Reactiva Perú 2, ¿reactivará?

Columnista invitado Armando Espino

Reaccionando a las críticas que tuvo Reactiva Perú en su primera fase, este segundo tramo del esfuerzo de financiamiento empresarial más grande de la historia del Perú, con fondos del Estado, intenta garantizar la entrega de los créditos y la correcta selección de los prestatarios.

Con ese fin, modifica los artículos relacionados a la elegibilidad, cobertura, sustento, supervisión y causales de exclusión. Es decir, para qué sirven, quién puede recibirlos, cuánto puede prestarse, cómo lo garantiza y qué pasa si no cumple con las condiciones del crédito.

reactiva perú

La norma reitera que la finalidad del crédito es la reposición de capital de trabajo. Presupone que la empresa que lo solicita ha gastado al límite el dinero que requiere para operar en estos meses críticos. Y que el préstamo deberá recuperar esos montos y pueda cubrir las necesidades que la empresa tenga en materia prima, material de papelería, pagar la mano de
obra, activos fijos, mantenimiento, publicidad, etcétera, en el corto plazo; de forma que pueda seguir operando y pueda pagar su crédito oportunamente.

Al prohibir que, en el periodo en que esté vigente el crédito, se repartan utilidades y dividendos, pareciera que solo se busca supervivencia. Si reactivamos realmente, se generarían ganancias que no se podrían trasladar a los propietarios ni inversionistas, a menos que primero se pague todo el monto del crédito.

Otra observación en la ejecución de Reactiva Perú es que no sabemos con qué herramientas los bancos han evaluado las necesidades de financiamiento de las empresas, para definir los montos otorgados. No es parte de la información que piden, ni la norma lo exige. Solo se han circunscrito a asignar el tope de crédito posible a cada empresa; y desde la modificatoria en RP1, a triplicar este monto.

El riesgo es que la empresa tenga excesiva liquidez. Es una circunstancia en la que le dicen qué no hacer, pero no le dan incentivos para hacer. Añadido a la prohibición de repartir utilidades ni dividendos durante el tiempo que dure el crédito, la invitación a actuar en el borde de los límites de las prohibiciones de la norma es alto. Se confía en la ética del empresario. Y se incluye una penalidad consistente en pagar el préstamos de forma inmediata. Está por verse los resultados.

El espíritu de RP1 parecía ser premiar a los formales, quienes mensualmente declararon sus ventas, y presentaban el promedio por tres meses como tope de monto a solicitar en crédito. Hoy RP2 hace elegibles también a quienes, practicando la informalidad, no declararon
sus ventas; junto con las personas naturales con negocio (servicios profesionales por ej), podrían solicitar un monto calculado respecto a las deudas pendientes en este momento y hasta un tope de 40,000 soles.
RP2 excluye ahora a las empresas que, por la crisis, decidieron por Refinanciación Concursal, una opción de refinanciación, cuando estás al borde de la quiebra. Y amplía medidas para identificar a las empresas que se encuentran envueltas en los casos de corrupción conocidos, a fin de excluirlas de este crédito.

El mecanismo de intermediación de la banca no es tocado ni modificado en RP2. La evaluación previa y selección de clientes continúa bajo su facultad. Ellos convocan, eligen y presentan a los prestatarios a COFIDE. La posibilidad que este segundo tramo se entregue como ampliación, a quienes ya recibieron el primero está abierta. Solo se exige se informe si se
recibió crédito en la primera fase. Podría suceder que los bancos, dado el poco margen que tienen en estos créditos, prefieran ampliar los montos a los actuales prestatarios y evitarse el trabajo de evaluación de nuevos clientes.

Cofide asume mayores facultades para supervisar la utilización de los créditos, una vez asignados. Y se abre una ventanilla de denuncias para conocer de casos de incumplimiento de la operatividad y condiciones del programa. Es decir, mayor transparencia.

Si las correcciones al reglamento son suficientes para lograr el objetivo, que es mantener operativas a las empresas durante este periodo; y por consiguiente mantengan a sus trabajadores y la cadena de pagos, aún se verá en los próximos meses.

Luego de la primera subasta, quienes aspiramos a contar con este balón de oxígeno, no hemos visto mucho cambio en la actitud de las entidades financieras. Habrá que revisar la lista de los primeros favorecidos, vigilar de cerca la Ventanilla de Denuncias y, en el corto plazo, veremos si las modificaciones sirvieron para cambiar el rumbo a Reactiva Perú.

publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE