Dispuestos a empeorar las cosas

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

Todo estuvo mal desde el inicio. El nuevo Congreso comenzó desacatando la ley, pues decidieron romper la cuarentena para reunirse; y, además, entre las primeras decisiones que tomaron estuvo una ley que los exoneró de presentar declaración jurada de intereses. Resultado: 11 congresistas contagiados con el Covid-19 y 130 parlamentarios con libertad para legislar a favor de sus auspiciadores sin riesgo de ser fiscalizados. Es decir, el Congreso demostró de arranque que no se toma en serio la crisis pandémica y que está dispuesto a empeorar las cosas.

Congreso de la República

Las últimas decisiones del Legislativo son para tirarse de los cabellos. Por un lado, echan por la borda todas las recomendaciones de distanciamiento social y aprueban el funcionamiento de taxis colectivos en todo el país (con la excepción de Lima y Callao); mientras que, por otra parte, dejan de lado decisiones más urgentes, como la reforma de sistema de pensiones. Poco tiempo les tomó mandar al archivo la propuesta presentada por el Ejecutivo al respecto, pese a la alta demanda popular de esta reforma.

En conclusión, muchos ya se animan a decir que este Congreso es peor que el anterior; pero, eso es, por ahora, una exageración. El disuelto Congreso ya habría tenido a todos los ministros en interpelación y hasta ya hubieran censurado a un par de gabinetes en pandemia; además, claro, Vizcarra estaría enfrentando un juicio anticipado que buscaría declararlo incapaz, con el propósito de vacarlo y adelantar las elecciones. Es lamentable que, ante el hecho de tener un Congreso malo, el consuelo sea saber que tuvimos uno peor.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE