¿Cómo gastamos los arequipeños?

Destacados Noticias El Búho

como gastamos

Josué A. Del Mar

Arequipa no ha sentido todo el impacto de la temida desaceleración económica. Aún mantiene sus costumbres en cuanto a gastos, y ha moldeado el uso de sus ingresos a los requerimientos de una metrópolis aún incipiente.

Pese al frenazo de la economía nacional, Arequipa mantiene su dinamismo mercantil. Según varios economistas, las actividades extractivas y en especial la minería han inyectado dinero a la capital de la región.

Esta dinámica se ha mantenido en los últimos años y ha modificado, poco a poco, las costumbres de compra en nuestra ciudad. ¿Cómo han cambiado las políticas adquisitivas en Arequipa? En esta nota daremos un vistazo a la forma y el destino de nuestros gastos.

BILLETERA GENEROSA

La variación de los ingresos económicos en la región ha cambiado el uso que las familias arequipeñas hacen de sus ingresos mensuales. Concretamente, desde el 2007, los hábitos de consumo en Arequipa han sufrido cambios antes inimaginables.

La compra de calzado y vestido es el mayor termómetro de ello. El sector vivió un incremento del 189%, casi el doble de lo acostumbrado en el 2004. El rubro se vio favorecido por el auge de comercios especializados en la venta de ropa y zapatos, lo que hace más fácil la compra.

Otro segmento beneficiado es el de consumo de alimentos fuera del hogar. Condicionado por los problemas de transporte y la mayor necesidad de ingresos familiares, ha tenido un alza de 148% en el gasto mensual promedio de los hogares arequipeños.

El gasto destinado al transporte también ha registrado incremento, llegando al 113%. La tendencia es justificada por el caos en que opera el sistema de transporte, la insuficiente infraestructura vial y las mayores distancias de viaje.

CON 100 LUCAS

¿Qué hacemos en Arequipa con un billete con el rostro del historiador Jorge Basadre? La respuesta la ensayaron en distintos estudios el Instituto Nacional de Estadística e Informática y la empresa Aurum Consultoría & Mercado. Ambas instituciones elaboraron ponderados de gastos que hacemos en la ciudad con “cien lucas”.

El principal gasto en la ciudad se encuentra destinado a alimentos y bebidas, que pasó de 40 soles con 74 céntimos hasta los 49 soles. El aumento se debe al mayor consumo de alimentos fuera del hogar, de alrededor de 19 soles.

A ello le siguen los 10 soles consignados para transportes y comunicaciones, igualados con lo destinado a educación, cultura y esparcimiento. Estos rubros en el 2011 tenían presupuestos de 15.90 y 14.86 soles respectivamente.

Las dos categorías antes señaladas son las de mayor potencial de crecimiento en los próximos años, siempre y cuando la economía de la región no deje de ser favorable.

Se suma salud y servicios médicos, estimados en el 2011 en 3.25 soles por cada cien y que el año pasado alcanzó los 7 soles por cada cien. Un informe de la Cámara de Comercio de Lima, del 2016, reveló que los arequipeños invierten alrededor de 700 soles en salud al año, solo superados por los capitalinos.

BILLETERA NO MATA GALÁN

Una tendencia marcada en el consumidor arequipeño es la búsqueda de la calidad por encima del precio. En un estudio presentado por Aurum Consultoría & Mercado sobre los hábitos de compra en la ciudad, quedó claro este comportamiento.

En lo que respecta a compra de comida y bebida, atención médica, educación, y entretenimiento, los characatos priorizan la calidad y seguridad del bien o servicio por encima del precio. Solo para ropa y calzado el costo se vuelve el factor predominante.

La búsqueda de la calidad de parte de los consumidores es innegociable en el rubro de educación, tanto propia como de otros miembros de la familia. Lo contrario pasa con comida, bebida y vestido, que son bienes mucho más sensibles al precio.

CASERO, CASERO

Otro factor importante en las decisiones de los compradores arequipeños es el lugar dónde adquierenr los productos. Los mercados y bodegas aún mantienen fuerza frente a las grandes tiendas por departamento.

En los artículos de aseo y mantenimiento del hogar, las tiendas de la esquina y mercados dominan el mercado con 36% y 27% de compras respectivamente; mientras que los supermercados se quedan con sólo un 12%.

En alimentos y bebidas la tónica es la misma. Los mercados se imponen con el dominio del 52% de los compradores, seguidos por las bodegas que reclaman el 31%. Atrás, expectantes, se mantienen los supermercados con solo el 6%.

Estas tendencias son marcadas en los sectores económicos C, D y E. Solo en los A y B los supermercados tienen fuerte presencia: equiparan a mercados y bodegas en aseo y mantenimiento del hogar; y disputan la segunda preferencia en adquisición de alimentos y bebidas.

SACRIFICIOS POR VACAS FLACAS

No es un secreto que la economía local es completamente minero dependiente. Tal como se evidenció en años anteriores, la caída en el precio de los minerales ya jugó una mala pasada a los ingresos y finanzas de la patria chica.

El actual buen desempeño del cañón de cristal que es la extracción de cobre para Arequipa no ha alejado los temores de una eventual desaceleración. Si bien crecemos a un 5% proyectado para este año, ni la población ni los especialistas están del todo confiados.

Por ello, a pesar de no haber sentido el frenazo macroeconómico con la dureza esperada en los bolsillos familiares, los arequipeños tienen las prioridades claras ante un eventual desastre en sus finanzas.

Los rubros sacrificados serían esparcimiento y bebidas alcohólicas, completamente prescindibles y económicamente onerosas. En contraste, los gastos innegociables corresponden a alimentación saludable y educación.

Así es como llegan los hábitos de compra de los arequipeños a vísperas de su fiesta. Priorizando alimentación y educación, pero con algo de holgura para gastar en vestido y esparcimiento. Y siempre dispuestos a desprenderse de los gastos innecesarios en caso de una eventual desaceleración económica. Priorizando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE