Salinas y Aguada Blanca: Colocarán casetas para evitar daños por asentamientos humanos

La ubicación de los asentamientos urbanos está provocando que las poblaciones se acerquen con mayor rapidez al núcleo

Regional El Búho

Alrededor de 500 hectáreas de terreno del área de amortiguamiento de la reserva de Salinas y Aguada Blanca se encuentran actualmente ocupadas por pobladores de las partes altas de los distritos de Yura, Cerro Colorado, Cayma, Alto Selva Alegre, Mariano Melgar, Miraflores y Chiguata. Estos se ubican entre la reserva y la zona de ampliación urbana, según el Plan de Desarrollo Metropolitano de Arequipa.

Salinas y Aguada Blanca

El jefe de la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, Jhon Machaca, con representantes de municipios distritales, integran mesas de trabajo para prevenir acciones ilegales dentro del área protegida.

El inminente avance de los asentamientos humanos hacia la reserva nacional pone en riesgo la conservación de sus recursos naturales y paisajísticos. Machaca defendió el derecho a la propiedad, haciendo un llamado para habitar con responsabilidad esta zona protegida por el Estado. Resaltó que “los que quieran usar sus propiedades tendrán que restringir algunos aspectos para cuidar esta área”.

La ubicación de los asentamientos urbanos está provocando que las poblaciones se acerquen con mayor rapidez al núcleo. Por ello, el IMPLA deberá limitar la expansión de la zona urbana en el Plan de Desarrollo Metropolitano para no comprometer el área de amortiguamiento.

“Esperamos que, de mano de los entes competentes en desarrollo urbano, podamos establecer límites en el área de expansión urbana de Arequipa metropolitana, para prevenir que luego se ubiquen muy cerca de la reserva nacional”

Salinas y Aguada Blanca

Acciones para proteger la reserva de Salinas y Aguada Blanca

El jefe de la reserva integró mesas de trabajo con municipios distritales para la instalación de casetas de control. La basura encontrada cerca al área protegida es una de las consecuencias de la falta de sensibilización de los ciudadanos.

Este trabajo de campañas tomará tiempo, pero generará en los propietarios una cultura de prevención de desastres ambientales.

Son consideradas acciones ilegales todas aquellas que atenten contra el ecosistema preservado como la destrucción, quema, daño o tala. El bosque de queñua que se encuentra en la reserva es considerado el más grande de la región, indicó Juan Pinto Corrales, especialista de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre de Arequipa.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE