa y hoy vuelve a la ciudad de sus orígenes con una selección de su mirada a la fiesta, divina y humana, pagana y religiosa, desmesurada y bella. Como sólo ocurre cada febrero en la ciudad de Puno.

La exposición va del 4 al 18 de agosto en la galería del Centro Cultural Peruano Norteamericano y cuenta con el auspicio de Ministerio de Relaciones Exteriores ODE Puno. Lo que sigue es la presentación que hace de la muestra el escritor Elard Serruto Dancuart:

Bouroncle: “LA OTRA FIESTA”

La festividad de la virgen de la Candelaria en Puno es, sin ninguna duda, uno de los mayores eventos culturales del Perú. Es casi un lugar común, señalar a sus danzas como el paroxismo de la ritualidad y la ceremonia prehispánica y cristiana, que estalla en una espléndida hibridez de luz en inéditos registros de teatralidad.

Brillante riqueza que se envuelve y se desata en barrocos y surrealistas registros que convierten a la Festividad, en el derrotero sensorial del tema mayor, casi inasible, de todos los artistas. Ambición totalizadora que la propia Festividad se encarga de poner en su lugar. Vasta y libérrima. Sin embargo, la festividad también guarda trazos, palabras y miradas menos pretenciosas, cuya ambición se detiene en lo aparentemente de menor trascendencia.

¿Qué es importante o deja de ser importante en la Festividad? Trazos, palabras y miradas extienden otra búsqueda, otra exploración -mientras la fiesta estalla en otras calles y plazas- en divertidas puestas en escena, cuyo vértigo hace de la mirada –en este caso de la mirada de Hermann Bouroncle- un recuadro donde marca y regodea su sentido del humor. No es la risa lo que se busca, sino ese encanto de la pose deliberada de algunos protagonistas de la Festividad.

Y Hermann se divierte, como nos divierte a nosotros, perfectamente convencido y clarísimo en que está cometiendo para muchos puristas, la herejía de bajarle el volumen a la solemnidad natural de la Festividad. ¿Es acaso una provocación esa manera de mirar la Festividad? ¿Es casi un escándalo sus técnicas que empatizan con su sentido del humor? El arte es fundamentalmente emoción, y cuando esta va calibrada con una búsqueda tan válida como la de Hermman Bouroncle, entonces comienza la pregunta, el rechazo o la aprobación.

Y el arte, por supuesto, también es esa otra fiesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE