No subestimar el poder de las creencias religiosas

Columnista invitado

Los acontecimientos registrados en la toma de la explanada del estadio Matute por seguidores de un grupo evangélico hace unos días deben haber disparado las alarmas: miles de personas tomando por asalto una propiedad en litigio que ellos consideran suya porque su líder, el “apóstol” Alberto Santana les dijo: “es importante hermanos que entendamos que Dios ha determinado que nosotros vamos a tomar el estadio (Matute)”, determinación divina que según él, un ángel le comunicó en un sueño.  Esta iglesia reporta tener 54 templos y miles de seguidores en todo el país.

Lo que aquí tenemos es un ejemplo más de cómo las creencias religiosas pueden ser utilizadas para explotar, manipular y controlar a las masas, además también de demostrar la eficacia de las religiones para hacer que la gente crea y cometa actos irracionales. Muy preocupante.

Y es que la religión nos entrena para aceptar una proposición sin suficiente evidencia, a desdeñar el valor de hechos verificables, a quedar satisfechos sin real entendimiento y a aceptar como ciertas explicaciones sin fundamento. Cuanto más tu fe desafía el razonamiento y la realidad, más virtuoso eres (“dichosos los que creen sin haber visto”).

Religión y democracia

En una democracia los pueblos procuran políticas que corresponden a las creencias de su gente, y los electores apoyan políticos que favorezcan sus creencias. ¿Cómo puede ser posible que los niveles de aprobación de Trump, Putin y la Sra K en su mayor parte provengan del apoyo de la población cristiana? Es posible porque estos tres son líderes sin escrúpulos que saben que sus respectivos países tienen una población cristiana dominante y que pueden manipularlos simplemente apoyando políticas que favorezcan “valores cristianos”. Una astuta estrategia política para utilizar el poder de las creencias religiosas convirtiendo a los cristianos en los más leales y fervientes defensores de tan dudosos personajes.

El adoctrinamiento religioso puede hacer que gente buena y educada crea y cometa actos irracionales. Por ejemplo, Mike Pence, el vicepresidente de EEUU ha manifestado que Jesús conversa con él todas las mañanas para comunicarle las decisiones más sabias al ejercer su importante cargo [1]. Algunos medios como ABC lo  llamaron “loco” y él se ha salido con la suya argumentando “mi fe me sostiene todo lo que hago, …pero no soy inusual, creo que soy un americano muy típico”, agregando que “es incorrecto que la cadena ABC tenga un programa de televisión que exprese ese tipo de intolerancia religiosa”. Pence también cree en la segunda venida de Jesús, y que Jesús vendrá cuando Jerusalén sea la capital de Israel (EEUU ya lo aceptó hace unos meses), y cuando tenga lugar una guerra de grandes proporciones (Armagedón). Como Pence, los evangélicos cristianos están dispuestos a permitir una tercera guerra mundial a fin de que se produzca la venida de Jesús. En su empeño por desacreditar la ciencia, Pence ha manifestado que no cree en conclusiones científicas tan aceptadas como que el fumar es dañino para la salud o que el calentamiento global sea provocado en buena proporción por actividades de los humanos. Y estamos hablando del vicepresidente del país con el mayor arsenal nuclear del planeta.

El partido republicano en EEUU se ha convertido en el brazo político de los movimientos cristianos. Los líderes evangélicos apoyan abiertamente a Trump [2] porque ven en él a un instrumento del que el todopoderoso hace uso para “engrandecer el reino de Dios”, y están tratando de tirarse abajo los ideales democráticos de “separación de estado y religión” que incluyen la prohibición de que el estado pueda favorecer a alguna religión. Están buscando que EEUU sea regido por “valores cristianos” y así poder perpetuar e imponer sus creencias en el resto de la población. Me temo que es posible que estemos asistiendo al inicio del fin de la primera y más fuerte democracia del mundo, y a manos de fuerzas significativamente impulsadas por creencias religiosas.

De salirse con la suya, los evangélicos cristianos podrían convertir a EEUU en una teocracia como Irán, país en el que en 1979 y mediante un plebiscito la población (mayoritariamente islámica), decidió en un 98%  que deseaban convertirse en un estado basado en las enseñanzas del Corán, el libro sagrado  del Islam. Como resultado, el poder político militar del país le fue encargado a los líderes religiosos. Una de las primeras leyes de la nueva república, siguiendo los dictados del Corán, fue el reducir a nueve (9) años la edad mínima legal para casarse en las mujeres, así como legalizar el estatus subordinado de las mujeres para con los varones.

Ideologías…

Se nos dice “la ideología de género es un ataque contra la soberanía nacional”…“nadie tiene derecho a imponer a una nación la ideología de género”. Quienes apoyan estas ideas no se acuerdan que la ideología cristiana fue impuesta por la fuerza en toda Sudamérica por los conquistadores y colonizadores españoles. No parecen darse por enterados que la ideología cristiana es impuesta a la gran mayoría de peruanos casi desde que nacen. Nuestras clases de religión no enseñan religión, no estudian la historia del cristianismo o a otras religiones; para ser justos estas clases deberían llamarse “adoctrinamiento cristiano” porque eso es lo que en realidad son.

Si hubiésemos sido conquistados por los ejércitos de Mahoma seríamos musulmanes, si nos hubiesen conquistado los hindúes creeríamos en los dioses hindúes, y si no nos hubiesen conquistado seguiríamos creyendo en los dioses de los Incas. El ser humano “cree” en cualquier cosa (hemos creído en más de 4000 dioses), todo depende de cómo seamos adoctrinados, por eso todas las religiones adoctrinan a la población desde edades infantiles.

La palabra de Roma

La biblia no es “la palabra de Dios”, es la palabra de Roma. No existe ningún escrito hecho por Jesús, sus apóstoles o de alguien que haya tenido contacto con Jesús. No se sabe quien escribió los libros contenidos en la biblia (son anónimos), pero si se sabe que casi 400 años después de Cristo los romanos escogieron, tradujeron y editaron unos textos para promulgar lo que hoy conocemos como biblia (escrita en Latín, el idioma oficial de la antigua Roma y conforme a la conveniencia e intereses del imperio romano).

Se hace una necesidad el tener claro que no debemos subestimar el poder de las religiones. Dominaron al mundo por más de 1200 años durante la “la edad de la religión” o también llamada “edad oscura”,  un largo periodo con millones y millones de víctimas por las guerras “santas” además de caracterizarse por ser un intervalo de oscuridad intelectual. Solo cuando las religiones perdieron mucho de su poder es que se hizo posible la invención y puesta en práctica de importantes avances, como la democracia moderna y el método científico allá desde mediados de los 1600 (la ciencia como disciplina solo tiene unos 350 años, y la democracia moderna unos 240 años).

Estadísticas mundiales muestran que  el número de personas que siguen alguna religión está en aumento, pero no necesitamos más sino menos religión, para dar lugar a una visión del mundo más lógica, real, racional; y si nos dicen que sin religión no habría moral, que la sociedad sería todo un caos, tengamos en cuenta estos tres países en los que al menos el 80% de la población considera a la religión como algo poco importante: Suecia, Dinamarca y Noruega. Todos ellos países desarrollados con bajos de niveles de violencia, abusos sexuales o corrupción.

Finalmente, la amenaza es real y está creciendo, en el Perú y en el mundo. Dado que las creencias religiosas pueden representar un peligro para todos, se hace imperativo que la religión no sea solamente tolerada, sino que debe ser contrarrestada, criticada y expuesta mediante argumentos racionales.

[1] Pence es llamado loco por afirmar que conversa con Jesús: https://www.noticiacristiana.com/sociedad/iglesiaestado/2018/02/mike-pence-loco-conversa-jesus.html

[2] Evangélicos apoyan a Trump: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44078054

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE