Ignacio Escolar: El futuro del periodismo es brillante

Laureado periodista habla sobre las dificultades y potencialidades del oficio

Mixto Mabel Cáceres Calderón

Escolar es un periodista español, ganador del Premio a la Excelencia de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Fiel a la vieja tradición del oficio, es fundador y director de ElDiario.es, un periódico digital que se ha convertido en el paradigma de los medios digitales que tratan de combinar buen periodismo, con tecnología y sostenibilidad. De visita en Arequipa, con motivo del Hay Festival, conversó con nosotros.

Hablando de este premio, Gabriel García Márquez decía que el periodismo es el mejor oficio del mundo, aunque se sufre como un perro. ¿Te ha tocado a ti?

En este oficio se sufre siempre y cuando tienes éxito también. Fíjate, al mismo tiempo en que recibí el premio García Márquez, al día siguiente tuve que ir a un juzgado acusado del delito de revelación de secretos que tiene 5 años de cárcel. Y me di cuenta de lo chocante que es este trabajo. Por las mismas razones que te pueden premiar, también pueden intentar meterte a prisión. Pero yo estoy definitivamente de acuerdo que este es el mejor oficio del mundo y que también se sufre mucho.

¿Qué dilemas éticos has superado en los 25 años que tienes de periodista? El periodismo ha cambiado muchísimo en ese tiempo, pero algunas cosas no.

Creo que las complicaciones en la información son siempre las mismas. La primera de todas es soportar las presiones del poder, eso es más que un dilema ético, teniendo en claro cuál es la posición de la prensa y cómo tiene que resultar de incómoda. Es más difícil apretar las tuercas al poder e intentar informar sobre el poder, que informar sobre los que son más débiles. Los problemas éticos suelen aparecer cuando existe una relación de simpatía por aquellos de lo que informas. En mi trabajo conozco a muchos políticos, trato con ellos, fumo con ellos, tomo café con ellos, pero tengo claro que ni soy uno de ellos, ni pueden ser mis amigos, porque más tarde o más temprano tendrás que informar de ellos. Siempre es más difícil informar de un político que te cae bien, con el que tienes más o menos buena relación, que informar de alguien a quien no aprecias, que te cae mal, con el que no simpatizas tanto políticamente.

El Diario.es es considerado como un modelo, con un nuevo tipo de sostenibilidad para los periódicos que están en crisis. Pero, ¿qué es el éxito desde el punto de vista periodístico?

En el DIARIO.ES, la verdad es que hemos tenido mucha suerte, porque surgimos en un momento que en todo el mundo estaba en una crisis económica. Nacimos en el año 2012, en el momento justo en  que la economía de España queda intervenida por el colapso del sistema financiero español. A pesar de ello hemos conseguido ser rentables año tras año. Vamos 6 años con utilidades. Lo hemos hecho manteniendo el control empresarial del proyecto, yo soy el principal accionista del diario, no solamente el director. Y cuando me reúno con mi mesa de redacción por las mañanas, para decidir cuáles son las apuestas informativas del día, allí no solamente están mis compañeros de trabajo, sino también la mayoría del accionariado de la  empresa. Eso nos da una independencia enorme. Además, lo hemos logrado gracias al apoyo de los miles de lectores que nos respaldan económicamente. El diario.es nace con publicidad pero también con cuotas de lectores. Tenemos 34 mil socios que así les llamamos a nuestros suscriptores. Depender de 34 mil personas es no depender de nadie. Eso es lo que logramos.

¿Y cuánto está dispuesto a pagar un español que le guste leer, que esté interesado por el periodismo de investigación?

En nuestro caso la tarifa mínima, la máxima es lo que quieras, hay gente que paga mucho más, pero la mínima son 5 euros al mes, 60 euros al año. Un euro creo que son aproximadamente 4 soles, entonces son como 2 cervezas, 3 cafés al mes, pero con eso sí que logramos tener un respaldo económico muy fuerte. De las ventas totales del diario, es aproximadamente el 35 o 40%.

¿Qué es la excelencia para ti en el periodismo, ¿que representa?

Para mí el periodismo que más tengo que proteger y creo que es más valioso, es el periodismo de contra poder. El periodismo también es entretener, informar, formar, educar, pero para mí, la razón por la cual las constituciones políticas de todo el mundo brindaron derecho de información a todos y la libertad de expresión como base de otros derechos, tiene que ver con nuestra capacidad para fiscalizar las cuentas del poder, para poner en aprietos al poder y convertirlos en prioridad. Ese tipo de periodismo es el que más admiro.

En el Perú se ha vuelto mas difícil combatir al poder económico que al poder político. ¿Cómo les va en ese aspecto?

Pasa en todo el mundo. Sin duda, es más difícil porque el poder político está más expuesto que el poder económico. Nosotros hemos publicado nuestras investigaciones informaciones del poder político de cómo utilizar las administración fiscal para defraudar impuestos, noticias de la banca, de los negocios. Cuando informamos de un asunto de corrupción en el poder por parte de un político, logramos más ecos en otros medios de comunicación; pero cuando informamos de temas de grandes empresas españolas, nadie nos hace caso.

Entonces es igual

Sí, es igual en todo el mundo.

La prensa siempre ha sido el aliado de la sociedad garantizar la democracia, pero ahora todo ha cambiado: la política, el público, los hábitos. ¿Qué le auguras al periodismo?

Yo creo que el periodismo va a ser mejor que en el pasado, a pesar de la crisis que estamos sufriendo, por varias razones. Lo fundamental es porque los nuevos modelos de ingresos de los medios van a depender, sí o sí, del pago de los lectores. En todo el mundo la publicidad se está cayendo por una razón sencilla, que es la publicidad en Google y Facebook. Se ha conseguido una tecnología para hacer publicidad más barata y más eficaz. Eso está provocando una amenaza a los medios. Nosotros somos un ejemplo que la mayoría de nuevos medios de calidad se convierten en modelos de pago de lectores. Sin duda que le llegará a todo el mundo más tarde o más temprano, aunque todavía América Latina no tiene una cultura de pago por la información. Pero la información de calidad empieza a ser de pago porque se comeinza a tener muy claro cuál es la diferencia de un medio de calidad, con lo que aparece en las redes de forma gratuita. Se puede notar quiénes se dedican a hacer periodismo e información hacia el ciudadano y qué medios que responden a otro tipo de intereses.

En Arequipa había diarios y radios que han cerrado. Los periódicos y emisoras son ahora filiales de grandes cadenas nacionales. ¿Te parece importante que existan los medios locales y cuál sería su papel?

Bueno yo creo que eso es un problema mundial que tiene que ver con los costos y con el hecho que las capitales de los países acaban acumulando la información. La broma que hacemos en Madrid es que, cuando nieva en Madrid, no nieva en toda España y que si llueve en Madrid no llueve en toda España. Me imagino que con Lima pasará exactamente lo mismo. En El Diario.es somos 90 personas en la redacción de Madrid y 50 en las ediciones locales, es un porcentaje bastante razonable en comparación con otros medios porque desde el primer momento entendimos que nuestro trabajo consiste en hacer información  de la calle. El valor del diario es que no solo destapamos los casos de corrupción en Madrid, sino también los de Barcelona, los de Sevilla, los de Bilbao, los de Córdova y es por medio de relaciones locales. Los espacios que deja esa industria al concentrarse tanto en el enfoque de la información, son una oportunidad para los medios locales, especialmente con ayuda de internet.

La internet ha traído todas esas ventajas, pero también ha traído las redes sociales, que para muchos son el enemigo del periodismo, ¿cuál ha sido tu experiencia con las redes?

Hoy somos uno de los medios más grandes de España, pero empezamos muy chiquitos y fue en gran medida gracias a las redes sociales que crecimos. Los periodistas que fundamos el diario contábamos con una comunidad de muchos seguidores en las redes sociales. En mi caso tengo 300 mil seguidores en facebook y esa comunidad me ha ayudado mucho en construir un medio. Pero sí creo que las redes sociales están acabando con la jerarquía informativa, que es fundamental. El periodismo es informar y decir a los lectores esto es importante, esto es irrelevante. El famoso slogan del New York Times, las noticias que merecen ser impresas. Las de portada y las que van en breve, esa jerarquía vuela por los aires con las redes sociales porque la jerarquía la marca tu entorno social.

La gente que se informa de su time line tienen el problema de acabar viviendo en su propia burbuja, porque la gente que te rodea acaba rechazando la información no le gusta y multiplicando la información que le gusta, siendo o no cierta. Esto es claramente un problema, hoy las personas que se informan solo por el facebook, no están informadas, están sujetas a la propaganda.

Para terminar, si tú no hubieras sido periodista, si las circunstancias hubiesen sido otras, ¿qué hubieras sido?

Seguramente escritor porque lo que más me gusta es escribir o leer, porque en realidad no he querido ser otra cosa. No quería ser ni bombero, ni astronauta, nada más que periodista, desde muy pequeño, porque lo veía en casa. Siempre quise ser periodista y creo que accerté en el sentido que creo que este oficio es el mejor del mundo, por muchos motivos. Y encima nos pagan por satisfacer nuestras curiosidades y contárselo a la gente.

Pero no siempre nos pagan bien

Bueno ya si pagaran bien, sería el mejor, mejor, oficio del mundo.

publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE