Los «hermanitos» y las niñas (no) madres

Columnista invitado Aída García Naranjo

El 9 de julio del 2018, se dio a conocer un audio en el que el juez supremo César Hinostroza Pariachi, presidente de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, mantiene una conversación sobre un caso de violación a una menor en la que plantea alternativas contra el acusado, un presunto abusador sexual de una menor de edad. En el audio, compartido por el portal IDL-Reporteros, Hinostroza Pariachi conversa sobre una posible reducción de condena o la absolución al presunto abusador sexual de una niña de entre diez y once años.

Publicidad
niñas madres

Pese a que se ha logrado precisar que la conversación fue realizada el pasado 4 de abril (2018), no se llega a identificar al interlocutor, ni tampoco el caso al que se refiere la conversación. Sin embargo, según información oficial, César Hinostroza fue ponente de cuatro (4) causas por este delito que fueron vistas en audiencias de abril pasado. Vale precisar que este audio es parte de la investigación que realiza IDL-Reporteros sobre tratos ilícitos, tráfico de influencias y otras faltas de consejeros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y jueces del Poder Judicial. 

Las niñas de menos 14 años están embarazadas

Publicidad

Primero debemos de tener en cuenta que toda relación sexual con una menor de 14 años es una violación sexual, debido a que se considera que a dicha edad las personas no están en la capacidad de decidir sobre ello (artículo 173. Código Penal, sentencia N° 00082012-PI/TC del Tribunal Constitucional). Es decir, todo embarazo de una niña menor de 14 años se considera un embarazo producto de una violación sexual. El embarazo acaba con su infancia. Alguien debería de tenerlo en cuenta.

Una vez al mes niñas de 10 años registran a su bebe

Asimismo, cada mes una niña de 10 años de edad o menos acudió al Registro Nacional de Identificación y Estado Civil – RENIEC para obtener el Documento Nacional de Identidad (DNI) de su bebé recién nacido.

Del 16 de marzo al 6 de julio de 2020, el Programa Aurora ha recibido 557 casos de violación sexual cometida contra niñas y adolescentes mujeres de 0-17 años.

Con respecto al registro de nacimiento en la Reniec su atención en los hospitales durante la pandemia recién se inicia las inscripciones de los nacimientos de los niños, niñas y adolescentes que nacieron durante el aislamiento social.

12.6% de las adolescentes ya son madres 

Según ENDES-INEI 2018, a nivel nacional, el 12.6% de mujeres de 15 a 19 años de edad, ya son madres o están embarazadas por primera vez; este indicador registra una ligera disminución de 0,8 punto porcentual en comparación con el año 2017 (13,4%). Sin embargo, si comparamos la cifra del 2018 con el año 2011 (12.5%), esta cifra se mantiene. La diferencia entre la zona rural (22,7%) y la zona urbana (10,1%) es de 12,6 puntos porcentuales, para el año 2018. Por otro lado, la mayor proporción se concentra en los departamentos de la selva: Loreto (32,0%), San Martín (23,0%), Amazonas (21,2%) y Ucayali (20,2%). Asimismo, existe un mayor riesgo de embarazo en adolescentes en situación de pobreza, provenientes de zonas rurales (22,7%) y sin educación (41,7%).

PUEDES VER:  Masacre en la Amazonía indígena peruana

Vidas robadas

América Latina, es la única región del mundo en que el embarazo en niñas va en aumento.

La campaña mundial “Niñas No Madres”, llama a proteger a las menores ante la violencia sexual y las graves secuelas de la maternidad de las niñas. Estamos ante un tema de salud pública y de derechos humanos. Existen casos documentados de suicidio de menores embarazadas por sus familiares. La niña peruana L. C. (13 años), al enterarse de que estaba en cinta intento suicidarse lanzándose de un tejado.

Estas situaciones no son aisladas. Organismos de derechos humanos reiteran que la jurisprudencia avala el derecho de las niñas. L.C., hoy de 22 años, ganó una demanda contra el Estado peruano ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw) de la ONU, por no haber sido operada de la lesión a la médula espinal a tiempo, como pedía la familia. El hospital privilegió proteger al hijo que esperaba. Semanas más tarde la chica tuvo un aborto espontáneo y perdió al bebé. Hoy está parapléjica de por vida.

El embarazo en niñas es (casi) siempre producto de la Violencia Sexual, y es una realidad que tiende a normalizarse, también en tiempos de pandemia, ya que las victimas viven con sus agresores; sin embargo es una realidad que se mantiene invisibilizada.

Obligadas a ser madres 

En el Perú, cada día 5 menores de 15 años dan a luz (Estudio Vidas Robadas PPG).

“Niñas no Madres” es también una alerta contra la maternidad forzada; esto es, a las menores les niegan o dificultan la interrupción del embarazo. Ximena Casas advierte que “a pesar de que en la mayoría de los países latino americanos, excepto seis, hay aborto legal por alguna causal, estas niñas víctimas de la violencia sexual no están accediendo a ello”
“Ninguna niña debiera estar embarazada. La mayoría son víctimas de violencia y a ninguna debería obligarse a llevar un embarazo” sostiene Susana Chávez, “Obligar a una niña a llevar adelante un embarazo que es producto de una violación califica con el derecho internacional como tortura”, afirma Doz Costa.

También mejorar el acceso a la justicia, acelerar los procesos, y entregar una mejor educación sexual: «El 90% de los casos de violencia sexual en niñas menores de 15 ocurren en su entorno familiar. Cuando tienen acceso a una educación sexual integral son capaces de entender cuándo ciertas caricias y tocamientos son indebidos y pueden alejarse o avisar a tiempo”, subraya Casas.

PUEDES VER:  Masacre en la Amazonía indígena peruana

El aislamiento social reduce el riesgo de contagio de COVID-19 pero, para las mujeres, especialmente para las niñas, no es sinónimo de protección contra la violencia. El Ministerio de la Mujer confirmó que durante el primer mes de estado de emergencia, 56 niñas fueron víctimas de violencia sexual. Las niñas están en confinamiento con sus agresores.

Las niñas madres representan una situación dramática en Perú, un problema social grave de violación de derechos humanos y de violencia sexual. Según registros de la RENIEC, en los últimos años hay un incremento en el número de recién nacidos cuyas madres tienen menos de 15 años de edad. En el 2015 se contaron mil 280, el 2016 mil 443, el 2017 mil 736 y el 2018 llegaron a mil 817 casos. El Ministerio de la Mujer también informó que, durante los primeros 29 días de cuarentena (2020), cuatro mujeres fueron víctimas de feminicidio. Las víctimas tenían entre 15 y 44 años. En relación a violencia sexual, en total se tienen 87 casos. Además, se registraron nueve mil llamadas de emergencia a la línea 100, de las cuales, 2300 corresponden a llamadas realizadas por niñas y niños denunciando que sus madres o hermanos estaban bajo ataque.

De enero a fines de junio del 2020, la Defensoría del Pueblo registró 65 feminicidios y 124 tentativas; asimismo la cifra de desaparecidas asciende a 2457, de los cuales 1,720 son menores de edad y 733 son mujeres mayores. Hay que señalar que 544 son hombres menores de edad. Ascienden a 104 mil las consultas a la línea 100. Según la ENARES, el 52%, de los niños entre 9 y 11 años ha sufrido violencia física en su propio hogar; y esta cifra se eleva a 61.9% en menores de 12 a 17 años.

Cabe resaltar que la violencia sexual acarrea otra serie de complicaciones para la salud física y emocional de las niñas, pues podrían quedar embarazadas. Solo entre 2015 y 2019, se registraron más de cinco mil partos de niñas entre menores de 14 años, algunas tenían entre 7 y 10 años.

El problema del embarazo en adolescentes tiene diversas causas y debe tratarse multisectorialmente y entre niveles de gobierno (nacional, regional y local). Un herramienta clave es el Plan de Prevención del Embarazo en Adolescentes cuya meta al 2021 es reducir el embarazo en adolescentes a 10.5%, sin embargo, actualmente no se encuentra vinculado a un presupuesto multisectorial y no ha logrado articular a los diversos sectores involucrados, entre ellos MINSA, MINEDU, MIMP, MIDIS, MINJUS, etc.(1)

PUEDES VER:  Masacre en la Amazonía indígena peruana

La familia como colectivo no es un sujeto de derechos, los son sí, sus integrantes. El enfoque familista no toma en cuenta el derecho de las personas que forman parte de familias, en este caso, los derechos de las niñas; asimismo, invisibiliza o no reconoce la existencia de desigualdades de género al interior de ellas. Las brechas de género que aún persisten en los diferentes campos y la violencia que tiene a las mujeres, a las niñas, a los niños y a las/los adolescentes entre sus principales víctimas; son indicadores que requieren ser atendidos prioritariamente por el Estado Peruano.

Las jerarquías de género dentro de la familia, buscan mantener la subordinación de los más vulnerables: uno de ellos las niñas. El enfoque centrado en el ámbito y grupo familiar, es un realidad una respuesta parcial e inadecuada del Estado. Coloca la vulnerabilidad de niñas y mujeres solo en el contexto familiar, sin identificar ni relacionar las múltiples manifestaciones de violencia y opresión contra ellas; en el ámbito privado, en la propia familia, y en el ámbito público, como si fueran parte de un mismo fenómeno.

Es estremecedor, por decir lo menos, que no es el Coronavirus nuestro primer mal; el Patriarcado es el que sigue siendo endémico. El actual Congreso de la República está convalidando blindajes, desde su primera legislatura; y se requiere que en la segunda, iniciada el 06 de julio, sean incorporados varios dictámenes. Sobre feminicidio, paridad, alternancia, no al acoso o violencia política y el caso particular de la situación de las niñas (“No Madres”), en el Pleno Temático que se solicita y demanda públicamente realizar el 23 de julio del 2020.

Una buena noticia es la suspensión por seis meses del Fiscal Tomas Galvez; falta sin embargo anular el blindaje a “los hermanitos. Para “los Hermanitos” la violencia contra la mujer y la niña, es vista para la propia justicia, como una ruta aceptable; sujeta a negociación o impunidad, como lo evidencia el audio de la vergüenza, transcrito de las conversaciones del Juez Cesar Hinostroza Pariachi. Los audios de la vergüenza golpearon al sistema judicial en su conjunto, evidenciando supuestos actos de presunto tráfico de influencias y corrupción. No Lo Perderemos De vista hasta hacer justicia. 

¡La Impunidad No Pasara! 

———————————————-

(*) Ex Ministra de la Mujer y Desarrollo Social
(1) Mesa de Concertación contra la Pobreza: Niñas madres en el Perú: un problema social grave de violencia sexual y afectación de derechos humanos-

publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE