Fotografías y entrevistas

El resultado común de la "Semana de representación” de los congresistas de Arequipa

Informe Avatar

A comienzos de marzo un escándalo estalló en el ya desgastado Congreso de la República. Seis congresistas habían realizado el cobro indebido de gastos por Semana de Representación. En lugar de viajar a la jurisdicción donde fueron elegidos, se encontraban fuera del país.

Uno de los parlamentarios denunciados, Jorge Castro (no agrupado), al verse expuesto decidió dar a conocer que había otros 11 parlamentarios que realizaban la misma práctica. Es entonces cuando se comienza a cuestionar la semana de representación. ¿Se justifica la asignación que el Congreso otorga a los parlamentarios por esta tarea parlamentaria? ¿Se cumplen los objetivos de la “semana de representación”?

Costos sin beneficios

Según el inciso F del Artículo 23 del Reglamento del Congreso, es un deber de los parlamentarios: «mantenerse en comunicación con los ciudadanos y las organizaciones sociales con el objeto de conocer sus preocupaciones, necesidades, y procesarlas de acuerdo a las normas vigentes». Con ese fin se creó la Semana de Representación, actividad que consta de cinco días hábiles, generalmente la última semana de cada mes, en la que los congresistas deben aproximarse a sus electores.

Para este fin se les asigna 2 mil 800 soles que deben cubrir los gastos requeridos durante su trabajo de representación.

Tras la denuncia en un medio nacional, salieron a luz las deficiencias de este mecanismo. En vez de fomentar la relación y cercanía del congresista con sus votantes y resolver temas precisos en su jurisdicción, termina siendo un conjunto de actos de figuración donde es difícil medir su efectividad. Hasta se podría decir que incluye actividades que no aportan en nada al desarrollo de su circunscripción.

Nos centraremos en los 6 congresistas electos por la región Arequipa.

La semana que pasó, fue una Semana de Representación correspondiente a abril, pero hay parlamentarios que hasta el momento no presentan su informe sobre las actividades de marzo, incluso de febrero. El caso del parlamentario Sergio Dávila es notorio, ya que el último informe que está publicado en la página del Congreso de la República es de enero.

Horacio Zevallos también llega a enero, aunque su despacho nos informó que el mes de febrero pidió licencia, por lo que envió un documento solicitando no se le abone el monto destinado a cubrir la semana de representación de ese mes. El informe del mes de marzo se nos hizo llegar directamente.

En el caso del parlamentario Miguel Román, solo se consigna el informe hasta el mes de febrero. Justiniano Apaza, Ana María Choquehuanca, Alejandra Aramayo, sí han publicado su informe hasta el mes de marzo. Veamos.

publicidad

Justiniano Apaza

Aunque su informe de marzo es detallado, en noviembre del 2018, por ejemplo, Apaza Ordoñez presenta un informe muy básico. Consigna solo dos actividades en la semana del 12 al 16 de noviembre: Una reunión descentralizada de la comisión investigadora del proyecto Majes – Siguas II efectuada el jueves 15 de noviembre, y una reunión con la Asociación de Criadores de Toros de Pelea de Arequipa. El parlamentario justifica en el mismo informe que como miembro de la Comisión de Presupuesto y Cuenta General de la República, se encontraba exonerado de realizar la semana de representación.

Las actividades de representación del parlamentario en los meses de noviembre y diciembre del 2017 son desconocidas porque no figuran sus informes. En cambio, hay que decir que lista sus actividades al detalle, en otros casos.

Alejandra Aramayo

En su informe de marzo del 2018, consigna como “semana de representación” solo el día lunes 26 de marzo (4 actividades, pero en Lima). Entre ellas, una reunión con el presidente del Poder Judicial, Dúberli Rodríguez, con el comité de trabajadores del Ministerio Público a nivel nacional, la promulgación de una ley por parte del Congreso (de la cual ella fue autora) y la conferencia de prensa de la misma. Difícilmente se pueden considerar de relación con sus representados y tampoco justifican el gasto, pues no hubo viaje a Arequipa.

El informe carece de información detallada y consigna una serie de fotografías de las 4 actividades enumeradas. De otro lado, las entrevistas a los medios de comunicación, no necesariamente se pueden considerar como una actividad de representación.

En su informe de febrero del 2017, como parte de su trabajo de representación, coloca 6 entrevistas a distintos medios locales entre los días 23 y 24 de febrero.  Asimismo, en junio del 2017, en su informe solo consta dos días de representación, con 7 actividades entre las que incluye dos entrevistas.

En general, sus informes tienen poca profundidad y consisten de una descripción de las personas con las que se concreta las reuniones y el pedido; más no si se logró algún tipo de avance.

Ana María Choquehuanca

En el caso de Ana María Choquehuanca, sus informes guardan un formato que, aunque no tan específico, alcanza a explicar las reuniones y las acciones posteriores; pero el informe de la semana de representación de abril del 2017 termina reducido a una especie de álbum de fotografías, donde solo se consigna el nombre de las personas. La descripción no permite deducir la naturaleza y resultados de las reuniones.

En noviembre del 2018 se vuelve a exponer un formato muy similar, aunque de forma muy escueta incluye una descripción. El resto del informe es un collage de fotos y leyendas.

Este formato se conserva hasta los últimos informes de la parlamentaria, aunque ocasionalmente incluye una mayor descripción de sus actividades.

Sergio Dávila Vizcarra

En el caso de Sergio Dávila, sus informes se distinguen por ser solo descriptivos y escuetos, lo que dificulta comprender las actividades y su utilidad.

En el caso específico del informe de abril de 2017, solo incluye dos días. Entre las actividades incluye un desayuno organizado por la Presidencia del Consejo de Ministros el día 24 y la sesión del pleno en el Parlamento; así como una reunión y mesa de trabajo con los asesores en el despacho congresal, el día 25. Todas estas actividades se hicieron en Lima. ¿Cómo justificar los gastos adicionales, entonces? Además, nada de lo consignado tuvo que ver con Arequipa.

En el informe de agosto de 2017, Dávila participa en la ceremonia de aniversario de la ciudad de Tacna. El informe de septiembre del mismo año también es notorio por su escasa información, pues solo consigna fotografías.

El informe de la semana de representación del 26 al 29 de diciembre del 2017 se reduce a una sola actividad: una chocolatada y entrega de juguetes a niños de bajos recursos. Eso sí, hay muchas fotografías.

En enero del 2018 solo se informa de dos actividades: la participación de una mesa de trabajo con alcaldes de Caravelí y una reunión con agricultores del Valle de Majes, Uraca y Corire. Mas no figuran acuerdos o conclusiones.

Es solo en el informe de octubre de 2018 donde el parlamentario Sergio Dávila logra un informe más sólido, consignando las conclusiones o acciones a tomar, a partir de sus actividades de representación.

Miguel Román Valdivia

En el caso de Miguel Román Valdivia, parlamentario que se distingue por su bajo perfil, sus informes mantienen un gran parecido con sus colegas. Solo son descripciones de un par de párrafos por actividad, mencionando las personas con las que conversó y los temas en cuestión, más no las acciones que se tomarán.

En el caso especial de la semana de representación de agosto del 2017 (28 de agosto al 1 de septiembre), el parlamentario coloca entre sus 14 actividades de representación, 4 entrevistas otorgadas a medios locales y 2 ceremonias (I. E. Deán Valdivia y conmemoración de Santa Rosa de Lima).

En la semana de representación del lunes 23 de octubre al 27 de octubre del 2017, el parlamentario solo enumera actividades de 4 días. También incluye una entrevista, una ceremonia de inauguración de un local y su participación en el aniversario de la institución educativa Mercedes Manrique, en Mollendo.

En el informe de noviembre, dedica su último día de representación (viernes 24 de noviembre del 2017) a participar en la ceremonia de aniversario del distrito de Bella Unión, en Caravelí.

El informe de diciembre del 2017 hace aún más notoria la superficialidad de las actividades; la mayoría son solo “visitas” que realiza el parlamentario. Por ejemplo, a un laboratorio entomológico, a la alcaldesa de un distrito, a un Cetpro. Y una escuela para niños con habilidades especiales, sumado a una entrevista. En los cuatro días de representación que consigna en su informe, solo hubo 8 actividades.

Luego, entre el 19 al 23 de febrero, el 22 solo hay “una breve reunión” con la señora Juana Rosa Aspilcueta. Mientras que el viernes 23 indica que participó de la bienvenida a 4 parlamentarios de Taiwán en Lima. En este caso, tampoco hubo traslado.

El marzo de 2018, la única actividad que consigna es su asistencia a la ceremonia del viernes santo y en julio solo documenta tres de los 5 días de representación.

Horacio Zeballos Patrón

El congresista Horacio Zeballos presenta un formato de informes con un poco más de detalles. A pesar de ello, no se salva de cuestionamientos en cuanto a su función en las semanas de representación.

En el caso de los meses enero, febrero, marzo y abril del 2017, el parlamentario envía un solo informe, presentado el 6 de junio. Allí e presenta un conglomerado de todas las actividades realizadas los cuatro meses.

Sobre las actividades de los meses de setiembre, octubre, noviembre y diciembre del 2017, son un misterio, debido a que no existe un registro de dichos meses.

Y en el informe de marzo de 2018, solo figura un álbum de fotografías de eventos. Solo se indica fecha, lugar hora y participantes.

En suma, la utilidad de las actividades de los 6 parlamentarios por Arequipa, en las semanas de representación, no se han hecho notar. El mecanismo que fue creado para lograr una cercanía y contacto directo con la problemática específica de los lugares que representan, terminan reduciéndose a viajes protocolares y/o actividades proselitistas que no contribuyen directamente al cumplimiento de su labor en función al desarrollo de Arequipa.

publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube

La versión digital de este informe fue publicado en la Revista, Edición N° 66. Puedes descargarla aquí https://elbuho.pe/larevista/66/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE