Legado de los acuarelistas

Exhaltación del paisaje arequipeño

Con o sin escuela académica, la acuarela arequipeña es un símbolo en esta ciudad y su historia artística.

La Revista Avatar

Es innegable que Arequipa ha sido cuna de grandes acuarelistas, desde  inicios del siglo XIX. Existen diversas teorías sobre eso, y varias apuntan a la luminosidad natural que proyecta este escenario; otras, a los numerosos  paisajes que rodean la Ciudad Blanca.

Nadie con más autoridad para interpretar el porqué de tantos acuarelistas renombrados nacidos en Arequipa, como Teodoro Núñez Ureta, quien lo describe magníficamente en su artículo “El Paisaje” de 1940. “Es cosa ya mil  veces dicha que el ambiente predispone, incita, obliga. Nuestro  ambiente es campo propicio de toda inspiración artística. La ciudad vieja y conventual, con sus muros coloniales, sus callejuelas pintorescas y su paz aldeana, parece invitar a la evocación y al poema. Y nuestro paisaje, tan a la  mano, rodeando la ciudad por todas partes, sirviendo de alegre fondo a  todos los caminos, en una permanente incitación a la pintura. De cualquier  casa, de cualquier calle, el contacto con la naturaleza es inmediato.

PUEDES VER:  Cientos de obreros de construcción civil paran obras y salen a protestar

Tenemos allí, al alcance del brazo, la campiña verde, y fresca, las montañas familiares recortándose rotundamente en el azul puro e intenso del cielo”…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE