El orgullo de vivir en una ciudad única en el mundo y las obligaciones que eso conlleva para su conservación.

Patrimonio, privilegio y responsabilidad

“Es también un privilegio vivir en esta ciudad excepcionalmente singular, y compartir su identidad cultural. En efecto, Arequipa es única. Desde sus orígenes esta tierra ha sido y sigue siendo un lugar de encuentro. Un encuentro geográfico entre las montañas y el mar, entre el sur y el norte continental”

La Revista Avatar

Por Arquitecto Luis Maldonado Valz: Tuve el honor de leer un mensaje a mis colegas con motivo de celebrarse el LVII aniversario del Colegio de Arquitectos del Perú, aquí comparto algunas reflexiones manifestadas en dicha ocasión.

Es un privilegio para todos nosotros, ser naturales y vivir en este país que, con no más de otros siete u ocho países, es cuna de una civilización mundial. Y por supuesto, es también un privilegio vivir en esta ciudad excepcionalmente singular, y compartir su identidad cultural. En efecto, Arequipa es única.

Desde sus orígenes esta tierra ha sido y sigue siendo un lugar de encuentro. Un encuentro geográfico entre las montañas y el mar, entre el sur y el norte continental. Conscientes de ello los colonizadores hispanos, al fundar la ciudad sobre asentamientos de yarabayas y chimbas, le asignaron un rol de centro logístico macroregional.

Desde Arequipa se abastecía a las haciendas y minas en el Altiplano; como también desde Arequipa partían los misioneros hasta la Chiquitanía boliviana y el Chaco paraguayo. Desde aquí partió Pedro de Valdivia a la conquista de Chile. Este trasiego de expediciones, comerciantes, arrieros, misioneros, y toda clase de viajeros, fue formando localmente una cultura De amplio horizonte. Y decimos que Arequipa….

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE