El fascismo al desnudo

Columnista invitado Edgar Cáceres Escobar

¿Eres comunista?

No, soy anti fascista

¿Desde cuando?

Desde que supe qué es el fascismo.

Ernest Hemingway
“Por quien doblan las campanas”
fascismo

La mejor manera de comprender algo es ver una demostración, y qué mejor que verla ahora sin tener necesariamente que acordarse de lo que sucedió en la Italia de Mussolini, la España de Franco o la Alemania de Hitler. Basta poner atención a lo que está sucediendo ahora en Brasil para tener una clara idea de lo que representa el fascismo, pero no solamente en Brasil, también aflora en la personalidad de Trump en los Estados Unidos. Los fascistas ya no disimulan el racismo y la violencia política y fáctica. Bolsonaro en un desfachatado acto de misoginia le dijo a la diputada María del Rosario: “No te voy a violar porque no te lo mereces”. En una ocasión dijo que el holocausto podía perdonarse, en otra despreció a los afro brasileños diciendo que no servían ni para reproducirse. Mostró su homofobia al decir que sería incapaz de amar a un hijo homosexual. Propuso ametrallar desde el aire un barrio pobre para eliminar a los delincuentes. Al igual que Trump, es partidario de la libre portación de armas. No oculta su admiración por el dictador brasileño Carlos Alberto Brillante Ustra condenado por secuestro y tortura durante la dictadura 1964-1985, es decir por los mismos delitos que entre otros, Alberto Fujimori está en la cárcel. Pero no solamente es lo que dice sino también lo que hace, se ha unido a las iglesias pentecostales brasileñas altamente fanáticas, y estas cada vez más se introducen en el Estado brasileño. Alienta la minería informal que produce la deforestación de la Amazonía, es por eso que se han producido los incendios de cientos de miles de hectáreas matando y desapareciendo para siempre sin número de especies.

Merece la pena analizar por qué el pueblo brasileño ha elegido a este sujeto. Uno de los factores fue la enorme corrupción en los gobiernos de Lula y Rousseff. La creciente ola de delincuencia, y el desconocimiento de lo que es el fascismo, llevó al pueblo a saltar de la sartén para caer en el fuego. A los fascistas no les gusta la democracia, son partidarios de un Estado totalitario que controle la prensa y anule la diferencia entre lo público y lo privado. Altamente fanáticos, proclives a ideas religiosas muchas veces inventadas por ellos. Joseph Goebbels el ministro de propaganda de Hitler, un día después de saber que Hitler se había suicidado, él y su mujer envenenaron a sus 6 hijos y luego también se suicidaron. El fascismo que se creía extinto después de la Segunda Guerra Mundial ha resurgido en diversas partes del mundo, en Latinoamérica  además de Brasil, el fujimorismo en Perú da signos de seguir en esa línea debido a su falta de un programa político coherente, y por pragmatismo para lograr el poder, se ha aliado a iglesias evangélicas radicales como la del pastor Alberto Santana, con el que en 2016 firmaron un pacto para rechazar la unión civil. Varios congresistas de ese partido marchan codo a codo con la agrupación “Con mis hijos no te metas”. Alientan la violencia apoyando al movimiento “Resistencia” liderado por en individuo llamado Juan Muñico Gonzales, alias “Maelo” que ataca a periodistas, admira a Vladimiro Montesinos, y está abiertamente en contra del enfoque de género. La actual lideresa del fujimorismo Keico Fujimori, ha pactado el apoyo de los mineros informales que deforestan la selva peruana. Todas estos actos son signos inequívocos del fascismo enquistado en esa organización investigada ahora como organización criminal; sin embargo, debido a estos grupos que la apoyan obviamente por intereses personales, según una última encuesta cuenta con un preocupante 8% que podría crecer, ya que en su estrategia para alcanzar el poder, está procurando acrecentar el apoyo a la candidatura del radical Antauro Humala, con el sólo propósito de que la gente por miedo al radicalismo de izquierda retrógrada vote por el fujimorismo. Ahora ya podemos ver y saber con certeza lo que es el fascismo.

El Búho, síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE