FOTOS. La fotografía arequipeña y Martín Chambi

Destacados Noticias El Búho

 Junto a los hermanos Vargas, Martín Chambi es una de las figuras sobresalientes en el arte de la fotografía, arte que aprendió de sus maestros arequipeños. En el año 1917, realizó su primera exposición fotográfica en la ciudad, con paisajes propios de entonces. Esas imágenes inéditas han sido expuestas, por primera vez, un siglo después por la Municipalidad Provincial, como un homenaje más a la Arequipa de ayer y de hoy.

Texto: Andrés Garay Albújar, Crítico e historiador de la fotografía peruana

Fotos: Cortesía Archivo Fotográfico Martín Chambi www.martinchambi.org

El extraordinario fotógrafo peruano Martín Chambi (1891 – 1973) hizo una declaración a través de la cual se comprueba que Arequipa fue un signo vital para él. En 1947, tiempo en que ya estaba consagrado, en una visita a esta ciudad afirmó a un periodista del diario El Pueblo: “Mi arte es arequipeño porque aquí aprendí a retratar y a tomar paisajes”. Esta expresión nos remite al periodo de 1908 a 1917, periodo en el que se formó en Arequipa. Además, dada la significativa influencia que recibió Chambi, sus palabras deberían conducirnos a revalorar la magnitud del desarrollo de la fotografía en la Ciudad Blanca a inicios del siglo XX.

Con Max T. Vargas entre 1908 y 1912

Nacido en Coaza (Puno) en 1891, Chambi llegó a Arequipa en 1908 a los 17 años de edad y empezó a trabajar con quien consideró su maestro, el entonces el mejor fotógrafo arequipeño, Max T. Vargas. Con él aprendió “todo lo del oficio”: la compleja técnica fotográfica, el manejo comercial del estudio, y las posibilidades de funcionamiento de la imagen como en las postales, el retrato y el fotoperiodismo. Aquellos años había en Arequipa un alto nivel de inventiva fotográfica, estimulada por la competencia comercial y artística que tenían los estudios de Max T. Vargas y Emilio Díaz, otro de los grandes maestros de la fotografía arequipeña. En su estancia con Max T. Vargas, Chambi se hizo amigo de Alberto Vargas, hijo de Max , quien se convertiría años después en un excelente dibujante en los Estados Unidos.

En el Estudio de Arte Vargas Hermanos, entre 1912 y 1917

La formación de Martín Chambi en Arequipa tuvo una etapa crucial para su refinamiento estético y fotográfico, especialmente en lo que se refiere al retrato de estudio. Según su recuerdo, cuando empezó a trabajar con Max T. Vargas, conoció en su estudio a Carlos y Miguel Vargas, quienes ya trabajaban con el maestro, y quienes en 1912 decidieron independizarse fundando su “Estudio de Arte. Vargas Hermanos”, en el Portal San Agustín. Martín Chambi se fue a trabajar con ellos ese año. Gracias a esta experiencia, él logró profundizar en una dimensión  esencialmente fotográfica: el poder expresivo de la luz y de la sombra, terreno en el cual los Vargas Hermanos desafiaron todo convencionalismo, como se puede comprobar en los retratos de estudio y en los excepcionales Nocturnos. Además de su relación laboral, entre ellos surgió una sólida amistad. Chambi atesoraría luego, de este periodo, a muchos de sus amigos artistas e intelectuales arequipeños que conoció en el Estudio de Arte y en el Centro Artístico.

El Centro Artístico de Arequipa

El Centro Artístico de Arequipa, fundado en 1890, fue trascendental para la consolidación de la cultura fotográfica en la ciudad. Además de ofrecer clases de dibujo, acuarela, fotografía, pintura, entre otras áreas, organizó anualmente exposiciones fotográficas para aficionados y profesionales. Los premios fueron tan ansiados por los fotógrafos, como las exposiciones por el culto público arequipeño. Hasta mediados de los años de 1920, en que se conoce su actividad, fueron premiados trabajos notables de Max T. Vargas, Emilio Díaz, Carlos Vargas (en 1899 por el invento de una cámara fotográfica), las fotografías científicas del Observatorio Astronómico de Carmen Alto, Guillermo Montesinos Pastor, José D’ Angelo, Enrique Masías, entre otros. Martín Chambi fue premiado por el Centro Artístico en 1916 y en 1917, por sus fotografías de contraluces y paisajes.

En 1917, Chambi decidió dejar Arequipa y abrirse camino independientemente.

Su familia de raíces arequipeñas

En el plano personal, Martín Chambi puso en Arequipa los firmes cimientos de su vida familiar. En 1914 se casó con la arequipeña Manuela López, con quien, antes de partir de la Ciudad Blanca en 1917, tenían ya a dos de sus primeros hijos, Celia y Víctor. Instalados en Cusco en 1920, la colaboración de Manuela fue fundamental para la tranquilidad de Martin Chambi porque él sabía que dejaba en buenas manos la administración del estudio fotográfico cuando salía a fotografiar por las provincias de Cusco y en el sur peruano. Sus hijos arequipeños y cusqueños, conforme iban creciendo, contribuirían a sacar adelante la empresa fotográfica. Por el valor inculcado por don Martín Chambi y doña Manuela López respecto el legado fotográfico, el Archivo se ha conservado intacto hasta hoy gracias a la labor continuada de sus hijos y nietos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE