Sociedad virtual

Trocha urbana

Cuando observamos el mundo desde esa ventana estrecha que son las redes sociales en nuestros dispositivos móviles, sabemos que es una imagen fragmentada de la realidad; sin embargo, sabemos también que algo hay de representatividad, en esa pequeña muestra, de lo que es la sociedad en su conjunto. No es de extrañarse, entonces, que muchos hayan optado por dejar de revisar sus redes o hayan disminuido su uso en resguardo de su estabilidad emocional, pues hay mucha información maligna en estos días. Y, si bien, no es un fenómeno reciente, después de más de 45 días de cuarentena, las cargas negativas son más difíciles de procesar.

unsa virtual

La información maligna no solo lo es por el contenido o la intención; sino también, porque aún no manejamos adecuadamente la comunicación virtual y de crisis. Este tipo de comunicación no es muy efectiva al momento de transmitir emociones. Los jóvenes manejan mejor esta falencia mediante el uso de emoticones, emojis, gifs, stickers y demás. Los de las generaciones anteriores a la tecnología aún corremos el riesgo de malinterpretar las expresiones escritas, incluso de malinterpretar un gif. Este mundo virtual en el que nos hemos vistos obligados a interrelacionarnos con más frecuencia y repentinamente tiene nuevas dimensiones y tenemos que ingresar en ellas con mucha cautela; sobre todo, porque en tiempos de crisis todo es más difícil de manejar.

Existen hábitos que deberíamos empezar a cultivar cuando nos comunicamos. Por ejemplo, leer para entender y no para contradecir; comentar para aportar y no para incomodar. Nuevas formas tienen que buscarse para construir una sociedad vivible en tiempos de lo virtual.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE