¿Otorongos o hermanitos en Arequipa?

Picotazos

Con escrupulosidad digna de mejor causa, una sala de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, ha denegado un pedido para ampliar la prisión preventiva del juez Gino Valdivia Sorrentino. El magistrado es acusado de solicitar coimas, a cambio de decisiones judiciales.

La intervención fiscal ocurrió después que un litigante denunciara al juez. La fiscalía autorizó escuchas telefónicas que permitieron conocer que, en un caso puntual, pretendió cobrar 12 mil soles por liberara a una acusada. Además, que alrededor del magistrado, había una red de traficantes de fallos. La abogada Lily Huanqui, intermediaria entre el juez y los litigantes, está prófuga porque también tiene orden de prisión preventiva. Además, las escuchas permitieron conocer que eran numerosos casos y numerosos abogados envueltos en la trama mafiosa. Es decir, un caso similar al que envuelve a los llamados “cuellos blancos del Callao”, solo que en menor escala.

Con la decisión de esta sala, según dicen, por mal sustento de la fiscalía, Valdivia Sorrentino quedaría libre. No solo eso, también podría volver a ejercer la magistratura porque el plazo de suspensión, también está por vencer.

Y eso sí, sería desvergüenza pura. ¿Estamos entre otorongos o hermanitos?A ver señores jueces y fiscales, a poner las barbas en remojo.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “¿Otorongos o hermanitos en Arequipa?”

  1. Renato dice:

    Realmente es INDIGNANTE lo que ha hecho esta sala. Como es posible que este juez (si realmente se le puede llamar juez o traficante o sicario de sentencias) vuelva a impartir justicia. Esta demostrado que este delincuente traficaba sus fallos. Y por esas legueyadas del derecho salga libre de polvo y paja. Y no era una vez sino tenia varias. Como es posible que la fiscalia no haga bien su trabajo y presente bien el caso. Este es un pago de favores entre los “hermanitos del palacio de justicia en Arequipa. Necesitamos un Carhuancho en AQP. Investiguen a los jueces de esa sala. Este delincuente se rie de la verdadera justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE