El 25% de peruanos se autoidentifica indígena, según el Censo del 2017

Columnista invitado Tania Pariona Tarqui

El Censo del 2007, identificó que 4 millones de habitantes se consideraba indígena, equivalente al 10% de la población peruana. El último Censo del 2017, a pesar de los problemas metodológicos en la determinación de la pregunta, por primera vez incluye la auto identificación.

Los resultados oficiales, establecen que el 25% de la población peruana (31.2 millones), se considera parte de pueblos originarios. Estos resultados tienen varias lecturas. 

La primera, que somos una parte fundamental de la población peruana y no un sector minoritario o en proceso de desaparición, como pretenden denominarnos algunas fuerzas políticas en este Congreso al momento de evaluar las agendas y proyectos legislativos priorizados. 

Segundo, que avanzado el siglo XXI, hay varias deudas pendientes que aún tiene el Estado peruano, en materia de seguridad territorial y de goce de derechos, principalmente a sus recursos y su territorio, las mismas que se agudizan cuando el Gobierno da preferencia al modelo extractivo y el otorgamiento de derechos a empresas nacionales y extranjeras. 

Tercero, que siguen existiendo preocupantes niveles de racismo y discriminación que afectan de manera multidireccional (trabajo, educación, participación, economía, medios), a los miembros de los Pueblos Indígenas. En la actualidad, ni las instituciones, ni los mecanismos existentes permiten prevenir, identificar, sancionar y/o eliminar estas prácticas discriminatorias. 

Cuarto, que persiste un serio problema de sub representación e invisibilización del 25% de la población peruana que se considera indígena, en los distintos sectores y niveles del Estado, en los órganos de gobierno, y en la ejecución del Presupuesto público. En tal sentido, llamamos la atención de las organizaciones representativas de los Pueblos Indígenas, a pocos años del Bicentenario de la Independencia, con el objetivo de poner en marcha esfuerzos que permitan la formulación de una agenda indígena consensuada para, a la vez, saldar las deudas del Estado y realizar el ejercicio pleno progresivo de sus derechos individuales y colectivos.   

Escribe: Tania Pariona Tarqui, congresista por el Nuevo Perú.

(Publicado en Otra Mirada)

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE