¿Un asunto de vida o muerte?

Columnista invitado Mary Ann Rickets

Llama la atención las declaraciones del alcalde, Alfredo Zegarra ,que no se ajustan a la realidad: “el Viaducto Salaverry solo afectará a unos cuántos vecinos”.  En los barrios Vallecito, Los Pinos, Álamos, San Isidro, Arboleda, María Isabel, Ferroviarios, Av. Salaverry, etc, viven “cientos” de familias compuestas por maestros, comerciantes, agricultores, médicos, técnicos, micro empresarios, ingenieros, amas de casa; gente honesta que trabaja de sol a sol para hacer estudiar a sus hijos, mantener a sus familias y contribuir con la ciudad pagando impuestos.   Sin importarle el esfuerzo individual de esos padres y madres de familia, el alcalde intenta llenar los barrios donde moran de cemento, contaminación ambiental, tráfico, ruidos molestos, etc., causados por una obra mal diseñada.

Entonces la atención de los arequipeños se centra en la pregunta: ¿por qué intenta el alcalde Zegarra sacar el proyecto del Viaducto Salaverry, como si se tratase de un asunto de vida o muerte?  Se barajan varias hipótesis, una es que pretende distraer la atención de la ciudadanía debido a las sanciones que Contraloría impuso a funcionarios del Municipio inhabilitándolos de ejercer cargos públicos por cuatro años. El informe de Contraloría, 160-2012, indica que los funcionarios Oscar Castillo, Carlos Moya, Pedro Valdivia y Ronald Córdoba, alquilaron 1,400 butacas a la señora Beatriz Teresa Tito Ccari, para la inauguración del Palacio Metropolitano de Bellas Artes. Luego las butacas fueron retiradas por los funcionarios y vendidas mediante adjudicación directa a la misma señora Tito Ccari. En el informe se concluye que esos funcionarios fingieron procesos de alquiler y adquisición; vía penal el Ministerio Público los investiga por delito de colusión.

Existe otro caso, el informe 208-2014, en el que Contraloría investiga al alcalde Zegarra, a Ángel Manrique, sub gerente de asentamientos humanos, Luis Begazo, gerente de logística, Carlos Perea, secretario general y Pedro Valdivia, sub gerente de logística, por presunto direccionamiento del concurso para elaborar el PDM a favor de la empresa española GR Arquitectos. Contraloría imputa que  se habría adecuado las bases de la segunda convocatoria del proceso -la primera fue declarada desierta, al igual que la del Viaducto Salaverry- para que GR Arquitectos gane el concurso. Además, cuestionan la suscripción de dos adendas irregulares por parte del alcalde Zegarra, que permitieron no se cobrara penalidades a dicha empresa por el retraso en la entrega del trabajo. Zegarra también dio nuevos plazos a la empresa GR Arquitectos sin que la gerencia de Desarrollo Urbano y Asesoría Legal emitiesen informes sobre la necesidad de ampliar el plazo. Asimismo, Contraloría detectó el pago de 943 mil 129. 61 soles por planes que nunca se utilizaron. Por último, el Municipio abonó una consultoría para revisar dos instrumentos urbanos al Colegio de Arquitectos de Arequipa; se creó el Instituto Municipal de Planeamiento para levantar las observaciones de GR Arquitectos y se dio conformidad a servicios no prestados de los españoles. Algunos de esos funcionarios cuestionados siguen campantes en el Municipio Provincial, al lado del alcalde, a la par que el Gobierno Central entrega a Arequipa más cien millones –este dinero no es designación especial, es dinero del presupuesto regular de la ciudad hasta después del 2018- y viendo que su periodo de alcaldía concluía el alcalde acudió a la OIM, Organización Internacional de las Migraciones, que como su nombre indica nació para temas de migración, pero ahora se dedica a realizar trámites de licitaciones de obras a cambio de un sustancioso pago.

PUEDES VER:  PDM: Municipio reconoce difícil demolición de construcciones en campiña

Si el alcalde hubiese trabajado con Contrataciones del Estado le habría demorado seis meses y pagado alrededor de treinta mil soles.  Con la OIM el proyecto sale en sesenta días, cobran casi un millón, un millón extra a la firma del contrato con la empresa que gane la buena pro. Entonces, sin importarles no haber obtenido permisos como el de impacto ambiental o el del Colegio de Ingenieros, que ha puesto varias observaciones al proyecto, lanzan la licitación. Muy bien se podría esperar para realizar un mejor proyecto, tal vez traer ingenieros de otros países como Japón ya que también sufren de terremotos como Perú, pero como el tiempo se acorta a como dé lugar el alcalde quiere que se ejecute el Viaducto Salaverry.  La Organización Internacional de las Migraciones es una entidad controversial porque al ser, valga la redundancia, una entidad internacional se crea imposibilidad por parte del Ministerio Público y  Contraloría de fiscalizar el dinero que ese organismo recibe o identificar a los responsables en caso se detecten situaciones ilícitas. La Fiscalía Anticorrupción aseguró que ese fue uno de los obstáculos para que se pudiese investigar al gobernador de Áncash, César Álvarez, quien adquirió setenta y nueve ambulancias sobrevaluadas. La OIM manejó el juicio y alegó inmunidad diplomática para evitar entrega de información. El Congresista Horacio Zevallos manifestó: “esa organización es una puerta abierta para violentar todo tipo de licitaciones y para auspiciar un alto nivel de ilicitud”. Mientras tanto el Municipio anda como avispero esperando que alguien gane la segunda licitación del Viaducto. En caso alguna empresa la obtenga, lo que puede suceder es que el alcalde no consiga los permisos de las entidades correspondientes, o que los vecinos le hagan un recurso de amparo, por lo que el proyecto quedaría trunco generando sustanciosas multas para el Municipio Provincial; o mejor dicho para los ciudadanos de a pie quienes han sudado la camiseta y hecho esfuerzos titánicos para sobrevivir y pagar aranceles intentando que la ciudad funcione como reloj suizo. En retribución a ese ahínco el alcalde dejará multas al Municipio y alcalde venidero y llenará sus barrios de ruidos molestos, tráfico, caos, cemento, excesiva contaminación ambiental, porque Arequipa nunca ha tenido tanta polución como la que existe hoy en día.

PUEDES VER:  PDM: Municipio reconoce difícil demolición de construcciones en campiña

Eso no le interesa al alcalde, como tampoco tirar millones en un proyecto que no ofrece solución alguna al tráfico actual, ya que Vallecito, Los Pinos, Alamos, etc. son barrios con calles angostas, carecen de salidas y se formarán grandes embotellamientos de tránsito.  Arequipa es una ciudad única, sui generis, una joya que debe preservarse; no se necesita que, uno tras otro, alcaldes frívolos, insustanciales, sin el conocimiento necesario hagan proyectos absurdos. Los alcaldes deberían, de manera inclusiva, hacer que “todos” los barrios sean armoniosos, con calles tranquilas, parques, árboles, plantas que den oxígeno, etc.; no que la ciudad vaya de mal en peor hasta convertirse en una de segunda categoría.  Las personas, antes de nacer, en el vientre de la madre, permanecían en un ambiente líquido, cálido, reconfortante. Al nacer se ven expuestos a un entorno diferente, agresivo; por eso los seres humanos, inconscientemente,  desean volver a un ambiente de seguridad, cobijo, arropo, con espacios bondadosos que lleven de nuevo al vientre de la madre.  La Ciudad Blanca siempre ha sido eso para sus ciudadanos, por eso exigen al alcalde, como servidor público que es, deje de mermar calidad de vida de la gente y respete, preserve, salvaguarde Arequipa, para que los ciudadanos vuelvan a disfrutar de paz, armonía, de su campiña, volcanes, eterno cielo azul y hermosura.

2 respuestas a “¿Un asunto de vida o muerte?”

  1. Avatar Javier dice:

    La ciudad a la que Ud. se refiere ya no existe, bastaría recordar por ejemplo la campiña que existia bajando la avenida Cayma, al margen derecho, hoy no existe, bajar por León XIII a travéz de la avenida que une a Tahuaycani, se han llemado de negocios de toda clase y hasta de talleres de reparación mecánica para autos,la tugurización de Centros comerciales en la avenida Ejercito ( y no hay que asombrarse de que allí ocurre el mega caos vehicular) y la desaparición de casonas para dar paso a quioscos, mercadillos etc, si a eso llamanos una ciudad “ sui generis” realmente da mucho que pensar.
    Arequipa, a mi manera de ver, tiene tres zonas que deberían tratarse, el centro historico, el área metropolitana y los distritos llamados “Ecológicos” que poco a poco agonizan con las invasiones de ciudadanos, que debido a sus escasos recursos económico, son presas de muchos traficantes de terrenos del estado.
    Opino que el esfuerzo de defender una zona especial como fué “Vallecito” se puede comprender, pero no se puede dar un tratamiento especial a un asentamiento humano y dejar a la deriva a otros, no soy especialista en Urbanísmo pero para combatir el caos que reina ahora en la ciudad hay que motivar el desarrollo y ordenamiento de todos los distritos.
    La campiña de Arequipa, que viene siendo depredada con la creación de asentamientos humanos exclusivos, opino, de que en lugar de que esto suceda se debería mejorarla, pero el problema es, como Ud. sabe, algunos Alcaldes no poseen el equipo técnico con conocimiento adecuado para realizar estos proyectos, claro, el centro histórico tiene sus joyas arquitectónicas y estos distritos tienen la campiña pero esta va desapareciendo paulatinamente, habría que hacer referencia de como países desarrollados ponen mucha enfacis en preservar y mejorar y explotar sus campiñas y con éxito, pero allí solo se ve pobreza y desolación, a mí opinión esto debería cambiar.
    La avenida Progreso del distrito de Miraflores, esta arteria sirve, a mi opinión, de desfogue de todos los vehículos que vienen del este y se traslandan al oeste, es un flujo muy elevado y esta avenida atravieza una zona urbana muy densa, claro según las normas internacionales los vehículos deberían desplazarse a una velocidad de 30 km por hora y la pista debería ser de dos carrilles, pero eso no es así, antes , por los añ o 1998 no había semáforos pero ahora sí y pedír a la Municipalidad Provincial de que considere este problema construyendo quiza una vía subterranea, sencillamente no es de mucha importancia. Había ancianos que temblaban para cruzar esta avenida y la contaminación existente en horrible, pero ni se considera una arborización, nada el actual Alcalde dice que es problema de la Municipalidad Provincial, o sea.

  2. Avatar Carlo dice:

    Estos srs. c reen que estan en el tiempo colonial, lo mísmo sucede en Mejia, se adueñan de la playa y el Alcalde no puede hacer nada y muchos de ellos ni siquiera quieren pagar impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE