En el Perú los conflictos sociales son verdaderas “guerras del interior”

Joseph Zarate: En el Perú los conflictos sociales son verdaderas “guerras del interior”

Joseph Zarate es periodista y escritor comprometido con problemas sociales. Ha recibido los premios más importantes a los que un cronista puede aspirar y, a pesar de su juventud, tiene ya una larga carrera que ha coronado con la edición de su celebrado libro “Guerras del Interior”, en el que narra tres conflictos sociales producidos por la explotación del oro, en Cajamarca, del petróleo en la selva y de la madera en Madre de Dios. Después de meses de viajar por el interior del país para estas crónicas, ésta es su percepción.

La Revista Avatar

Cuando titulas tu libro como “Guerras del Interior” es porque ¿entiendes que hay una especie de separación con Lima y que no se oyen estas voces desde provincias?
Sí, cuando yo coloqué ese título, intenté ser lo más preciso posible. La primera palabra, guerras, obviamente tiene que ver con conflictos, con luchas, pero creo que la tercera palabra, interior, remite a varios niveles de significado. El primero tiene que ver con el interior del país y que la gente en la ciudad normalmente no se preocupa en conocer, en comprender, los conflictos ocurren, por decir, más allá del Perú profundo.

Al punto que incluso el Estado los ignora
Así es, hay un segundo nivel que tiene que ver con el interior de la tierra, físicamente. Imagínate el planeta Tierra, en un corte transversal, puedes ver que cada elemento que yo narro en mi libro: la madera, el oro, el petróleo, están ubicados en el interior de la tierra. Los árboles, sus raíces están en la tierra. El oro está a 500 metros, 400 metros, el petróleo está más abajo, pero hay un tercero que tiene que ver con el interior de las personas.

Luchas interiores…
Así es, porque es una idea que yo intento desarrollar en el libro, que tiene que ver con que los conflictos sociales, los verdaderos conflictos sociales ambientales, no ocurren primero en las calles, sino en un plano más…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE