La agonía del Titicaca

Columnista invitado

Por: Augusto Dreyer

contaminación del Titicaca

Estado actual del lago Titicaca

Cuando Manco Capac y Mama Ocllo salieron de las azules, limpias y sagradas aguas del lago Titicaca, jamás imaginaron que siglos después esa maravillosa masa de agua rebosante de peces y ranas, de patos y flamencos, de totora y llacho, estaría agonizando por la contaminación y envenenamiento de sus aguas.

El precioso lago Titicaca es fuente de vida y sustento de cientos de miles de personas que viven en sus orillas e islas. El Titicaca es la reserva más grande de agua dulce de Sudamérica y un ecosistema único en el mundo. Sin embargo, este extraordinario y rico patrimonio natural que pertenece a Perú y a Bolivia, ha sido convertido en una letrina gigantesca por la desidia, incompetencia y falta de voluntad de los gobiernos de Perú y Bolivia por resolver este gravísimo problema.

Ninguna ciudad y población de la cuenca del Titicaca cuenta con plantas de procesamiento de aguas cloacales. Es decir, los excrementos y orina de cerca de dos millones de personas acaban directamente en las aguas del Titicaca, al igual que restos de detergentes, fertilizantes, aceites quemados, tóxicos industriales, materias orgánicas en descomposición y todas las inmundicias imaginables.

Por otro lado, todos los hospitales, centros de salud y clínicas de la región arrojan al lago, sin ningún tratamiento previo, sus desechos hospitalarios (sangre, pus, vendas, hipodérmicas usadas, etc.) que contienen enfermedades, bacterias y virus, poniendo en grave riesgo la salud de cientos de miles de personas.

Como si tanto despropósito no fuera suficiente, la minería legal e ilegal de la zona utiliza cianuro, mercurio, ácido sulfúrico y disolventes para separar los minerales preciosos. Estas sustancias altamente tóxicas son desechadas en los ríos tributarios causando estragos en la flora y la fauna y dejando en la miseria a poblaciones enteras de agricultores y pescadores de la región.

En este momento existe un clamor popular por salvar el lago Titicaca. Grupos de campesinos y pescadores afectados por el desastre, estudiantes de ciudades y pueblos, intelectuales y artistas, científicos y estudiosos, están pidiendo a gritos que las autoridades locales, regionales y gubernamentales tomen mediadas inmediatas para detener la contaminación y recuperar este ecosistema tan importante para la región y para el mundo. Si las autoridades siguen ignorando el problema, el lago Titicaca morirá y su muerte significará uno de los desastres medioambientales más grandes del planeta. La muerte del Titicaca implicará también humillación y deshonra Perú y Bolivia ante el mundo entero ya que no supimos preservar y cuidar un patrimonio natural único, extraordinario y valioso. Esperamos que esto no suceda, que se hagan las obras para parar el desastre, que se rehabiliten los daños causados por tantos años de desidia y negligencia. En suma, deseamos que el Titicaca vuelva a ser el lago de aguas limpias y sanas que heredamos de nuestros padres.

SALVEMOS EL LAGO TITICACA necesita de gente valiente y comprometida que por medio de sus comentarios, artículos, información y videos exija a los gobiernos de Perú y Bolivia que cumpla con sus responsabilidades y tome acciones inmediatas para parar y revertir este desastre medioambiental y humano causado por su indiferencia y ineptitud. Nuestra meta es que el LAGO TITICACA vuelva a ser fuente de viva y de salud, de trabajo y de prosperidad, como el que heredamos de nuestros padres.

3 respuestas a “La agonía del Titicaca”

  1. Sasa dice:

    Esta realidad necesita acciones mas que comentarios.

  2. Daniel Zevallos Ramos dice:

    En estas circunstanciaras las lamentaciones sobran, los buenos puneños y los de corazon debemos ya tomar medidas de difusion, de llamado a las autoridades, a la comunidad internacional para realizar las obras necsarias para frenar la contaminacion, no se puede excluir la responsabilidad a nadie, mas a las autoridades que tiene que ver en el caso, el ministerio del Ambiente, Ministerio Produccion y Turismo y Desarrollo, finalmente a las naciones unidas mediante los programas de Control Ambiental y la OMS

  3. Pancracio dice:

    Que nadie escucha, que todo lo destruyan, que las Autoridades no hagan nada, es NORMAL EN EL PERU!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE