Los empresarios que supieron hacerla tanto en el fujimorismo como en el humalismo

Eduardo Sobenes y José Paredes: con dios y con el diablo

Otrora socios y prósperos empresarios, viven sus horas bajas a la sombra de los escándalos de corrupción que tienen en jaque a Ollanta Humala y Nadine Heredia. Pero antes de la llegada de sus amigos del nacionalismo al poder, ya habían encontrado impulso a sus actividades alrededor del fujimontesinismo.

Reportaje Avatar

Si algo caracterizó la relación entre fujimorismo y humalismo es el encono visceral que marcó sus interacciones entre 2011 y 2016. La primera derrota de Keiko Fujimori y el ascenso de Ollanta Humala a la presidencia dejó rencores irreconciliables entre sus militantes. Sin embargo, por improbable que parezca, existieron figuras que supieron encontrar prosperidad en ambos regímenes y obtener beneficios de los dos poderes de turno. Es el caso de Eduardo Sobenes y José Paredes. Ambos empresarios alcanzaron éxito en el gobierno de Ollanta Humala, pero ya gozaban de buena estrella desde el régimen fujimorista. Todo, gracias a su cercanía a mandos militares allegados al poder de turno.

La sociedad entre ambos perdió solidez conforme el humalismo menguaba. Según el exministro Carlos Paredes, hoy con impedimento de salida del país, Eduardo y ‘Pepe’ resolvieron su vínculo hace más tres años; cuando se producía el cambio de régimen y los hilos de la corrupción empezaban a verse en las costuras del Partido Nacionalista.

En desbandada, ambos compañeros son parte de investigaciones fiscales por los escándalos del Club de la Construcción, la gigantesca maquinaria de coimas y corrupción para la adjudicación de obras de construcción a empresas nacionales del rubro. Por un lado, Sobenes se acogió a la colaboración eficaz salvándose a costa del hundimiento del examigo. Por el otro, el hermanísimo José Paredes, harto complicado por las acusaciones que sobre él pesan, ya está con prisión preventiva por 18 meses, desde mayo pasado y acusa a Sobenes de inventar por venganza. ¿Cómo se acabó el amor entre ambos empresarios arequipeños? Para entender mejor su relación hay que remontarse algunas décadas en el tiempo.

Grandes amigos de Ollanta Humala y Nadine Heredia, el destino de ellos y sus contactos es ahora incierto. Foto: Publimetro

El círculo del Doc

En los noventas, si alguien equiparaba o incluso llegó a superar el poder del presidente, ese era Vladimiro Montesinos. El Doc ejercía influencia mediante infinidad de operadores políticos y militares. De estos últimos, muchos eran altos mandos que en su mayoría fueron parte de la “promo” de Montesinos, la tristemente célebre “Centenario del Combate de Dos de Mayo”. Una camada de la que salieron Abraham Cano Angulo, José Villanueva Ruesta, y Carlos Indacochea Ballón. Este último, el artífice de la prosperidad inicial de la dupla Paredes – Sobenes.

Para asegurar su influencia, Montesinos se aseguraba del ascenso de sus cercanos y les otorgaba cargos importantes. En el caso de Indacochea Ballón, el entonces general llegó a ser jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Pero también fue parte de algunas actividades irregularidades del régimen, entre las que se cuentan el Grupo Colina y la re-reelección de Fujimori. Por éste último, se le imputaron los delitos de peculado, malversación de fondos, asociación ilícita y contra el derecho de sufragio.

Cronología del apogeo y ocaso de la dupla Sobenes – Paredes

Como parte del círculo del ‘Doc’, el general Indacochea tuvo impulso para sus actividades empresariales. Según se conoció años después de la caída del fujimontesinismo, el militar y su familia se hicieron de 86 hectáreas en Moquegua, de forma irregular. Mientras tanto, sus cuentas bancarias acumulaban millones. En 2003, Contraloría le detectó una fortuna acumulada de 3,5 millones de dólares en 25 cuentas bancarias. La fortuna también alcanzó a su hija, cuyas cuentas registran depósitos por 70 millones de soles entre 1998 y 2000. Asimismo, la prosperidad también alcanzó a otros familiares del general.

El lugar correcto

Estar en el lugar correcto, en el momento indicado, puede ser determinante para el éxito de un emprendimiento. Tal es el caso de Apoyo Total.

La compañía se crea en junio de 1986 y cuenta entre sus fundadores al hoy colaborador eficaz Eduardo Sobenes Vizcarra. Cuatro años más tarde, en junio de 1990, llega a la firma la hermana del general Indacochea Ballón y esposa de Sobenes, Mariela.

Desde entonces, la empresa cotizó al alza; a la par que el apogeo del gobierno de Fujimori. Durante esos 11 años, se expandió a otras provincias y vio crecer su capital. A nivel de Arequipa, gozaba de multitud de contratos. Mientras que en la mayoría de entidades públicas y privadas era común encontrar a personal de seguridad de Apoyo Total.

Un escenario similar se dio para Peruana de Vigilancia y Protección. La empresa se funda en febrero de 1993, pero es en 1995 cuando es ocupada por el círculo del clan Indacochea Ballón. El hermano del general, Juan Patricio, acompañó a José Guillermo Paredes Rodríguez en la junta directiva que desembarcó a los dueños originales. Ese mismo año llegaron Sobenes y su esposa, como presidente del directorio y directora.

paredes
José Paredes, en la audiencia de prisión preventiva que terminó enviándolo a la cárcel pro 18 meses

Con la actividad empresarial del clan Indacochea Ballón encaminada, los años posteriores al fujimorato no supusieron el final de ambas empresas. Lo que sí ocurrió fue que Sobenes y Paredes ganaron poder al interior de las dos firmas, con familiares y allegados suyos entrando a los directorios y la salida de los Indacochea Ballón, a excepción de Mariela, de puestos directivos. En esas condiciones, llegó el despunte humalista.

Bolsillos nacionalistas

Ollanta Humala irrumpió en la política nacional el año 2000, cuando junto a su hermano protagonizaron el levantamiento de Locumba contra la dictadura fujimorista, hecho que aún hoy sigue siendo fuente de suspicacias, pues tuvo relación con, por lo menos, dos de los generales de la promoción de Montesinos: Abraham Cano Angulo, quien lo había tenido como adjunto en Arequipa y Jorge Indacochea Ballón, cuñado de Sobenes quien era, a su vez, socio de su “promo” Pepe Paredes.

Sus aspiraciones presidenciales se hicieron concretas en los meses previos a la campaña presidencial del año 2006. Paredes fue un activo promotor de su campaña. En ese momento, los analistas señalaron cercanía con el régimen chavista, que estaría tras el financiamiento de su campaña.

Al igual que con Montesinos, la formación castrense de Humala condicionó el progreso de varios de sus compañeros de promoción. Uno de ellos era el mismísimo Pepe Paredes, que desde el 2004 contacta a Sobenes con el entorno humalista. El empresario buscaba alguien en París para que le ayude con un trámite en Francia y Paredes lo contactó con Humala.

Así, según Sobenes, el 2008 recién volvió a saber de Humala. Paredes le comenta que Humala y su esposa necesitaban simular pagos de una consultoría de 200 mil dólares para acceder un préstamo hipotecario. Se simularon 11 pagos de 5 mil 500 dólares desde Apoyo Total.

Eduardo Sobenes, hoy colaborador eficaz delata a su exsocio.

Durante el 2009, Peruana de Vigilancia recibió transferencias a pedido de Sobenes para cubrir problemas de pagos de planillas. Fueron 50 mil y 25 mil dólares ingresados a nombre de José Paredes, pero proporcionados por Ollanta Humala.

Más tarde, el mismo año, la empresa requiere 100 mil dólares para una carta fianza que necesitaban para una licitación. Paredes le consigue el dinero y lo ingresa a un fondo mutuo que se usa como garantía para la carta finanza. El dinero aparece referenciado en las agendas de Nadine.

Amiguísimos

A partir del 2011, tanto Apoyo Total como Peruana de Vigilancia vivieron un periodo de bonanza que coincidió con la asunción de Ollanta Humala al poder. La primera vio crecer su capital social hasta alcanzar 1 millón de soles.

La segunda, Peruana de Vigilancia, se embarcó en la adquisición de un terreno de 900 metros cuadrados en la avenida Olímpica, en el Cercado de Arequipa. El predio les costaría 450 mil dólares y entonces solo tenían 250 mil. Para cubrir el faltante, Sobenes declaró que Pepe obtuvo el dinero de Humala. Los 200 mil dólares ingresaron a la empresa como aportes de José Paredes y sus hermanos Ana y Julio. La donación de Humala vuelve a figurar en las agendas de su esposa.

Luego, la cercanía con el gobierno nacionalista no se limitó al capital del entonces presidente. Entre el 2011 y el 2016 ambas empresas obtuvieron millonarios contratos con instituciones estatales. Peruana de Vigilancia brindó servicios a dependencias del Estado por un acumulado de 6 millones 439 mil soles. Más de la mitad que el total de sus licitaciones históricas (11 millones).

Aún más fructífero fue el hacer de Apoyo Total (de Sobenes) de cara a las contrataciones con el estado. En el quinquenio de Humala hizo tratos por hasta 23 millones 991 mil soles. Alrededor del 77% de su total histórico con el Estado (31 millones).

Sálvese quien pueda

A la salida de la pareja Humala – Heredia del gobierno, en 2016, le siguieron denuncias y destapes de corrupción. Por un lado, continuaban las indagaciones de delaciones sobre el caso agendas de Nadine, que comprendía blanqueos de dinero proveniente del gobierno chavista y Odebrecht. Mientras tanto, empezaba a vislumbrarse la gigantesca maquinaria detrás del Club de la Construcción y el sistema de coimas para el que se prestaron poderosos empresarios y el entorno cercano al expresidente, entre ellos Sobenes y los hermanos Paredes.

Exministro de Transportes de Ollanta Humala, Carlos Paredes, acusado de recibir coimas a través de su hermano Pepe Paredes, actualmente con impedimento de salida del país.

Los esfuerzos de la Fiscalía por esclarecer ambos casos comprendieron la búsqueda de colaboradores eficaces en el entorno nacionalista. Sobenes fue uno de los que se acogió a este beneficio y empezó a complicar a los investigados. Los soplos permitieron confirmar las hipótesis fiscales y pormenorizar el accionar de los Humala – Heredia y su cúpula, entre los que quedaron los hermanos Paredes. Las investigaciones fueron menos favorables con ambos: sobre José pesa una orden de 18 meses de prisión preventiva; y sobre Carlos (el exministro) ocho meses de impedimento de salida del país.

Si bien Sobenes está menos complicado, los movimientos en su entorno son llamativos. El 19 de julio del 2016, a nueve días que Ollanta deje de ser presidente, se creó la empresa Sindac Investments S.A., con sede en Panamá. La firma lo tiene como secretario, y completa la directiva con su esposa Mariela Indacochea Ballón y su hijo Pablo Sobenes Indacochea. Los mismos tres, durante años, ocuparon la directiva de Apoyo Total.

Actualmente, Eduardo Sobenes ya no aparece en el directorio de Apoyo Total. En su reemplazo entró su hija, Lucía. Tampoco hay rastro suyo entre los accionistas, que solo son dos personas: la cónyuge y la hija del empresario. No sucede así con Peruana de Vigilancia. El detenido Pepe Paredes acapara el 99,99% de las acciones y deja el 0,01% restante a su hermana Ana María.

Las complicaciones legales para Eduardo y Pepe son el colofón de una debacle anunciada. Aunque aún no se conoce el desenlace y consecuencias de sus acciones, el refrán de “lo que mal empieza, mal acaba”, es el que mejor describe su ascenso y caída. Y si bien ya se les procesa por sus nexos con el humalismo, no hay que pasar por alto la oportuna cercanía del montesinista Carlos Indacochea Ballón: un ciclo que tuvo como alfa y omega a militares corrompidos por el poder y el dinero. Rompan filas.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Una respuesta a “Eduardo Sobenes y José Paredes: con dios y con el diablo”

  1. Avatar Jorge Sotelo Salas dice:

    Felicitaciones a Mabel, Josué y colegas de El Buho por asumir cada vez un rol informativo y crítico frente a los problemas graves que afronta el país. Es el tipo de línea periodística que contribuirá a resolverlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE