Egos y agendas propias que trivializan la crisis hídrica en Islay

Paltuture: El agua en juego

En menos de 100 días de gestión, los gobernadores regionales del sur protagonizaron conflictos con episodios que van, desde insultos, hasta la invasión de zonas en conflicto limítrofe. Acciones que solo entrampan las soluciones a la crisis hídrica en la agricultura del sur.

La Revista Avatar

El viernes 8 de marzo, Elmer Cáceres Llica y Walter Aduviri se vieron las caras en Puno. El cónclave de los dos gobernadores regionales ocurría tras una confrontación pública entre ambos, a raíz del proyecto Paltuture. Un enfrentamiento en que Aduviri arremetió contra Cáceres y hasta lo tildó de borracho.

Aunque el gobernador de Arequipa consideró que lograron un primer paso para el destrabe de la obra, lo cierto es que no se vislumbran acuerdos reales tras la reunión. La postura de Puno, negativa al proyecto, parece firme. Lo confirmó el propio Walter Aduviri horas después, indicando que escuchará la decisión de los gremios puneños sobre el proyecto. La postura quedó en evidencia con los agravios proferidos por dirigentes puneños, a la salida de Cáceres del encuentro con su homólogo. Ante las infértiles negociaciones, la represa tantas veces prometida a los agrilcultores de Islay, sigue en condición de improbable. Una promesa de hace décadas y que tiene en Paltuture su conflicto mayor.

EL AGUA PROMETIDA
Considerado uno de los emporios agrícolas del sur, Islay dispone de más de 12 mil hectáreas de cultivo, trabajadas por alrededor de 6 mil agricultores. La principal producción de la provincia incluye arroz, papa, cebolla, quinua y páprika, incluso para exportación. Una industria agrícola optimizada que, año a año, sufre…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE