Generar el desarrollo de capacidades para la innovación

Adopción y transferencia de capacidades tecnológicas, propuesta insuficiente

Columnista invitado Alan Fairlie

En diciembre de 2018, el Gobierno peruano aprobó la Política Nacional de Competitividad y Productividad (PNCP) elaborada por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Uno de los objetivos prioritarios de esta política es el “OP Nº 03: Generar el desarrollo de capacidades para la innovación, adopción y transferencia de mejoras tecnológicas”. Este objetivo está enfocado en fortalecer el ecosistema de innovación del país, así como las instituciones involucradas y la articulación de estas; además, de promover la formación de capital humano altamente capacitado, que facilite la gestión de los procesos tecnológicos y digitales; asimismo, busca promover una mayor eficiencia en la inversión destinada a este sector y fomentar las investigaciones, innovaciones y el patentamiento de las mismas.

Sin embargo, el balance de la situación actual y las propuestas que son presentadas por el MEF, carecen de algunos elementos que veremos a continuación:

El impacto de la innovación y la tecnología en el crecimiento y desarrollo de los países.  

Si bien la PNCP reconoce la relación directa entre la innovación y el crecimiento económico, es importante resaltar que nos encontramos en medio de la Cuarta Revolución Industrial, la cual está alterando la forma de producir e intercambiar bienes y servicios, así como las capacidades demandadas por el mercado laboral, conllevando grandes retos para las economías, pero también grandes oportunidades.

Sin embargo, nuestros avances en esta materia son escasos. De acuerdo con el Índice de Competitividad Global 4.0 (ICG), nuestro país muestra retrocesos en el eje referido al desarrollo del ecosistema de innovación, el cual mide la capacidad de innovación que tienen los países[1]. Situación similar se presenta según el Índice Mundial de Innovación 2018 (IMI), cuyos datos demuestran que en el Perú aún prevalece la falta de capital humano calificado, así como la infraestructura adecuada para la investigación, lo cual ha originado un retroceso respecto al 2017. Por último, Según el Observatorio del Ecosistema y la Economía Digital de la CAF, en nuestro país existe una escasa digitalización de los procesos productivos, así como de la adopción de nuevas tecnologías.

PUEDES VER:  Bolivia: es el racismo contra Evo

Por lo tanto tal como lo señala la CEPAL: “la competitividad y el crecimiento de los países dependerán de su integración al ecosistema digital mundial”.[2] Por lo cual resulta necesario contar con factores adecuados de producción: formación de capital humano calificado, un mayor nivel de inversión, y potencial para innovar. Por lo tanto, para lograr estándares de competitividad sostenible, el Perú debe trabajar en la diversificación y sofisticación de las competencias, a través de una mayor cooperación en temas de innovación y tecnología.

Innovación y tecnología para alcanzar mayores niveles de competitividad y productividad.

Entre 2003 y 2014, el ritmo del crecimiento económico de los países de América Latina y el Caribe, así como del Perú, fue impulsado por el auge de precios de exportación de las materias primas, lo que conllevó a una leve mejora de la productividad. No obstante, el crecimiento se desaceleró y esto no llevó a una mayor inversión en investigación o políticas industriales ni al desarrollo de actividades con mayor base tecnológica. La estructura productiva a lo largo de las últimas décadas está basada en un modelo primario-exportador, con poca generación de valor agregado e inserción en las cadenas globales de valor. Este hecho algunos organismos internacionales catalogan como “la trampa de la productividad”[3].

Por otro lado, la competitividad se ve limitada por la falta de una adecuada inserción internacional, así como los bajos niveles de adopción de tecnología. El MEF no habla sobre un cambio en el modelo económico o en la matriz productiva, sino que se centra en la necesidad de fortalecer el actual ecosistema de innovación e incrementar la eficiencia de la inversión en el sector y aumentar los números de patentes nacionales, lo cual es insuficiente.

Retos en materia de innovación, tecnología y la adopción transferencia de mejoras tecnológicas.

Recursos económicos: El diagnóstico del MEF, señala la necesidad de una mayor inversión en el sector, la cual apenas llega al 0.12%[4]. Los lineamientos de política no plantean que los recursos que el gobierno destina a este sector se incrementen. Por el contrario, estos están enfocados en fortalecer la gobernanza de las instituciones y actores del sector, medida que resulta insuficiente si lo que buscamos es aumentar la competitividad del país.

PUEDES VER:  Salario Mínimo, ¿otra vez la “mecedora”?

Asimismo, en el diagnóstico, el gobierno señala que si la inversión en I+D es baja, es porque los fondos destinados a este sector son transitorios y se dan en épocas de superávit fiscal u operaciones de endeudamiento, lo cual impide garantizar su sostenibilidad. También señala que la absorción tecnológica adquiere particular relevancia en el caso de las micro y pequeñas empresas, las mismas que requieren de un acompañamiento para lograr tal fin. Sin embargo, no lo considera como lineamiento de política. Consideramos que este debe ser un lineamiento importante que debe de ser incluido en la PNCP, puesto que fomentar el desarrollo y la transferencia de innovaciones tecnológicas para las micro y pequeñas empresas es crucial, ya que son las que más aportan al empleo y constituyen el grueso del tejido empresarial peruano.

Recursos humanos: Los lineamientos de política de la PNCP, están enfocados a asegurar la disponibilidad de profesionales altamente capacitados que puedan desarrollarse en el campo de la ciencia, tecnología e innovación. En esa misma línea, consideramos que se debe de promover en el país la carrera del investigador y evitar la fuga de talento humano de nuestro país.

Cultura de innovación e investigación: El MEF argumenta que la causa del bajo nivel de patentes está relacionada con el desconocimiento de los actores (entre ellos, las empresas e investigadores), sobre el aprovechamiento de instrumentos y las innovaciones tecnologías, además de la falta de instrumentos adecuados que garantice la protección de la propiedad intelectual. Planteamos que se deberían considerar lineamientos orientados a actualizar y/o establecer una normativa adecuada a cada sector o grupo empresarial para facilitar el patentamiento y transferencia tecnológica.

Gobernanza del ecosistema innovador: La PNCP resalta la necesidad de fortalecer las instituciones y los actores relevantes, además de reducir la duplicidad de funciones y mejorar la calidad de la innovación. Pero, consideramos que es necesario contar con un organismo de rango ministerial que no solo se encargue de la articulación de las instituciones y actores del sector, definir políticas transversales, sino que sea el encargado de gestionar mayores fondos para el sector, en el máximo nivel de la jerarquía estatal.

PUEDES VER:  Bolivia: es el racismo contra Evo

Conclusiones. El gobierno plantea lineamientos de política para la consolidación del ecosistema de innovación y la absorción de tecnologías que permitirán fortalecer la competitividad del país, no obstante, estas son aún insuficientes. Si bien es importante mejorar la eficiencia de los recursos destinados al fomento de la innovación, así como la transferencia tecnológica en el país como lo plantea el MEF, resulta indispensable por lo menos duplicar el presupuesto del sector. En ese sentido, para garantizar los recursos públicos destinados a la innovación, bastaría con reducir la evasión tributaria en 20%, lo que permitiría, según cálculos de la Sunat, recuperar un 1.5% del PBI (12.5 veces el actual de I+D). Además, dentro de este objetivo, no se contempla como lineamiento de política el acompañamiento de las micro y pequeñas empresas, en torno a la adopción de nuevas tecnologías que facilite su inserción, crecimiento e internacionalización. Así mismo, se requiere de una gobernanza e institucionalidad en el sistema de innovación, ciencia y tecnología, para lo cual es necesario contar con un ministerio de ciencia, tecnología e innovación responsable del diseño de políticas y la gestión del sector. Finalmente, es necesario implementar reformas de fondo que tengan como eje incorporar en la estructura productiva, actividades con mayor valor agregado, promover los encadenamientos productivos e insertarse en sectores de mayor intensidad tecnología, además de consolidar el mercado digital. Este debe ser parte de una estrategia inclusiva y sostenible.

Texto de Alan Fairlie y Jéssica Portocarrero

Foto:Revistaganamas

[1] World Economic Forum. (2018). The Global Competitiveness Report 2018.

[2] CEPAL (2016). Ciencia, tecnología e innovación en la economía digital La situación de América Latina y el Caribe.

[3] CAF, CEPAL y OCDE (2019). Perspectivas económicas de América Latina 2019: Desarrollo en Transición.

[4] RICYT, Gasto en I+D por Tipo de Investigación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE