Ex Jefe Nacional de la Policía, involucrado en tráfico de niños

Drama en tres actos: Un caso de la vida real

Se abre el telón y aparece un auditorio. Está dividido en dos partes. El escenario tiene una mesa larga cubierta por un mantel azul y varias sillas en la parte delantera. En la tribuna, dividida a su vez en dos partes por un pequeño muro, se observa primero a hombres y mujeres bien vestidos. Tras ellos, en filas ascendentes, se contemplan personas de rostros quietos y miradas ausentes. Todos en completo silencio. Entra una mujer, de mediana edad, y se sienta frente a la mesa del escenario mirando hacia la tribuna.

La Revista

Así empieza el drama en tres actos. La mujer de mediana edad es la jueza Danitza Sánchez y retomará la audiencia  de prisión preventiva contra una supuesta red acusada por la fiscalía de tres delitos. El primero, ser una  organización criminal. El segundo, favorecer el aborto. El tercero, la trata de personas. La magistrada, pidió a  todos los acusados dar su versión.

PRIMER ACTO: EL GENERAL
“Me considero una víctima”, estalló. El exdirector de la Policía Nacional Raúl Becerra, rompió la quietud de la audiencia y se declaró inocente a viva voz. Explicó que el 6 de noviembre, día en que la fiscalía y los agentes del  orden lo intervinieron junto a trece personas más, se enteró que le habían tomado el pelo. El hombre, con varios  años de experiencia policial hasta ocupar el más alto cargo de su institución, se quebró. Por momentos, su silencio se acompasaba con sus ahogos, como el prefacio de un contenido –siempre contenido llanto precoz.

No obstante, lanzó toda su historia en menos de seis minutos. Sentado y con un micrófono  aferrado en sus manos, el exgeneral relató la farsa en la que se vio envuelto. Una planeada por  su mujer y el chófer de su mujer. “Pues yo, ya no dormía con ella”, expuso. Cinthia Tello, su  pareja, le había dicho en octubre del 2017 que estaba embarazada. Entonces, la relación  amorosa pasaba un mal momento y Raúl Becerra decidió que ambos se instalarían en  habitaciones diferentes. Sin embargo, dijo, tras enterarse que en el vientre de su mujer se  gestaba s”u hija, decidió apoyarla con los gastos. Más nunca le pidió una ecografía porque…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital desde aquí

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE