Luces y sombras en el perfil del nuevo alcalde provincial de Arequipa

Omar Candia: el “chatito chambeador” al que salvó la campana

Destacados

Aunque su votación no supera el 10% de los electores hábiles y llega apenas al 11.5% de los votos emitidos, la elección de Omar Candia como nuevo alcalde de Arequipa es un hecho.

Omar Candia es secretario regional de Arequipa Renace. Para concretar su precandidatura se tuvo que dejar de lado a otros aspirantes como Harberth Zuñiga, alcalde de Cayma; y Mario Melo, regidor provincial de Arequipa y fundador del partido.

Las disputas, a diferencia de otros procesos electorales, ésta vez se hicieron notorias. Al punto que muchos han podido percibir un grave distanciamiento entre Omar Candia y Alfredo Zegarra. Durante la campaña, aparecieron juntos en contadas ocasiones.

El chatito chambeador

Omar Candia lleva dos periodos consecutivos como burgomaestre de Alto Selva Alegre. Su discreción y baja estatura, no hacían augurar un afán por el protagonismo. Pero allí está, alcalde a los 30 años. Y secretario general de Arequipa Renace desde 2010.

Proviene de una familia tradicional y sencilla conformada por sus padres y sus tres hermanos. Es abogado egresado de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) y está casado con Yrasema Pacheco Mena, con la que tiene dos hijas, de 8 y 6 años. Quienes lo conocen señalan que es hombre trabajador, que no le gusta perder. Es perseverante y muy luchador.

Su relación con la política comenzó hace 21 años, casi por azar. “Llegué a la política por casualidad más que por interés”, afirma Candia. Apenas ingresó a la universidad, fue captado por los movimientos estudiantiles que lo invitaron a participar en las elecciones universitarias y allí comenzó todo.

Se define como un político inspirado en las ideas de José Carlos Mariategui, quien propició la discusión de los principales problemas sociales del país. Según dice, intenta replicar los pensamientos y virtudes del intelectual para lograr que Arequipa sea una ciudad moderna y sostenible. Esto, a pesar que Arequipa Renace está lejos de cualquier ideología y se rige por el pragmatismo.

DESDE SUS INICIOS

Este joven aplicado, participó como voluntario en la Comisión de Verdad y Reconciliación. También colaboró con organizaciones no gubernamentales (ONG) como la Fundación Friedrich Ebert y Transparencia Internacional; y estuvo en el voluntariado de la Red Interquorum. Fue en estos espacios donde conoció y contactó a gran parte del equipo técnico, que lo ayudó a elaborar su plan de gobierno.

Antes de integrar las filas de Arequipa Renace formó su propia organización política denominada Constructores Perú Alto Selva Alegre, en el 2006. Ese mismo año se postuló para alcalde distrital pero no salió elegido. Después de aquella derrota buscó posicionarse mejor y Arequipa Renace le abrió sus puertas. En las elecciones del 2010 se puso la camiseta de los arbolitos y logró ganar el sillón municipal. El horizonte político del “chatito chambeador” se amplió. Antes de los problemas internos se habló de formar Perú Renace y lanzarse como partido a nivel nacional.

A pesar de eso, el candidato asegura que esta será su última participación en política, sea cual sea el resultado. Ha dicho que quiere tomarse un tiempo y dedicarse a su otra pasión que es la de investigador y académico, además de estar más pendiente de su familia.

Sus contrincantes no le creen. Para ellos, Omar Candia representa el continuismo de la pésima gestión que realizó Alfredo Zegarra, con indicios de corrupción. Los mayores cuestionamientos son por no haber solucionado los problemas en transporte y ordenamiento territorial; y estar relacionada a organizaciones dedicadas al tráfico de terrenos.

El propio Candia está envuelto en acusaciones. A la permisividad con los invasores en su distrito, se suma la denuncia por presuntos actos de corrupción en la compra de cámaras y camionetas de serenazgo. Aunque él fue absuelto, sus principales funcionarios fueron castigados con pena de cárcel por incurrir en delitos en contra de la administración pública. Por estas razones y su representación del “arbolito”, también es el candidato que concentra el más alto índice de antivoto.

En su campaña señala que su visión para Arequipa es una ciudad ordenada y con servicios de calidad, aunque no ha sabido explicar cómo cumplirá esa promesa.

SU PASADO COMO ALCALDE

Como alcalde de Alto Selva Alegre llevó, como una cruz, el juicio por las cámaras de seguridad que compró en el 2012. A pocas semanas del proceso electoral, Omar Candia fue absuelto del caso, no sin cuestionamientos a la resolución judicial. 

La Fiscalía le atribuyó el delito de colusión por, presuntamente, direccionar la compra de 40 cámaras de seguridad. Pero el juez supernumerario del Segundo Juzgado Unipersonal, Roberto Salas, decidió cerrar la puerta a la imputación y absolver al alcalde por completo.

El fallo desató una serie de cuestionamientos a la administración de justicia. Se libró al burgomaestre de la cárcel, pero, dado que el delito se probó, se castigó con 8 años de prisión a quienes participaron en la licitación, es decir, funcionarios y empresarios.

Esto conllevó a que el propio presidente de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, Eloy Zamalloa, tuviera que retirar al magistrado de sus funciones. Asimismo, la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (Odecma) abrió investigación al juez por posible inconducta funcional. Todo apunta a que el magistrado no habría valorado debidamente las pruebas contra el alcalde.

No obstante, la Fiscalía siempre tuvo claro que el burgomaestre avaló, con su conducta omisiva, el plan organizado por sus funcionarios para favorecer al consorcio Soluciones Andinas (integrada por Soluciones del Perú y Poder Net) y entregarle el contrato del proyecto. ¿Merecía o no el flamante alcalde provincial salir absuelto?

Lo probado en juicio

Todo empezó con la concepción del proyecto “Mejoramiento y Ampliación del Servicio de Seguridad Ciudadana, Distrito de Alto Selva Alegre”, en el 2008. Antes de ingresar Omar Candia, el proyecto había sido declarado viable y se esperaba la terminación de los estudios definitivos para comenzar con su ejecución. De eso se encargaría el alcalde Omar Candia.

Inicialmente, el proyecto tenía dos etapas de ejecución, pero se modificó y pasó a tener tres componentes: centro de control, sistema de cámaras de vigilancia y sistema de comunicaciones.

Para hacer realidad este proyecto, la municipalidad contrató al ingeniero de sistemas Sandro Martínez Sardón. Su labor era encargarse de la elaboración de los estudios definitivos del proyecto. Pero, según norma, este tipo de proyecto exigía que el encargado debía ser un ingeniero electrónico o de telecomunicaciones. Asimismo, contrario al estudio inicial que concebía utilizar radio enlace (espectro radio eléctrico) para la recepción de señal de video de las cámaras, se decidió optar por la fibra óptica.  En el juicio se probó que Martínez Sardón carecía de título profesional, así que no podía contratar con el municipio. Además, modificó el estudio inicial planteado, sin sutento técnico, como se evidenció con el planteamiento del uso de fibra óptica.

Sin embargo, no acabó allí. El fiscal Rubén Núñez estableció que los funcionarios se organizaron entre ellos al acordar con determinados proveedores un fraude al municipio, tanto en la elaboración del proyecto, como en su ejecución.

Se comprobó que el sub gerente de Logística y Servicios Generales, Juan Jesús Lipe Lizárraga – uno de los hombres de confianza del alcalde – cotizó directamente con empresas relacionadas entre sí, tanto para la contratación del consultor, como para el que elaboró el expediente técnico del proyecto.

En el primer caso se tiene que el ingeniero que elaboró los estudios, Sandro Martínez, consignó la misma dirección que los consorciados Soluciones del Perú SA y Poder Net SA. Esto es, en la avenida principal de Sabandía. Además, la representante de Poder Net, Jessica Lapont, era esposa de José Luis Ríos Sánchez. Este último, fue considerado cómplice en este ilícito.

En relación al sub gerente de Servicio Comunal y Social, Reynaldo Díaz Chilo, participó del comité especial que elaboró bases estableciendo como objeto del proceso la “Adquisición de bienes”. Esto es incongruente con el expediente técnico, que lo considera como “Obra”.

En tanto, la Fiscalía le atribuyó al gerente municipal, Fredy Gómez Benavente, haber aprobado el expediente técnico del proyecto sin contar con el visto bueno del jefe de la División de Proyectos de Inversión; asimismo, aprobó el expediente de contratación y las bases, donde se consideró que la modalidad de ejecución de la obra era por contrata. Adicionalmente, designó al comité especial, sin considerar a un miembro con conocimiento técnico. No obstante, el juez Roberto Salas decidió eximirlo porque la Contraloría General de la República lo absolvió de la imputación.

Una absolución que no convence

Sobre Omar Candia, la Fiscalía tiene claro que el alcalde también tuvo participación en la colusión y, por tanto, es responsable al igual que sus funcionarios. Prueba de ello es el informe del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE), que dio una opinión desfavorable al proceso de licitación y pidió su nulidad, por cuanto no fueron absueltas las observaciones de uno de los postores.

Además, el burgomaestre pasó por alto el incumplimiento del consorcio Soluciones Andinas SAC que llegó a presentar fuera del plazo la carta fianza. También se cree que tuvo un trato preferente por permitir que la carta fianza sea emitida solo por la empresa Soluciones del Perú SA. 

Por si fuera poco, la municipalidad adelantó pagos al consorcio hasta el 60% del monto total, sin estar relacionado al avance del proyecto. Todo esto dejaría en claro que el alcalde y sus funcionarios privilegiaron los intereses de la empresa, por encima de los de la municipalidad.

A pesar de todo esto, la defensa del burgomaestre señaló que estas acusaciones carecen de sustento, debido a que Candia no dirigió el proceso de licitación. Asimismo, insiste en que el proyecto no causó ningún perjuicio, puesto que se encuentra liquidado y en operaciones.

Finalmente, sobre esta sentencia, el Ministerio Público ha señalado que la apelarán, una vez sea notificada. En segunda instancia, los vocales que analicen el caso decidirán si confirman la absolución a favor de Omar Candia o piden la realización de un nuevo juicio. Se espera que esta decisión se conozca antes de las elecciones de octubre.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

2 respuestas a “Omar Candia: el “chatito chambeador” al que salvó la campana”

  1. José Lucas Zegarra Granda dice:

    Buenas tardes.
    Solo para que corrijan su fuente y la redaccion de su noticia. La Red Interquorum Arequipa no es una ONGs es un voluntariado a nivel navional con sede tambien en Arequipa.

    Pido se corrija.
    Lucas Zegarra.
    Vocero de la Red Interquorum Arequipa
    Cel. 966577530

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE