Enfoque de género y miedo

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

El miedo es un mecanismo evolutivo de supervivencia que se origina en el sistema autónomo del cerebro. Por eso, cuando se enfrenta un peligro – real o imaginario-, se inhiben las repuestas racionales; de allí que el miedo, históricamente, ha sido utilizado para la manipulación. “Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… del miedo al cambio”, sentencia Octavio Paz y nos ayuda a entender esta lucha de mitos y odios que han emprendido diversos sectores en contra del enfoque de género como política trasversal de la educación en el país.

Como se ha dicho, el miedo inhibe el raciocinio; por ello, cuando se ha inculcado temor en las personas es posible engañarlas o convencerlas de cualquier idea, por muy absurda que parezca. Así se explica que tengan aceptación las descabelladas especulaciones que se sostienen en contra del enfoque de género. Considerar que impartir educación sexual es equivalente a fomentar prácticas sexuales a temprana edad, en orgías infantiles, es una afirmación sin ningún tipo de asidero, pero que muchos no dudan en repetir.

Nada más complejo que entrar en razón cuando el miedo ha sido sembrado, peor aún cuando existen poderes políticos invirtiendo tiempo y dinero en extender esa siembra. En nuestro país, sin embargo, existen también organizaciones que están defendiendo el enfoque de género en la educación, como la mejor alternativa para generar una sociedad en donde los preceptos de igualdad ante la ley no se queden en el papel y se pueda comenzar a construir una cultura de paz, sin miedos.

publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube

(Publicado en Correo Arequipa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE