Adelantar el verano

Imágenes para preparar el espíritu antes de la esperada estación

La Revista

Casi no hay historia de amor tormentoso que no haya comenzado o acabado en el verano, como las olas que nacen invencibles y vienen a morir, con inevitable melancolía, a la playa; aunque segundos antes estaban tronando. En Arequipa, cuyo sol se ha vuelto – según los expertos- dañino para los propios arequipeños, sus días de playa, son  irremplazables.

Últimamente, a pesar de la basura, y demasiados borrachos, el litoral arequipeño sigue siendo el  refugio de todo soñador/a, a donde vamos en busca de esos instantes atómicos de felicidad, como las pequeñísimas
gotas que humedecen la orilla al amanecer, en cantidades de millones, suavizan la minúscula roca convertida en dócil arena….

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital desde aquí

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE