Balneario de Quiscos: arrasado por orden de un alcalde

Por un supuesto temor a la llamada ameba “come cerebros”, el alcalde de Yura mandó destruir el pozo de aguas termales de Quiscos. Tras ser notificado por la Gerencia Regional de Salud sobre un riesgo sanitario para quien acuda al balneario, el burgomaestre Ángel Benavente Cáceres, mandó destruir el lugar utilizando una retroexcavadora.

La Revista

Tras una inspección sanitaria que encontró riesgos, Salud recomendó a la municipalidad distrital de Yura la clausura del pozo de Quiscos (se entiende temporal). Además, pidió monitorear el lugar, colocar baños químicos y otros. Pero  la decisión fue destruir el lugar por completo, como puede apreciarse en la vista.

Naturalmente, la medida ha sido rechazada por la población. La contaminación del antiguo pozo termal, fue causada  por personas inescrupulosas y por la falta de medidas de prevención de la propia comuna. Lo indicado era suplir esas deficiencias con medidas sanitarias, y no destruir un lugar natural que resulta emblemático para miles de  arequipeños que acudían al lugar en busca de relax.

La Autoridad Nacional del Agua ha señalado que el municipio no tenía competencia ni autorización para destruir  una fuente de agua natural. Asimismo, advierte que la retroexcavadora ha afectado tres afluentes naturales de aguas termales en el lugar.

Ahora, ¿quién repondrá el paisaje natural que arrasó un ímpetu del burgomaestre?….

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE