Último adiós al «poeta de la barba que hablaba» José Ruiz Rosas

Noticias Avatar

Lo recuerdan con muchas anécdotas. «El poeta de la barba que hablaba», José Ruiz Rosas, vivió hasta los 90 años y el 29 de agosto último falleció. Nació en Lima en 1928 y pasó más de 60 años en Arequipa, escribiendo y promocionando la cultura.

Velorio del poeta José Ruiz Rosas.

No obstante, contó su hijo Rolando Ruiz Rosas, el poeta llegó a la región con 20 años. Al parecer, necesitaba el clima de la ciudad para restablecerse de un problema de salud. Se enamoró de las calles al pie del Misti y de Teresa Cateriano.

En 1951, ya instalado en la ciudad, publicó su primer poemario titulado Sonetaje. Abrió la librería Trilce y tuvo cuatro hijos, arequipeños.

Rolando Ruiz Rosas recuerda, durante el velatorio de su padre en el salón de personajes ilustres del Museo Municipal, que el poeta solía despertarlos, a sus hermanos y a él, de una manera singular.

“Tengo muchos recuerdos con mi padre, por ejemplo, él tenía la costumbre de despertarnos cada día diciendo “te está llamando”. Nosotros decíamos “quién”. Él respondía: el sol, la luz, la vida”, dijo.

Recordó también que su padre, además de poeta y hombre de letras, fue un incansable promotor de la cultura. Primero fue director de la Casa de la Cultura e Instituto Nacional de Cultura en Arequipa y, después, director de la Biblioteca Pública Municipal de Arequipa.

Rolando Ruiz Rosas.

Dijo que su preocupación poética, sus obsesiones, rondaban los temas de la vida y la muerte, de la sensibilidad del hombre, de las cosas cotidianas. “Este año se ha publicado en España una antología de mi padre. Se titula Inventario permanente. Espero que con el tiempo se haga más conocido en otros países”, añadió.

LA BARBA QUE HABLABA

Por otro lado, autoridades e intelectuales de la región llegaron al velatorio. Entre ellos, el historiador Eusebio Quiroz Paz Soldán. Él contó que la característica barba del poeta dio lugar al apelativo, “la barba que hablaba”.

Este apelativo cariñoso, contó durante su breve y emotivo discurso, se refería a que José Ruiz Rosas (su amigo) llevaba una barba grande y extensa que disminuía los otros rasgos de su rostro. Por ello el nombre. “Era la barba que hablaba, de una manera dulce y armoniosa”, evocó.

Para Mario Rommel, director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, José Ruiz Rosas era respetado por todos los poetas. Dijo que jóvenes como adultos solían buscarlo para hacerle llegar sus versos y sus consultas que el poeta respondía con extrema amabilidad.

A la ceremonia asistieron también la gobernadora Yamila Osorio, la alcaldesa provincial Lilia Pauca, el expresidente regional Juan Manuel Guillen, familiares y amigos.

NOTA RELACIONADA

Falleció el poeta José Ruiz Rosas, a los 90 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE