Bruno Bimbi: En el futuro, pensar que la homosexualidad es una anomalía será una estupidez

Entrevista al autor del libro "El fin del armario"

Cultura

En “El fin del armario”, del periodista y activista argentino, Bruno Bimbi, explica de una manera pedagógica y con narrativa fluida, la discriminación y violencia a la que es sometida la comunidad LGTB. Asimismo, la experiencia de sus miembros al descubrirse y conocerse. Durante su estadía en Arequipa, presentó el texto. Conversó con El Búho sobre su publicación y la lucha por la conquista de derechos en América Latina. Asimismo, sobre los peligros que deberá enfrentar en el país carioco con la elección de Jaír Bolsonaro como presidente.

Entrevista: Elard Parillo

Es un libro fuera de lo común sobre la comunidad LGTB, un texto pedagógico. ¿Lo planeaste así?

Fue intencional, no es un libro solo para la comunidad LGBT. Lo escribí pensando en que lo pueda leer cualquier persona, por eso explica muchas cosas que no sería necesario explicarlas a la comunidad LGTB. Y trato siempre de vincular la parte explicativa del libro, que es la parte de documentación, estadística y datos, con la parte narrativa que tiene historias concretas de vida, con personas de carne y hueso, para explicarlo mucho mejor.

El título da a entender que asumes que esto acabará, que llegará el día en que el armario deje de existir

Es, al mismo tiempo, una sensación de deseos. Yo decidí hacer un libro para que se entienda que es el “armario”. En la inquisición muchos judíos perseguidos en Europa viajaron a la América del virreinato, se cambiaban el nombre y simulaban ser cristianos, iban a la iglesia se bautizaban,cumplían con los sacramentos en público. Después cuando llegaban a casa se quitaban el crucifijo se ponían la Kipá, celebraban el Shabat y hacían sus ceremonias judías. Se trataba de fingir todo el tiempo porque, si la gente se enteraba de que eran judíos, los iban a matar. Eso es lo mismo que pasan muchos homosexuales que tienen que fingir ante la familia y ante sus amigos. Eso es el armario.

Hay una corriente que dice que la homosexualidad es algo que se aprende y hay quienes dicen que se nace así

Hay una discusión al respecto. Existe un libro titulado “gays straight and the reason why” de Simon Levay, que resume didácticamente todos los descubrimientos científicos existentes sobre las causas biológicas de la orientación sexual. Hay determinaciones complejas como la relación entre el sentido auditivo y la orientación sexual,por loco que pueda parecer, no es que una cause la otra; los genes, la segregación de determinadas hormonas en determinado momento del crecimiento lo producen, como ser zurdo, diestro o ambidiestro. Hoy se busca la causa de la homosexualidad ¿Pero por qué no buscan la causa de la heterosexualidad?

Mencionaste ser zurdo como parte de la diversidad biológica. Esto también era condenado por la iglesia en el pasado

Claro, pero ser zurdo forma parte de la diversidad biológica,como el color del cabello, la estatura o las destrezas físicas. La diversidad siempre produjo prejuicios. Con los zurdos o con las relaciones entre personas blancas y negras, que hasta los años 60 estaba prohibido que se casen en 16 estados de EEUU. Esos argumentos son los mismos que usa la iglesia contra la comunidad LGTB. Durante mucho tiempo se creyó que ser zurdo era una anomalía y se obligaba a los niños a escribir con la mano derecha, una tortura que hoy a cualquier persona le parece una estupidez. En el futuro, pensar que la homosexualidad es una anomalía será una estupidez.

Muchos cuestionan la victimización de los colectivos LGTB ¿Esto ayuda en la búsqueda de que se respeten sus derechos?

Hay un dato objetivo. La victimización no es un discurso,existe en la práctica en muchas sociedades. En Brasil hay un promedio de entre 350 y 400 crímenes de odio por año contra personas LGTB. Las matan por su orientación sexual y el mayor número se da entre personas trans. En muchos países existe una criminalización de la homosexualidad. Si estuviéramos en Rusia tu irías a la cárcel por hacerme estas preguntas y yo también por responderlas; y en Arabia Saudita nos ejecutarían en una plaza. Aún donde no existe criminalización, existe una condena social, salir del armario puede implicar que pierdas tu trabajo. Hay una victimización que es objetiva. Ahora, Lo que necesitamos en esta época es afirmar la conquista de derechos, reivindicarla igualdad como lo hizo el movimiento negro, el movimiento feminista.

¿Crees que hay un momento para la victimización y un momento para la conquista de derechos?

Como que llegamos a un punto que con el grado de civilización que tenemos hoy y con el grado de evolución de la democracia, la tarea es reafirmar la conquista de derechos. Exigir que somo iguales ante la ley, porque si en Perú no hay matrimonio igualitario es porque se está violando la Convención Interamericana de DD.HH., el pacto de derechos civiles y políticos, toda una serie de tratados y seguramente su propia constitución, que imagino debe tener algún artículo que diga que todos somos iguales ante la ley. Llegó el momento de decir basta “Nosotros somos iguales ante la Ley”, entonces queremos serlo efectivamente. Salir de esa afirmación de víctimas y discutir la afirmación de derechos produce un cambio más radical y a mí me parece que esa es la estrategia correcta.

Tu trabajaste muy fuerte en la campaña de aprobación del matrimonio homosexual en Argentina, ¿qué impacto tuvo esto sobre la sociedad?

Cuando en Argentina se aprobó el matrimonio igualitario en el Congreso, significó que las personas pudieran compartir el plan de salud,                                                                                                                                                  tener pensión en caso de fallecimiento del cónyugue, adoptar hijos, herencia. Porque antes pasaba que cuando la pareja fallecía la familia del difunto le cambiaba las llaves de la casa y lo dejaba de patitas en la calle.

Acá (en Perú) pasa todavía

Claro y en Argentina pasaba hasta hace muy poco tiempo. Hizo que la gente hablara durante meses de esto y salía en la tapa de los diarios, en las radios y se acababa con el prejuicio porque el prejuicio se basa en la falta de información. Y esto cambió enormemente las relaciones sociales. Dentro de las familias que comenzaron a aceptar a sus hijos y a sus familiares.

Salir del armario a nivel personal tiene un efecto liberador, pero a nivel colectivo debe tener un impacto mucho más fuerte

Es de una potencia política enorme. Cuando se discutió el matrimonio homosexual en Argentina, cuando todo el país se dio cuenta de que había una posibilidad real de que la ley se aprobara, miles y miles de personas salieron del armario en todo el país. ¿Por qué? porque se encontraron ante la disyuntiva: “mi país está discutiendo si yo tengo derecho a casarme, entonces yo no puedo seguir ocultándole esto a mis amigos o a mi familia, porque necesito convencerlos y que estén de acuerdo con la Ley: decirles que esa leyes importante para mi”.

Y entonces muchas personas desconocían que alguien con quien comparte su día a día era LGTBQ

Claro, uno de los efectos secundarios del armario es que tus amigos familiares o compañeros de trabajo piensan que no conocen a ninguna persona homosexual y, por tanto, la única fuente de información que tienen del tema es la iglesia, el discurso de odio, que los tachan de monstruos, promiscuos y que van a destruir la sociedad. Pero resulta que, su vecino, el tipo que le vende las verduras, su dentista, el profesor de su hijo o su hermano, son homosexuales y se dan cuenta que son esa gente que conocen toda la vida, gente honesta, trabajadora como cualquier otra y que es buena gente. Sedan cuenta que lo que le dice el cura, el pastor, era mentira. El discurso de odio de la iglesia deja de ser la única fuente de información y se confronta con la vida real.

Bimbi en su presentación durante el Hay Festival

¿Este discurso produce una discriminación y una segregación social mayor en las personas trans?

Sobre todo, en las personas trans, porque es algo imposible de esconder, es algo que se lleva en la piel. Los trans expresan su identidad de género desde los 3 o 4 años. Y cuando el niño empieza a vestirse de mujer lo primero que se hace es reprimirlo. Obligarlo a vestirse con lo convencional. Y cuando crece y decide revelarse y se viste como le da la gana, los echan de casa ¿y a dónde va? A la calle

A diferencia del resto, no solo es una segregación social sino también del núcleo familiar.

Claro, por ejemplo, cuando un niño negro sufre discriminación y vuelve a casa tiene a su papá y a su mamá. Ellos le dicen: No, son ellos los que están equivocados, no vos. Y le dan afecto y lo protegen. El niño homosexual sufre el bullying en el colegio y en las calles y jamás se lo va a contar a sus padres. Porque sabe que será peor. Hay una absoluta soledad en la infancia y esto es lo que tenemos que explicarles. Sobretodo a esos tipos que salen a la calle con carteles de “Con mis hijos no te metas”. Los que se meten con tus hijos son los compañeros que le hacen bullying, los que discriminan, los que maltratan. Si tus hijos son homosexuales, la educación inclusiva y de género en la escuela ayudará a que no sufran violencia o bullying. Eso mismo va a permitir que tus hijos heterosexuales, no sean abusadores de otros niños.

Regresemos a las personas trans. Siguen siendo los que más sufren esta segregación, ¿a qué nivel?

Cuando una chica trans es expulsada de su casa va a la calle. Se quedan sin escuela, fuera de la familia, de todo y termina en la marginalidad. Recurren al abuso de drogas, al alcohol, a la prostitución. No tienen posibilidades de inclusión, provocándole un daño irreparable. No tengo ningún prejuicio moral con la prostitución. Pero no podemos crear una condición social donde la prostitución sea su única alternativa de vida, o su destino obligatorio. Los y las trans son las principales víctimas de crímenes de odio,de asesinatos, abuso de drogas y de prevalencia de VIH. Hasta se le niega la identidad. Cuando matan un trans, quien toda la vida se llamó a sí misma María,y así la conocían sus amistades, su círculo social, en el titular del diario aparece que murió Juan Carlos. Aun estando muerta, se le niega la identidad.

Tu vives en Brasil y el presidente Bolsonaro tiene una agenda radical en contra de los LGTB, ¿cómo has asumido esta situación?

Cuando me preguntan esto yo tengo una contradicción social.Por un lado, yo debería desear que el gobierno de Bolsonaro sea lo menos espantoso posible, porque de lo contrario, más gente va a morir, más sufrimientos y más desastres va a provocar. Y por otro lado, mientras más rápido quede claro que es algo horrible, que es una locura, más difícil va a ser que un sicópata como Bolsonaro gane una elección en Chile, Bolivia, Perú, Argentina. Pero esto significaría que la tragedia en Brasil será gigantesca.

¿Crees que habrá un éxodo de personas LGTB en Brasil?, ¿huirán?

Claro que sí. Yo personalmente conozco a varias personas que planean irse, pero son personas que tienen posibilidades económicas de hacerlo;y no todos la tienen. Solo en la primera semana, después de la elección de Bolsonaro como presidente de Brasil, se registraron 50 ataques a personas LGTBI. Y los grupos que cometen estos ataques están ligados al partido de Bolsonaro.

En los últimos años se ha recordado mucho lo que fueron las dictaduras militares, la persecución. A tus 40 años, ¿pensaste que alguna vez tendrías que vivir algo así?

Yo pensaba que esto no lo iba a vivir, no al menos en este lado del mundo. Las dictaduras son algo que tenemos que conocer nada más que por los libros de historia, pero lo que está pasando en Brasil da bastante miedo, no solo por lo que nos toca a los LGTB sino porque el gobierno de Bolsonaro va a ser un desastre en todos los sentidos.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE