La triste historia de la niña asesinada a golpes y arrojada a un canal de regadío

Noticias Avatar

El crimen de Briana, una niña de 1 año y 8 meses, que murió debido a los golpes que le propinó su propia madre adolescente, conmocionó a la población. El cuerpo de la menor, que acabó en un canal de regadío, presentaba severas lesiones según la necropsia.

 

Su madre E.J.M., de 16 años, viajó con su reciente pareja José Luis Salazar Ircañaupa, de 24 años, desde la ciudad de Tacna. Estuvieron viviendo en diferentes hospedajes del Terminal Terrestre gracias a la caridad de los arrendadores, dado que no tenían dinero.

Sin embargo, el último viernes 22 de junio, la pareja decidió abruptamente dejar la ciudad y trasladarse a la provincia de Camaná. Abordaron una minivan, pero sin la pequeña Briana.

Durante el viaje, la pareja fue intervenida por la Policía al no contar con dinero para pagar los pasajes. Fue en ese momento que la joven madre mostró sin querer el DNI de su menor hija a los agentes. Cuando le preguntaron por el paradero de Briana contestó que estaba con sus familiares. Pero luego terminó por confesar que la había matado y ocultó su cuerpo en unas chacras, cerca al campo ferial Cerro Juli, en JLB y Rivero.

Esa misma noche, la Policía ubicó el cadáver de la menor, oculto dentro de una acequia. La madre quedó detenida y su pareja fue capturada cuando transitaba por el distrito de Paucarpata.

Sin recursos

De acuerdo a las investigaciones, la madre golpeó repetidas veces a Briana por tirar el control remoto de la televisión. Al notar que no tenía signos vitales la envolvió con una manta y esperó al siguiente día para arrojar su cuerpecito. Todo esto habría sucedido cuando su pareja salió a buscar trabajo.

Asimismo, en la audiencia de este jueves, se conoció la pareja no tenían dinero ni para comprar alimentos. Tuvieron que suplicar a los cuidantes de los hoteles para que los dejaran dormir en una habitación. Además, la joven madre dejó la ciudad de Tacna porque ya tenía problemas familiares.

Actualmente, la presunta filicida está internada en el albergue de la Policía Nacional en Alto Selva Alegre. En tanto, su pareja, José Luis Salazar, deberá pagar 2 mil soles como garantía para ser liberado mientras se investiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE