No cerrar el Congreso, renovarlo a mitad de término

Columnista invitado Eduardo Abril

Necesitamos un puesto de control a mitad de camino. Ahora elegimos presidente y Congreso al mismo tiempo por un periodo de cinco años. Y si nos equivocamos al elegir, si nuestros elegidos no cumplen con las tareas que les hemos encomendado, tenemos que cargar con esa pesada cruz por cinco años. La realidad nos demuestra una y otra vez que cinco años es un tiempo excesivo. Demasiadas veces, como ahora,  hemos sentido que el Congreso no nos representa. ¿Qué otras opciones podríamos adoptar en lugar de cerrar el Congreso?

La población necesita una oportunidad de aplicar medidas correctivas con el poder de sus votos, como la de renovar total o parcialmente el Congreso a la mitad de término de mandato de un presidente, o sea cada dos años y medio.  Una form de referéndum para el presidente y revocatoria parcial o total a nuestros congresistas elegidos.

¿Por qué dos años y medio? Dos años y medio debe ser tiempo suficiente para que nuestros representantes en el ejecutivo y en el Congreso hayan demostrado sus logros y  si su actuación corresponde a los intereses que la población les ha encomendado.

¿Por qué a mitad del término presidencial? La población puede decidir si aprueba la gestión de su presidente dándole mayor o menor poder desde el Congreso. Si la población está de acuerdo con la actuación del presidente elegirá candidatos que lo apoyen. De lo contrario castigará su actuación eligiendo candidatos de la oposición.

Supongamos ahora que renovar el Congreso a mitad de término puede ser una alternativa viable. ¿Vamos por la renovación total o parcial?

Si vamos por la renovación total, es decir todo el parlamento, se somete a elecciones. Sin re-elección, tendríamos congresistas nuevos en cada elección, cada dos años y medio, lo que no parece aconsejable.

Si vamos por la renovación parcial, digamos la mitad del Congreso, entonces el término de un congresista tendría que ser de cinco años. Así se permitiría la renovación intercalada por mitades, con o sin reelección. La mitad del Congreso se renueva al día que se elige al presidente. Y la otra mitad dos años y medio más tarde.

En lo particular, yo preferiría una renovación “total”,  pero permitiendo la reelección. Todo el Congreso se somete a elecciones cada dos años y medio, pero puede haber reelecciones. Esto, considerando que hay congresistas que sí nos representan y la población debería tener la opción de depositarles su confianza por uno o más periodos adicionales. Los malos congresistas no deben ser reelegidos si la población cumple, como debería, con la  parte que le corresponde en este experimento llamado democracia.

Siguiendo el modelo de renovación parcial o total a mitad de término, el actual Congreso, de mayoría fujimorista y con una desaprobación de más del 80%, habría sido sometido a evaluación popular en elecciones en octubre del pasado 2018. Los nuevos congresistas habrían tomado sus cargos en enero de 2019 (mitad de término del periodo que inició en julio de 2016). Así, hoy tendríamos un Congreso parcial o totalmente renovado. Entonces no habría necesidad de cerrar el congreso.

En EEUU los miembros de la Cámara de Representantes (435) sirven en términos de dos años. Y todos se someten a elección/reelección cada año par. Sin embargo, los senadores (100), sirven en períodos de seis años y las elecciones se escalonan durante años pares. Así, alrededor de un tercio del senado es sometido a elección/reelección cada dos años.

Por supuesto que la idea de renovar el Congreso a mitad de término presidencial no es del agrado de nuestros  partidos políticos,  pues todos apuestan por alcanzar una mayoría dominante en el parlamento. Y que nada les impida ejercer ese poder por cinco años, aunque quisieran quedarse diez. 

En una democracia debe  mandar el pueblo. Una forma directa de democratizar el Congreso sería  renovándolo a mitad de término presidencial. Así se otorga más poder al electorado sobre su Congreso, su presidente, y los partidos políticos.

publicidad

Una respuesta a “No cerrar el Congreso, renovarlo a mitad de término”

  1. Avatar anselmo tovar dice:

    renovar, cambiar un tercio de los congresistas que no hacen nada util para la sociedad.
    cada dos años, elegir nuevos congresistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE