De alumnos a aprendientes 2.0

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

Las palabras son más que palabras, siempre. Y, hablando de educación, resulta inapropiado el uso del término “alumno”, “alumna”; especialmente, frente a la educación virtual. Según la Rae, es la persona que recibe enseñanza, respecto de un profesor o de la escuela, colegio o universidad donde estudia. Desde la pedagogía, por muchas décadas, se consideró al alumno como un ente pasivo que recibía conocimientos del maestro; “alumbrado” por este con su sabiduría. En nuestro país, desde inicios de siglo, se comenzó a cambiar, oficialmente, este modelo por uno constructivista, en el cual los alumnos cobraban un rol más protagónico y el maestro se convertía en una guía, un tutor-acompañante, que proporcionaba las herramientas necesarias para que el proceso de aprendizaje llegara a buen puerto. “Enseñar a aprender” es la consigna, pues siempre habrá más por aprender de lo que un maestro puede enseñar.

El tiempo de aplicación de esta nueva gestión del aprendizaje ha sido muy corto en comparación a la vigencia que tuvo el anterior; lo cual, quizás explique por qué aún los resultados no son plenamente evidentes y sigamos llamando “alumnos” a quienes ya debieran ser tratados como estudiantes o aprendientes.

PUEDES VER:  Corte eléctrico en 3 distritos de Arequipa y dos de Caravelí e Islay, miércoles 5

Este rol activo del sujeto que aprende es mucho más necesario ahora, pues la autonomía es una característica importante de la educación a distancia. Si el estudiante no se involucra con su proceso de aprendizaje, fácilmente sucumbirá al desgano y al incumplimiento de tareas. El rol motivador y orientador del docente parece cobrar, entonces, más importancia que el de guardián-castigador.

publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE