Cuestión de confianza

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

El Poder Judicial es el único Poder del Estado cuyos representantes no son elegidos por votación popular directa; y nos  va tan mal o peor que con los que elegimos en el Ejecutivo y en el Legislativo. Decir que ya se sabía de la corrupción existente no es lo mismo que escuchar los audios que pintan de cuerpo entero el nauseabundo mundo de la administración de justicia en el país.  Es lamentable que, en semejantes circunstancias, los que pidan reformas profundas sean calificados de golpistas; aunque, esos ataques eran de esperarse de quienes ven seriamente amenazados sus intereses. Y el problema radica precisamente allí, pues entre tantos intereses oscuros, que entran en juego, parece imposible alcanzar una verdadera reforma que impida que la justicia se siga manejando como hasta hoy.

Poder Judicial en el ojo de la tormenta

Según nuestra Constitución, solo el Congreso puede destituir a los miembros del CNM, que es el organismo que designa y remueve jueces y fiscales. Este organismo, que se ha visto envuelto en uno de los mayores escándalos de corrupción de las últimas décadas, ha perdido autoridad moral, como para formar parte de una reforma idónea. Si aún hay integrantes que no han renunciado es por falta de dignidad y vergüenza; y, peor aún, su resistencia a dejar el cargo hace dudar más de su integridad y transparencia. Deben irse o el Ejecutivo debe presentar una cuestión de confianza ante el Congreso para que así proceda. El problema es grande, los remedios deben serlo también.

 

 

(Publicado en Correo Arequipa)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE