¿De qué lado estuvieron los parlamentarios arequipeños en la disolución del Congreso?

La crisis política vivida no tuvo indiferentes a los representantes por Arequipa. ¿Cómo actuaron durante la disolución del Congreso?

Análisis Avatar
Arequipa congresistas disolución congreso

Las horas previas a la disolución del Congreso de la República serán recordadas por la sucesión de momentos accidentados que protagonizaron sus integrantes. En algunos de estos momentos intervinieron los representantes de Arequipa en el legislativo, en mayor o menor medida, y que aquí recopilamos.

El primer momento de tensión se vivió con la elección de un nuevo integrante del Tribunal Constitucional (TC): Gonzalo Ortiz de Zeballos Olaechea, primo hermano del presidente del legislativo, Pedro Olaechea. Este acto desencadenó la crisis política en la que se sumió el país este lunes. La votación de la representación arequipeña quedó inmortalizada en el panel de asistencia. 

La fujimorista Alejandra Aramayo y el acciopopulista Miguel Román votaron a favor de la elección del candidato propuesto al TC. Mientras que Justiniano Apaza y Sergio Dávila marcaron en contra de su designación. En tanto, Ana María Choquehuanca y Horacio Zeballos no registraron votación. Sin embargo, durante el registro de voto, Zeballos estuvo protestando en el centro del Hemiciclo y en contra de la toma del tribunal.

Congreso disuelto

Consumada la denominada “elección express”, se levantó la sesión en el pleno hasta la tarde, cuando se debatiría la Cuestión de Confianza propuesta por el entonces premier Salvador del Solar. Esta votación se produjo casi en simultáneo al mensaje a la Nación donde se daba cuenta del cierre del Congreso. En ese momento crucial, algunos parlamentarios arequipeños volvieron a la palestra. Aramayo y Román votaban disciplinadamente.

La respuesta del Congreso a su disolución vino en forma de iniciativa de declaración de incapacidad moral del presidente Martín Vizcarra. La moción se admitió y votó a prisa, con la participación de los legisladores locales, Alejandra Aramayo y Miguel Román que respaldaron ambas votaciones. Con sus votos se aprobó la suspensión de un año al jefe de Estado, con el posterior ascenso de la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz.

Tras su designación como presidenta interina, Aráoz recibió el saludo cordial de Aramayo y Román. Así quedó en evidencia en capturas de los momentos posteriores a su juramentación.

Las reacciones

Para Sergio Dávila, la disolución del legislativo era un escenario anticipado y desencadenado por la elección del magistrado del TC. Una medida que evidenció que la Cuestión de Confianza fue negada.

“Se entendía automáticamente que si se daba esta elección se estaría negando la confianza y ha sido la detonante para que el presidente solicite la disolución del Congreso de la República”.

Sostuvo que fue la mejor decisión para la gobernabilidad y paz social del país. En esa misma línea, dijo que tras el cierre del Congreso el país amaneció en calma. “El país era ingobernable. Se están buscando las condiciones para gobernar, para la paz social”, concluyó.

Por su parte, Justiniano Apaza culpó al Congreso de desencadenar la crisis y el cierre del legislativo. En especial el fujimorismo, de quienes dijo, no les interesa el país:

“Esta disolución del Congreso es producto de la soberbia, de el capricho y la tozudez de los fujimoristas y sus satélites. Prácticamente han auto disuelto por capricho simplemente, por no querer aprobar un proyecto de ley de confianza”.

No obstante, consideró que Vizcarra tampoco tiene las cosas claras. Señaló que cometió distintos errores y mostró momentos de desesperación. Algo que acrecienta la incertidumbre entre la población.

Finalmente, señaló que su posición nunca fue de apoyo al presidente. Recalcó que el jefe de Estado gobierna de cara al empresariado y rechaza los reclamos laborales y sindicales.

publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE