Cusco se quedó sin actividad turística y con el 30% de su PEA desempleada

Aunque algunos han decidido apostar por el turismo interno para utilizar la infraestructura instalada, especialistas no ven viable la recuperación del sector, por lo menos, en dos años

Reportaje Avatar

Cusco, al igual que todas las regiones del Perú, acató las disposiciones del gobierno. De cierta manera, la situación se veía venir por la cantidad de cancelaciones que recibían las agencias de turismo meses antes. Pero no imaginaron el demoledor impacto que la pandemia traería para su sector.

Según cifras oficiales del Mincetur en el 2018 se realizaron 2.8 millones de viajes por turismo interno hacia Cusco. Esto representa un 6.3% del total de viajes a nivel nacional. En el mismo año se estima que hubo al rededor de 1.7 millones de turistas extranjeros que visitaron la ciudad representando al 39.5% del total del visitas al país. Una diferencia significativa.

«El turismo en Cusco encabeza la visita turística a nivel nacional con más o menos 4 millones 300 mil visitantes. Al Cusco deben estar ingresando alrededor de unos mil a mil doscientos millones de dólares que vendría ser el 30% del valor bruto de su producción. En ese 30% es que se resentiría la economía regional en la ciudad del Cusco»

Roberto Acurio – economista
Cusco - turismo- coronavirus
A Cusco ingresaban cerca de mil doscientos millones de dólares por el turismo
Fotografía: Gastón Oviedo

Cuando se decretó la inmovilización social obligatoria, los trabajadores en el sector turismo (artesanos, guías, comerciantes, transporte, hoteles, restaurantes; etc) esperaron que sea por semanas. Pero ya son dos meses desde que se declaró la emergencia y nadie se atreve a decir que la situación ha comenzado a ser controlada. Hace poco se inició la reactivación económica por sectores, sin embargo se sabe que los aeropuertos continuarán cerrados hasta nuevo aviso.

Miguel Oroz, ex dirigente de guías de turismo del Cusco, calcula que son 8 mil los guías afectados directamente por esta pandemia (6 mil inscritos en Dircetur y 2 mil 500 inscritos en el Colegio de Licenciados en Turismo). Él lleva trabajando 27 años como guía y manifiesta que en Cusco el sector más afectado es, de lejos, el turismo.

Cusco - turismo
En julio, la festividad de la virgen del Carmen, en Paucartambo, era uno de los atractivos turísticos más importantes de Cusco. Fotografía: Paucartambo.com

Omar Tamayo trabaja en el sector turismo por 15 años. Cuenta que la situación se ha vuelto insostenible. Él trabaja en el sector transporte y asegura que, por lo menos, son 10 mil las personas han dejado de laborar solo en ese sector.

«En la agencia en la que yo trabajo, por ejemplo, solo haciendo la visita de Ecuador a las Islas Galápagos; luego a Lima por un día y que en Cusco se queden de 4 a 5 días por pasajero, la empresa cobra de 15 a 16 mil dólares»

Omar Tamayo – trabajador del sector turismo en trasnporte

La región que alberga anualmente la mayor cantidad de turistas que llegan al país, ahora se encuentra en incertidumbre. Durante décadas, uno de los sectores que generaba mayores ingresos para el Cusco, era el Turismo, luego de la actividad minera.

Según el último censo del INEI, en el 2017 había 1 millón 205 mil 527 habitantes, en sus 13 provincias. Cusco tenía como Población Económicamente Activa (PEA) a 777 mil 211 personas. Su PEA ocupada ascendía a un total de 755 mil 115 ciudadanos en diversas actividades económicas. Pero el 30% de su PEA ocupada se encontraba trabajando en el sector turismo. Hoy, por la pandemia, todo el sector está paralizado. Si utilizamos esas últimas cifras, estaríamos hablando de 226 mil 534 personas que se han quedado sin empleo.

Cusco admite: no es la primera crisis, pero sí la más devastadora

Cusco ya soportó grandes caídas del turismo en las últimas décadas. Las más fuertes fueron al final de los 80, por la epidemia del cólera; y también por el conflicto interno armado.

«Muchos hoteles se han convertido en oficinas para transportes de otros rubros. (en otros tiempos) los guías de turismo como nosotros tuvimos que buscar otros campos. Y cuando volvió el turismo al Perú, nos hemos visto (otra vez) sin ningún plan plan para el turismo»

Marco Ochoa- presidente de la Asociación de las Agencias de Tutismo

Las huelgas y protestas también habían afectado seriamente a la ciudad incaica. Los problemas del centralismo, con grandes empresas como Perú Rail, que llevó a huelgas constantes a sus trabajadores, son un ejemplo. Pero eso se logró superar.

El 15 de marzo, el presidente Vizcarra declaró en emergencia sanitaria al país. Entonces todo se detuvo, incluyendo una cantidad considerable de visitas de turistas, muchos de los cuales quedaron varados en la ciudad. Y entre ellos, se presentaron los primeros casos de coronavirus en la ciudad.

Actualmente Cusco tiene 498 casos confirmados y 4 fallecidos. Uno de ellos fue una persona foránea, que estuvo en la comunidad de Willoq (Ollantaytambo). Allí se practica el turismo vivencial y se convive con turistas. Una de las estrategias implantadas por el Gobierno Regional del Cusco fue aislar las comunidades campesinas para evitar el contagio comunitario.

Cusco - turismo- coronavirus willoq
En la comunidad de Willoq se practica el turismo vivencial.
Fotografía referencial

De todas maneras, estas comunidades temen un contagio masivo. Porque no se cuenta con personal médico capaz de atender rápidamente casos positivos.

Nada volverá a ser igual

La mayoría de analistas coinciden en que la recuperación no será rápida ni pronta. La pandemia se presentó en el período en el que más turistas llegarían de distintas partes del mundo y hoy todo se ha paralizado.

«Las empresas tenían deudas, y hoy no tienen ingresos. Muchas se están acogiendo a la suspensión perfecta de labores».

Marco Ochoa – presidente de la Asociación de las Agencias de Tutismo

El presidente de la Asociación de las Agencias de Turismo, Marco Ochoa, lleva 50 años en el sector. Representa a aproximadamente 100 agencias formales, aunque se estima que el número de agencias se eleva a 4 mil, que no están inscritas formalmente.

Coronavirus en Cusco
Las calles cusqueñas ahora se encuentran completamente vacías
Fotografía: Cuscopólita

Marco asegura que en las reuniones que tuvieron tomaron la decisión de ser pro activos. Una de las estrategias que van a aplicar es aumentar las ofertas en los paquetes turísticos. Según expresa «la idea no es ganar plata sino que se active el sector»

«Nos va a cambiar la vida a todo el mundo. En los hoteles ya no habrán habitaciones para familias enteras. En el transporte de 27 pasajeros, solo podrán llevar 14. «

Marco Ochoa – presidente de la Asociación de Agencias de Turismo

El economista Acurio, más bien, habla de una recesión económica severa.

«Coincido con varios economistas, yo no creo que la actividad turística se recupere en menos de dos años. Vamos a tener una recesión económica bastante fuerte»

Roberto Acurio – economista

Las medidas sanitarias serán drásticas, pero también pueden convertirse en una oportunidad para reinventar el sector.

Propuestas divididas

Así, diversos especialistas proponen que esta paralización se convierta en una oportunidad para renovar las políticas del turismo; de manera tal que se vuelva sostenible ambientalmente para los sitios arqueológicos.

Machu Picchu, por ejemplo. La ciudadela inca recibía cerca de mil turistas diarios en el año 2000. Para el año 2015, cuando ya se había declarado maravilla del mundo, su aforo excedía los 3 mil, hasta 4 mil turistas diarios. En el 2019, entre los meses de enero a setiembre, el Santuario Histórico de Machu Picchu recibió más de 1,2 millones de visitantes. Solo en los meses de enero y febrero del 2020, Cusco ya había recibido a 253 mil 7 turistas, de los cuales, el 53,9% eran extranjeros.

Para entonces se había comenzado a notar el deterioro de los muros y ambientes del lugar, además de la ausencia de animales silvestres, como el oso de anteojos. Recientemente un ejemplar de la especie en vías de extinción fue visto después de años.

Machu Picchu- turismo- coronavirus
La Unesco declaró a Machu Picchu como Patrimonio de la Humanidad en 1983.
Foto: difusión

Por considerarse una ciudad cosmopolita, un puente y lugar de encuentro de personas provenientes de todos los países del mundo, durante años, hubo un aprovechamiento económico en cuestión de tarifas. Los altos costos para el ingreso a algún sitio arqueológico no permitían que el turismo local y nacional se desarrolle.

Era una economía donde más del 50% de los ingresos eran informales. En el 2017, la tasa de empleo informal fue 82,5%. En Cusco, el 84% de las MYPES son informales. Y más del 80% de la PEA regional también es informal. Por eso es que las ayudas del gobierno podrían no llegar, dado que la mayoría trabajaba bajo esta sombra.

Entre otros, se propone una inversión millonaria para la construcción de aeropuertos, de modo que la afluencia del turismo sea mucho mayor. De esa manera, dicen, el Cusco recuperaría y aumentaría sus ingresos de manera significativa.

Lo único cierto es que el gobierno comenzó con su reactivación económica para este sector, tratando de promover el turismo local. El ingreso gratuito a los recintos arqueológicos, así como la reducción de tarifas, son algunas de las estrategias.

Machu Picchu, a pesar de haber perdido cerca de 22 millones de soles, estará abierto ahora al turismo interno, esperando una lenta reactivación económica. Y sus antiquísimos muros, tomarán un descanso.

Subscribe to our newsletter!

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE