Juan Guillermo Carpio Muñoz: “Arequipa se ha hecho en base a los migrantes”

El único título que aceptó en vida fue el de “arequipeñista”. Pero “Juanito Carpio” ejerció de historiador, escritor, recolector, compositor y degustador de las costumbres y tradiciones de Arequipa. Luego de apartarse a otros confines para cantar yaravíes y degustar jayaris etéreos, nos dejó la tarea de seguir ese camino. A seis meses de su partida y en el mes de Arequipa, reproducimos la última entrevista concedida a El Búho.

Entrevista Mabel Cáceres Calderón
Juan Guillermo Carpio Muñoz

Hablemos sobre la Arequipa que muchos añoran. “Todo tiempo pasado fue mejor”, no todos coinciden con eso Juan Guillermo Carpio Muñoz. ¿Cómo era la Arequipa en la que tu creciste y en la que seguramente se forjó el amor que le tienes a esta tierra?

Los primeros recuerdos que tengo de Arequipa son del barrio Beaterio, antes viví con mis padres en la 2da cuadra de la calle Mercaderes, año 48, 49. La Arequipa de mi infancia era una mucho más pequeña, como urbe y poblacionalmente, y con mucha campiña. Vivíamos al pie de una poderosa acequia. En esa Arequipa todo el mundo se conocía, nos saludábamos con todo el mundo. Mi padre era un boticario muy popular y muy buscado, era el médico de pobres de la ciudad.

Muchos coinciden en que la calidad de la educación pública ha desmejorado.

Era de primera, estupenda. Los que llegaban a ser profesores eran los mejores alumnos y socialmente los maestros eran mejor considerados. Además, hay un asunto importante, en ese tiempo todos los padres tenían la vida menos agitada que el día de hoy, especialmente las madres de pueblo y de clase media, no acostumbraban a trabajar y menos las de clase alta; y tenían más tiempo para los hijos para inculcarles y enseñarles. En ese tiempo se transmitía arequipeñismo, en ese tiempo las escuelas fiscales tenían cursos de folklor con profesores de lujo. Benigno Ballón Farfán, Manuel Gallegos, los hermanos Valencia Jiménez, enseñaban en muchas escuelas.

O sea, el aula, los mayores y la escuela transmitían arequipeñismo. Hoy en día es una desgracia. Hace 17 años vengo pidiendo que el Gobierno Regional cree un curso de identidad cultural arequipeña en todos los niveles por ley, en primaria, en secundaria y sin embargo no se crea. Y es hoy más que nunca, porque las mamás no tienen tiempo y hay más migrantes que nunca ¿quién transmite el arequipeñismo? Nadie.

En ese tiempo, era más frecuente hablar de este tema del arequipeñismo, los yaravíes y las costumbres ¿cómo eran las fiestas?

El cuarto centenario se celebró de una gran manera, el componente cívico, popular y patriótico fue enorme en 1940. A partir de ahí se cambió el sentido de las fiestas. Antes la fiesta popular era el día de la patria. Había un desfile escolar en cada uno de los distritos. Entonces el 15 de agosto estaba tan cerca, que las fiestas patrias no se celebraban de gran manera. A partir del 40, se puede decir que vienen decreciendo las fiestas de Arequipa de manera importante.

Hablemos de las expresiones culturales y tradicionales de Arequipa. ¿Cuál es su origen social y cultural? ¿Cómo lo ves tú?

Toda la manifestación cultural de Arequipa es mestiza, porque el pueblo de Arequipa es mestizo, nuestra identidad cultural es mestiza y podríamos decir que es el patrimonio más grande que ha construido Arequipa en todas sus generaciones, es este mestizaje cultural.

¿Este mestizaje cultural de dónde viene?

Es lo que yo le suelo llamar el mestizaje de mestizajes. Quienes mezclaron sus identidades culturales venían de mestizajes previos. Los españoles en primer lugar, de españoles tenían muy poco. Los conquistadores del Perú, los fundadores de Arequipa y los primeros pobladores de Arequipa, tenían más de árabes que de españoles, eran andaluces y extremeños y algunos castellanos. Esos que llamamos españoles, y que yo les llamo moros, a los fundadores de Arequipa, en dos siglos y medio nos han dejado idioma, iglesia católica, costumbres, etc. Los que vinieron eran mestizos y aquí encontraron quechuas. En la simplificación que generalmente se da en los cursos de historia en el colegio, el mestizaje se da entre el español y el inca o quechua. Falso de toda falsedad con respecto a Arequipa. En Arequipa los incas llegaron en la víspera de la llegada de los españoles.

Para esa época de la conquista, ¿qué grupos estaban acá o qué cultura?

Podemos hablar de otros mestizos, los moros que vinieron eran mestizos y encontraron otros mestizos entre Tiahuanacos, Lupacas, Collas, Aimaras, Nazcas, Paracas, Huaris, Yanahuaras, Chilques, Chancas y eso es lo que hasta la fecha han encontrado rastros, y con el paso del tiempo van a encontrar rastros de otras culturas más. Por eso tenemos que hablar que lo nuestro es un mestizaje de mestizajes. Ahora es necesario diferenciar el mestizaje biológico del cultural. Mestizos biológicos debió haber antes de que se funde Arequipa. Los primeros europeos llegan aquí en 1536, entonces se puede pensar que ya en 1540 había bastantes ccoritos.  De eso no estoy hablando del mestizaje cultural que se demora mucho en fructificar.

Ahora, todo eso ha producido unas expresiones únicas que la UNESCO ha reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esa unión que produce algo único en el mundo ¿qué frutos son los que Arequipa contemporánea debería estar explotando?.

Por lo menos 2 siglos se demoraron en fructificar y ya para la independencia sale una nueva identidad arequipeña. Ahí encontramos a Melgar como símbolo. Esta identidad arequipeña que surge, ya no se sentía ni indio, ni español, sino solamente arequipeño.

¿Cómo ahora se ve este mestizaje logrado después de dos siglos? ¿Cómo lo aprovechamos hacia el futuro?

Estamos viviendo ya un segundo mestizaje. De 1950 hasta acá está en curso un segundo mestizaje que tiene un mayor componente andino, menos occidental. Sin embargo, en franca mezcla. Porque lo occidental se nos viene con la modernidad, como los medios. Este segundo mestizaje va a fructificar en por lo menos unos 50 años más, como nueva identidad. Lo que tenemos que tratar es de no perder la identidad cultural pasada, sino enriquecerla o variarla, pero no perderla. Sobre todo en los aspectos más importantes como nuestra arquitectura, la gastronomía, la música, el baile, etc. Pero esos son los aspectos visibles, que no son los fundamentales. Los fundamentales son la laboriosidad del arequipeño, siempre ha sido muy trabajador.

¿Y la rebeldía y la capacidad de indignarse, la vena revolucionaria y justiciera?

El que trabaja y se hace a sí mismo, sabe lo que cuesta, no lo despilfarra porque le ha costado mucho. Y tiene mucha dignidad, es pobre pero honrado, se siente dueño de lo poco que ha conseguido, y es justiciero. No va a dejar que nadie venga a quitarle lo que ha conseguido. En nuestra identidad cultural lo primero es eso, que no se ve ni se come, pero hay que hablarlo y educarlo, por eso propongo el curso ya mencionado. Ese es un desafío que tenemos. No tenemos por qué tener temor al presente. Los arequipeños que creen que porque han llegado los migrantes es el acabose, debo decirles que están equivocados totalmente. Este pueblo ha sabido enseñar a los migrantes, poco a poco, lo nuestro.

¿Qué piensas de quienes dicen que la migración es un problema?

Esta ciudad se ha hecho de migrantes. Además, la mayoría de los nuevos arequipeños tienen un origen aimara y sintonizan con nosotros en su sentido justiciero. Para el nuevo surgimiento de esta identidad, no hacen nada las autoridades ni las escuelas, pero se está formando solo. Por ejemplo, en las picanterías, en la barra del Melgar, en el corso, son nuevos arequipeños que se están identificando. Ese es el futuro de Arequipa, tratar de inculcarle lo poco que nos queda de la vieja identidad arequipeña, porque la única forma que perdure es que ellos tomen la posta.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE