Vigilancia ciudadana real

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

El uso constante de redes sociales para emitir opiniones sobre autoridades y políticos genera, en muchas personas, la falsa ilusión de estar ejerciendo vigilancia ciudadana. Pero, no es así, pues este tipo de vigilancia no puede ser ejercida de forma individual, debe provenir de la sociedad civil organizada para que sea reconocida por la ley y pueda ejercer un control legítimo sobre las autoridades. No hace falta juntar a miles de personas, la sociedad civil se puede organizar alrededor de un barrio o un club; sin embargo, existen requisitos que se deben cumplir cuando se quiere que esta vigilancia civil alcance resultados; planificación, constancia, compromiso, etc. Para combatir la corrupción no basta con las proclamas de “vigilancia ciudadana” que se publican en algunos muros de Facebook y Twitter.

Debemos tener en cuenta que nuestras leyes amparan la participación de la sociedad civil organizada para funciones de prevención que tengan la finalidad de vigilar que los recursos públicos se manejen con responsabilidad. Si bien es cierto, la ley no le otorga una función sancionadora, los mecanismos de control se ejercen a través de las denuncias públicas en foros o medios de comunicación. Es mucho lo que se puede hacer, lo que se necesita es convicción, pues cuando se cree en algo se busca el tiempo y las fuerzas para concretarlo. Es importante reunir a personas que tengan el mismo norte y organizarse, de lo contrario nuestras quejas en redes sociales no serán más que bites que se pierdan el ciberespacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE