Grupos de izquierda conforman partido Juntos por el Perú

Noticias

Después de la fragmentación que sufrió la izquierda en el pasado proceso electoral, cuatro movimientos han decidido juntarse de nuevo. El propósito es tener cuadros propios para las elecciones 2018. El presidente de “Juntos por el Perú”, Roberto Sánchez, indicó que el partido busca la renovación y eliminar la corrupción.

Sin embargo, parte de los nuevos lineamientos contradicen desde ya a este partido. Viejas figuras como el dirigente Ramón Pachas, conocido por ser uno de los “cargadores de Guillén”, forman parte del Comité Electoral. También están el excandidato al congreso, Carlos Vizcarra Velasco, Juan Carlos Gonzales, el dirigente social de Cayma, Leonardo Huamani y Eliseo Inca, actual secretario regional.

Para estas elecciones regionales y municipales 2018, Juntos por el Perú ha reunido a Ciudadanos por el Cambio, Partido Comunista Peruano, Patria Roja y el Partido Humanista.

No descartan alianzas

El secretario regional, Eliseo Inca, manifestó que su trabajo será cumplir con la instalación los comités el resto de las provincias.

La  izquierda difícilmente ha colocado candidatos en las municipalidades. Pero con la eliminación de los movimientos distritales, esperan tener más presencia. El dirigente  señaló que para completar su lista de postulantes no descartan juntarse o invitar a los grupos  independientes.

Consideró también que Arequipa se ha diferenciado del resto de ciudades del país por tener un carácter de izquierda. Sus expectativas son bastante positivas para las elecciones 2018, dijo.

Por último, indicó que esperan completar a sus candidatos antes de que culmine el plazo de inscripción de alianzas. Por lo pronto, ya evalúan a tres posibles candidatos, dijo.

Defienden a Susana Villarán

En la presentación del Comité Electoral acudieron dirigentes nacionales como Yehude Simon, presidente del Partido Humanista. Al ser consultado sobre el proceso que afronta Susana Villarán, ex representante del movimiento izquierdista Fuerza Social, fue claro en señalar que confía en su inocencia.

Expresó que por culpa de algunos representantes de izquierda señalados por temas de corrupción no se puede culpar a toda la izquierda. “No se puede comparar a los actos de corrupción cometidos por la izquierda a los realizados por la Derecha”, criticó. Sin embargo, hizo mención que de comprobarse algún hecho de corrupción no tendrá temor en señalarlo.

 

Una respuesta a “Grupos de izquierda conforman partido Juntos por el Perú”

  1. Francisco dice:

    Mostramos tambien el siguiente fragmento del diario la nación donde da a conocer realmente al detalle esta dificil situación. Fuente: lanacionperu.com
    Usted vea la otra cara de la noticia.

    CASTAÑEDA Y VILLARÁN REGALAN 20,000 MLLS. A MAFIA BRASILEÑA

    *INCREÍBLE, ALCALDE DE LIMA LUIS CASTAÑEDA Y SUSANA VILLARÁN HICIERON NEGOCIADO ILÍCITO CON LOS PEAJES DE LIMA PARA REGALAR 20,000 MILLONES, A CAMBIO DE QUE LES FINANCIEN SUS CAMPAÑAS
    *CONCESIÓN DE PEAJES ES EL NEGOCIO MÁS SUCIO PUES LE ENTREGARON A MAFIA DE ODEBRECHT Y OAS LAS AUTOPISTAS DE PANAMERICANA NORTE Y SUR QUE YA ESTABAN CONSTRUIDAS Y CON PEAJES PARA QUE COBREN POR 40 AÑOS
    *FISCALÍA DEBE PEDIR LA PRISIÓN PREVENTIVA DE VILLARÁN Y DE LUIS CASTAÑEDA PUES FUERON COIMEADOS POR BRASILEÑOS

    El Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria dictó ayer impedimento de salida del país contra Susana Villarán y contra el ex gerente municipal de su gestión José Miguel Castro por un plazo de 8 meses. El juez Manuel Chuyo Zavaleta dictó la medida cautelar por los vínculos de ambos con el Caso Lava Jato. La fiscalía los acusa de los delitos de lavado de activos y cohecho pasivo propio.
    La semana pasada se había revelado que el publicista brasileño Valdemir Garreta declaró ante la fiscalía peruana que asesoró la campaña de Susana Villarán por el No a su revocación en 2013 y que, por ese servicio, las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS le pagaron $3 millones. En tanto, el ex representante de Odebrecht en el Perú Jorge Barata declaró ante fiscales brasileños que la constructora aportó $3 millones a la campaña del No. Dijo además que la misma Susana Villarán lo llamó para pedir la contribución económica.
    De esta forma, resulta increíble que Villarán y el actual alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, quien es el verdadero iniciador del negociado ilícito con los peajes de Lima para regalar 20,000 millones, continúen en libertad y no paguen con prisión preventiva.
    Sin duda, la concesión de esos peajes es el negocio más sucio en el caso la Jato que vincula gravemente a la ex alcaldesa y al burgomaestre capitalino ya que ambos le entregaron a la mafia de Odebrecht y OAS las autopistas de la panamericana norte y sur que ya estaban construidas y con peajes para que las corruptas concesionarias cobren por 40 años. Este ha sido un negociado de corrupción mucho más grave que el perpetrado en el Callao por su ex alcalde Alex Kouri quien ganó millones con los peajes de la avenida Elmer Faucett y por eso hoy está en prisión.
    En ese sentido, no se entiende como el regalo de 20,000 millones que Castañeda y Villarán le otorgaron a la mafia brasileña se sigue pasando por agua tibia y la fiscalía no se decide a pedir la prisión preventiva para ambos alcaldes que fueron coimeados para quedarse con los peajes.
    La obra “Vías Nuevas de Lima” que firmó Villarán pero que fue iniciada y “acondicionada” por Luis Castañeda Lossio fue una concesión a Odebrecht a través de su empresa Rutas De Lima Sac, “legalmente constituida” en nuestro país por nada más y nada menos que 30 años.
    Así se les dio el poder absoluto sobre todos los peajes de salida y entrada a Lima por la Panamericana sur, la Panamericana norte y por la Ramiro Prialé. Por eso, Luis Castañeda también debe ser investigado e ir a prisión porque con él se inició todo este robo millonario al municipio de Lima.

    GARRETA Y BARATA
    Apenas un año después de haber asumido como alcaldesa de Lima, a inicios de 2012 se inició un proceso revocatorio contra Susana Villarán. Luego de una larga campaña, fue ratificada en su cargo por un estrecho margen en marzo de 2013. Pero ese no fue el final de sus problemas.
    El consultor brasileño Valdemir Garreta aseguró ante fiscales peruanos que en 2013 recibió 3 millones de dólares de las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS para asesorar a la campaña del NO (a la revocatoria). “Ella (Susana Villarán) me indicó que la persona encargada sería José Miguel Castro Gutiérrez (entonces gerente general de la Municipalidad de Lima). Con él debía tratar los detalles de nuestra contratación, que debía darse a través de FX Comunicaciones”, habría comentado Garreta, quien hoy busca acogerse a la colaboración eficaz en el Perú.
    Un día después se publicó un informe en el cual afirma que Jorge Barata, ex director ejecutivo de Odebrecht en Perú, le dijo a fiscales peruanos que la propia Susana Villarán le pidió que financiara la campaña del NO a la revocatoria. La exalcaldesa de Lima ha dicho en el pasado, y lo ha reiterado durante la última semana, que no recibió dinero de Odebrecht ni de OAS, y que tanto Garreta como Barata mienten.
    A inicios de años, el Poder Judicial había aprobado levantar el secreto de las comunicaciones de Barata. Fue entonces que el Equipo Especial Anticorrupción, a cargo del fiscal Hamilton Castro, encontró que en 2013 Villarán llamó al entonces director ejecutivo de Odebrecht. Este sistema sin embargo no permite saber el detalle de la conversación. Por este motivo, el Poder Judicial ordenó este lunes que Villarán sea impedida de salir del Perú, mientras duran las investigaciones iniciadas por la Fiscalía.
    Como se recuerda, el 21 de diciembre de 2016 el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que la constructora brasileña Odebrecht reveló que entre 2004 y 2015 pagó 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios peruanos, a cambio de obtener importantes licitaciones de obras públicas. Este periodo abarca los Gobiernos de Alejandro Toledo (2001-06), Alan García (2006-11) y Ollanta Humala (2011-16).

    OBRAS DE OAS Y ODEBRECHT
    El Ministerio Público maneja la hipótesis que a cambio de los 3 millones de dólares a la campaña del NO, la Municipalidad benefició a Odebrecht ampliando la concesión del proyecto Línea Amarilla, luego llamado Vía Parque Rímac, un proyecto de 16 kilómetros que unirá el Callao con San Juan de Lurigancho. Supuestamente, Susana Villarán recibió el dinero para su campaña y a cambio firmó una adenda en 2012 ampliando de 30 a 40 años la concesión de los peajes que OAS iba a cobrar en Vía Parque Rímac. Esto la Fiscalía lo puede ver con un delito de lavado de activos.
    A inicios de 2013, un mes antes de votar la revocatoria, la gestión Villarán también firmó con Odebrecht un contrato por 499 millones de dólares para que la empresa rehabilitara más de 100 kilómetros de pista en Lima. Nuevamente, la Municipalidad permitió que se cobrara el peaje antes de que se terminaran las obras. Ella dijo que no Odebrecht no financió la campaña del NO. Si eso no es cierto, las contradicciones no son delito. Sin embargo, su versión sí queda devaluada ante la Fiscalía. Sería lógico que la investiguen para ver si ha incurrido en un delito que en este momento no estamos viendo.
    La operación Lava Jato comenzó en 2013 en Brasil. La Justicia descubrió que las principales constructoras nacionales de ese país pagaban sobornos para obtener las más grandes licitaciones públicas de infraestructura. La investigación demostró que ese grupo operaba de la misma manera en el resto del país de América Latina y en otras partes del mundo, como en Suiza y Angola.

    CASTAÑEDA Y VILLARÁN A LA CÁRCEL

    *POR HABER ENTREGADO ILÍCITAMENTE LAS CONCESIONES DE PEAJE POR 40 AÑOS A MAFIA BRASILEÑA QUE GANARÁ MÁS DE 20,000 MILLONES DE SOLES
    *EX ALCALDE KOURI FUE CONDENADO A 8 AÑOS Y ESTÁ PRESO POR ENTREGAR PEAJE ILEGAL DEL CALLAO
    *EX ALCALDESA Y ACTUAL ALCALDE TIENEN QUE PAGAR SUS CULPAS POR HABER ESTAFADO AL PUEBLO DE LIMA

    La suerte parece ya estar echada para la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y en este trágico destino le acompañaría el actual burgomaestre capitalino, Luis Castañeda Lossio, por haber entregado ilícitamente las concesiones de peaje por 40 años a la mafia brasileña vinculada a Odebrecht que ganará más de 20,000 millones de soles. De esta forma, tanto Castañeda como Villarán están con un pie en la cárcel.
    Como se recuerda, el ex alcalde del Callao, Alex Kouri fue condenado a 8 años y está preso por entregar un sistema de peaje ilegal en el primer puerto y es de esperar que la misma suerte corran la ex alcaldesa y el actual alcalde capitalino quienes pagarían así sus culpas por haber estafado al pueblo de Lima.
    Ayer, las acusaciones contra Villarán se hicieron más fuertes y el principal impulsor de la revocatoria a la exalcaldesa, el abogado Marco Tulio Gutiérrez, sostuvo que no esperaba que empresas brasileñas hubieran apoyado a Villarán.
    “Se hablaba que había una colaboración brasileña, pensábamos que por su cercanía política con Lula, podría estar llegando dinero para la campaña como ocurrió en el pasado, pero no nos imaginamos que esto pudiera terminar en una situación como esta en la que en realidad se trataba de dinero que luego se expresó en una cuestionada concesión vial”, dijo Gutiérrez.
    La exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, fue vinculada por el publicista brasileño Valdemir Garreta con la constructora brasileña Odebrecht, que habría financiado su campaña por el NO durante la revocatoria. Según el portal IDL Reporteros, el exejecutivo de Odebrecht en Perú, Jorge Barata confirmó el apoyo y dijo que Villarán le llamó personalmente para solicitar $3 millones de financiamiento.
    El abogado explicó que la concesión que mencionó Barata en su delación a la procuraduría brasileña en 2016 fue la que es ahora el proyecto Rutas de Lima y que el contrato fue suscrito por Villarán poco antes de la revocatoria. “Hubo una razón por la cual Odebrecht soltó el dinero que recibió el funcionario de la gestión de Villarán, ellos estaban en todo el proceso de conseguir el contrato”, dijo.
    Agregó que esta concesión ha quitado a la autoridad municipal la capacidad de ejecutar obras, debido a que ya no cuenta con el dinero de los peajes. “Es un tema gravísimo. Hoy se cuestiona mucho que ya no hay obras grandes, los viaductos, pero es simple y llanamente porque la Municipalidad perdió su principal fuente de ingresos que eran los peajes, que le proporcionaban un promedio de 100 millones de dólares anuales, dinero que hoy no se tiene”.
    Gutiérrez sostuvo que le parecía inconcebible que ninguno de los regidores o funcionarios durante la gestión de Villarán, hayan notado el apoyo de las empresas brasileñas, debido a que ellos son los que están encargados de adjudicar las concesiones.
    “El Concejo Municipal emitió un acuerdo por medio del cual se adjudicó esta obra. Los regidores no pueden pasar de costado en este asunto porque ellos se supone que tuvieron el cuidado de leer toda la papelería y poder adjudicar”, dijo.

    BARATA LA ACUSA
    En su declaración a los fiscales brasileños el pasado 15 de diciembre del 2016, Jorge Barata, exdirectivo de la empresa Odebrecht, habló sobre los aportes a la campaña contra la revocatoria. Según un reporte, dijo que recibió una llamada de la exalcaldesa Susana Villarán para pedirle un aporte 3 millones de dólares para la campaña del ‘No’.
    Siempre siguiendo la versión de ese medio, Barata dijo que, cuando empezó el proceso de revocatoria, fue contactado por el exgerente municipal José Miguel Castro para tener una reunión donde le pidió 3 millones de dólares para la campaña del No.
    A fines de 2016, Odebrecht admitió ante la Justicia de Estados Unidos que entre 2005 y 2014 pagó 29 millones de dólares a funcionarios peruanos para obtener las licitaciones de las obras de infraestructura más importantes.
    “Acto seguido recibimos la llamada de la misma alcaldesa pidiendo esa contribución. Ella afirmó la necesidad, y la importancia de la continuidad. Entonces esa señora tenía una proyección política muy grande. Se decía que podía ser sucesora de la Presidencia de la República”, dijo Barata a los fiscales brasileños, según el reporte.
    De acuerdo al medio, el exdirectivo de Odebrecht dijo que tomaron la decisión de apoyarla porque “tenían la preocupación que con la salida [de Villarán] se pudiera generar alguna dificultad” con el contrato concesión de Rutas de Lima. El 17 de marzo de 2013, se realizó la consulta popular de revocatoria que fue un proceso electoral que se convocó para decidir la remoción o permanencia de la alcaldesa Susana Villarán y de la totalidad de regidores de la Municipalidad Metropolitana de Lima. Jorge Barata dijo que “entregamos los recursos al señor Garreta y él entró a gestionar los procesos de la campaña”, de acuerdo con el reporte.

    LOS PAGOS
    Asimismo, el miércoles se reveló que el publicista brasileño Valdemir Garreta dijo a la fiscalía peruana que las constructoras brasileñas OAS y Odebrecht le pagaron $3 millones como pago por la publicidad y asesorías en la campaña contra la revocatoria.
    “Él [Garreta] entró en contacto, conocía el departamento de operaciones estructuradas, recibió los recursos, hizo la campaña, y la señora Villarán continuó como alcaldesa”, sostuvo Barata a los fiscales brasileños.
    Según resultados oficiales de la ONPE, la alcaldesa fue ratificada en el cargo por un estrecho margen (51.2%), mientras que fueron revocados 19 de los regidores pertenecientes a su partido Fuerza Social.
    Los fiscales brasileños también le preguntaron a Barata si se reunió con Susana Villarán o algún representante de ella, a lo que contestó: “Yo participé de una reunión con el señor José Miguel Castro, que era gerente general de la municipalidad de Lima”.
    De acuerdo a su versión, Castro era “la principal persona” en la municipalidad de Lima después de Susana Villarán. Este dato guarda relación con lo publicado que asegura que el publicista Garreta dijo que el exgerente municipal José Miguel Castro fue la persona encargada para coordinar el pago de sus servicios.
    La operación Lava Jato comenzó en 2013 en Brasil. La Justicia descubrió que las principales constructoras de ese país pagaban sobornos para obtener las más grandes licitaciones públicas de infraestructura. La investigación demostró que ese grupo operaba de la misma manera en Perú y el resto de países de América Latina. También en países de otros continentes, como en Suiza y Angola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE