Catástrofe sanitaria

Trocha urbana

Celia corre desesperada tras la camioneta que transporta al presidente de la República hacia al aeropuerto. Martín Vizcarra acaba de estar en las afueras del hospital general, a donde no pudo ingresar porque un tumulto de personas se lo impidió a fuerza de reclamos y protestas. Celia grita para que el mandatario no se vaya, quiere que vea la dramática situación que viven los pacientes Covid en Arequipa, porque está segura de que se la están ocultando. Hasta el sábado, decenas de personas aguardaban día y noche en la playa de estacionamiento del nosocomio por atención; el domingo, ante el anuncio de la llegada del presidente, todos fueron trasladados a otros ambientes, lejos de las cámaras, pero no más cerca de salvar sus vidas.

celia y el covid en Arequipa

Desde mediados de junio, la cifra de contagios y fallecimientos por el nuevo coronavirus comenzó a crecer exponencialmente en Arequipa. No nos había ido tan mal, hasta entonces; pero, tres meses sin trabajo es algo que no muchos pueden resistir. En la calle, muchos buscan una forma de ganarse la vida, algunos terminan perdiéndola.

Aunque existe presupuesto destinado para atender la emergencia, no hay quien sepa manejarlo: el personal sanitario no recibe los implementos que necesita, varios pisos del hospital llevan meses sin ser acondicionados y no se han implementado los protocolos de ley; mientras el gobernador regional aparece en spots que promueven su candidatura a la presidencia del Perú o mensajes en contra de la minería. Pero, la ley favorece que siga en el cargo. La voz del pueblo se convirtió en una trágica sentencia.

publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE