Educar con el ejemplo

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

“Lo fundamental en la educación es la conducta de los adultos”, ha señalado recientemente el filósofo y biólogo, Humberto Maturana, y la tarea es clara: educar con el ejemplo, tanto en casa, como en los espacios públicos en donde nos convertimos en modelos involuntarios de los niños que nos ven.

Todos reconocen a la educación, como el factor determinante para la construcción de una sociedad mejor; pero, muchos se enfocan, principalmente, en el sistema educativo escolar. Sin embargo, no se apunta mucho sobre el rol que las familias juegan en la formación de los individuos, y la sociedad en su conjunto. Si arrojar basura en la calle es malo, es doblemente malo que un niño nos vea hacerlo, por ejemplo. Si papá miente será malo, pero si miente a mamá delante de los hijos el daño se multiplica exponencialmente, debido a la mala lección que se está dejando.

Lo que los niños aprenden en sus primeros años de vida es el molde con el que adquirirán el resto de aprendizajes. Es decir que, si en el hogar no aprendió disciplina y respeto a las normas, no contará con estas herramientas para aprender nuevas cosas en el colegio. Aún cuando la escuela logra formar valores en los niños, esa formación se desmorona cuando en casa no encuentran un discurso coincidente y coherente en las acciones.

Poco podemos esperar del sistema educativo, en cuanto a valores, si no asumimos nuestra responsabilidad como adultos, cuando estamos frente a los niños, sean nuestros o no.

(Publicado en Correo Arequipa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE