Prisión preventiva de Keiko Fujimori reconfigura panorama político nacional

El fujimorismo se desploma

Hace tan solo unas semanas, nadie podía pronosticar la implosión al interior de Fuerza Popular, gatillada por la infatigable acción del fiscal, hoy célebre, José Domingo Pérez Gómez. La inagotable cantera de bombas políticas que sacuden las instituciones nacionales terminó en la estrepitosa caída de la lideresa política que, para bien o para mal, es la que mayor gravitación ha tenido en la última década: Keiko Fujimori Higuchi ha sido internada para cumplir 36 meses de prisión preventiva

La Revista

En las próximas horas se conocerán más reacciones a la decisión del juez Richard Concepción Carhuancho y, lo que no se concibió en los sueños más delirantes de sus opositores, podría pasar: La todopoderosa Keiko irá a prisión  hasta por 3 años, aunque aún es posible una apelación.

En el escenario más favorable –aunque poco probable- para la hija mayor de Alberto Fujimori, afrontará en libertad un juicio que parece conducirla, inexorablemente, por la misma senda. Lo que millones de peruanos vieron por la  televisión, sin que sea una audiencia para tratar el tema de fondo, desnudó el esquema de sus finanzas partidarias y  la naturaleza, esencialmente delictiva de la organización que representa la “K”.

En palabras del fiscal José Domingo Pérez, se trata de “una organización criminal que se insertó en el partido Fuerza  Popular con el objetivo de obtener poder político”. Ese afán, trae aparejado un fin intrínseco, como es la obtención  de dinero, lícito e ilícito, y es en éste último caso estarían insertos los integrantes de esta organización encabezada por Keiko y sus dos alfiles: Pier Figari y Ana Hertz. De ahí que el delito imputado sea el de Lavado de Activos …

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital desde aquí

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE