Alcaldes de Islay exigen retiro de jefe AAA por falta de carácter

Noticias

Representantes de la provincia de Islay en Arequipa pactaron realizar un pronunciamiento para exigir el retiro inmediato del Jefe de la Autoridad Administrativa de Agua Caplina-Ocoña (AAA), Alberto Osorio Valencia.

Esto se debe, explicaron, a la falta de decisión que tuvo durante el año 2016, perjudicándolos. Fue cuando la región Moquegua no compartió el agua de la represa Pasto Grande, con agricultores del valle del Tambo.

Las autoridades de Islay aseguraron que no se percibió ni una gota de agua en el valle del Tambo. “Esta vez, no queremos que suceda lo mismo”, enfatizó el alcalde de Cocachacra, Helard Valencia.

Por su parte, la alcaldesa de Mejía, Juana Arenas, corroboró que en los próximos días se hará público un pronunciamiento que exige al Gobierno Regional que esta autoridad sea retirada del cargo.

Además, ambas autoridades, solicitaron una reunión de urgencia con el ministro de Agricultura y el jefe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

El alcalde de Cocachacra manifestó que el cultivo del producto bandera del valle del Tambo, el arroz, se encuentra en peligro. Señaló que el tiempo de estiaje se va a prolongar y que no hay agua suficiente.

En el valle hay alrededor de 5 mil 500 hectáreas para sembrar arroz durante la próxima campaña. Campaña que, si Pasto Grande no entrega agua como está legalmente obligada, no prosperará.

YAMILA OSORIO EXIGE FIRMEZA A ANA

La gobernadora regional, Yamila Osorio, exigió a la ANA tomar acciones más enérgicas para que el Proyecto Pasto Grande cumpla con dotar de agua al valle de Tambo, en la provincia de Islay.

La autoridad regional envió, además, un oficio al jefe de la ANA, Abelardo de la Torre Villanueva. Allí plantea la necesidad de mostrar una posición más definida por parte de la institución. Así, dijo, no tiene por qué perjudicarse la agricultura y ganadería del Tambo.

Recordó que en la campaña 2016-2017, los administradores de Pasto Grande se negaron a cumplir con sus compromisos. Esto es, entregar agua al valle, en forma proporcional a la que se le restó cuando se cosntruyó la represa. Por ello se le aplicó una sanción de 100 UIT, no obstante, Pasto Grande apeló. El trámite ha sido elevado al Tribunal Nacional de Controversias Hídricas.

“Al continuar los trámites burocráticos y con posibilidades que se entre a un proceso judicial, los agricultores de la provincia sufren por la posición, que consideramos absurda, por parte del Proyecto Especial Pasto Grande. Más aún, cuando manifiestan que este año no darán agua”, declaró.

El documento solicita que no se repita este acto de desobediencia. Y exige al Gobierno Central que tome acciones enérgicas y con resultados que no perjudiquen el desarrollo del valle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE