Un zapatero y un sastre mantienen la tradición de los trabajos de antaño

Dos oficios que se rehúsan a desaparecer

Genaro y José han entregado 50 años de su vida a ocupaciones que recordamos de niños, pero que hemos olvidado de adultos

La Revista Avatar

La aceleración del mundo moderno es fascinante, la industrialización masiva de objetos es impresionante. Pero no deja de ser cruel. La transición que estamos viviendo es nostálgica para todos los nacidos antes del 2000. Hoy, actividades que solían ser comunes, se están desvaneciendo.

Quien camina por las calles más transitadas de Arequipa, puede apreciar  vestigios históricos que se han mantenido gracias a la continua restauración; pero mientras más nos alejamos del centro, nos encontramos con ese mundo acelerado, en el que la gente camina directamente hacia un objetivo, casi mecanizado.

En el mercado de el Palomar, por ejemplo, la actividad es constante: ambulantes, amas de casa, comerciantes, se desplazan con rapidez y, sin embargo, si uno observa un poco más, se da cuenta que en la esquina del primer semáforo, de 9 a.m. a 4 p.m. se…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE