El anunciado cierre del Congreso y la cronología de lo inevitable

El cántaro y la fuente

En promedio, el 90% de los peruanos aprueba el cierre del Congreso, la popularidad del presidente Vizcarra casi se ha duplicado y los intentos de resistencia de la mayoría fujimorista y aliados que conformaron el fenecido Congreso, han acabado con un certero golpe de cono de la ciudadanía indignada. Tanto fue el cántaro por agua, que acabó por romperse.

La Revista Avatar

La mañana del 30 de setiembre, a partir de entonces una fecha histórica, un conspicuo representante del repudiado Congreso, Héctor Becerril, desafiaba por enésima vez al presidente. “Ya hemos elegido a un miembro del TC, ahora que cierre el Congreso, que lo cierre, o es que le tiemblan las piernas”, espetaba a Vizcarra a través de una prensa siempre atenta a ese  tipo de expresiones.

Previamente, un espectáculo sin precedentes había tenido lugar en el hemiciclo. Sumergidos en su propia ruindad, los congresistas de mayoría se dirigían a grito pelado al presidente del Consejo de Ministros, Salvador Del Solar, pidiéndole que desalojará el lugar. Una especie de jauría de mujeres incontrolables señalaba con el dedo al representante del Ejecutivo que había entrado sin invitación y luego de esforzados empujones de algunos congresistas que tuvieron que usar la fuerza para abrir las puertas cerradas por orden expresa.

Empeñados en llevar a cabo la elección de magistrados del Tribunal Constitucional, para tomar control de esta entidad, el comportamiento de los congresistas llegó a extremos impensados…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE