Arequipa: todas las “primeras piedras” de la inacabable Majes Siguas II

La historia sin fin. Tres presidentes, tres gobernadores regionales y cuatro actos protocolares después, el proyecto Majes Siguas II sigue entrampado financiera y técnicamente

Reportaje El Búho
arequipa majes siguas ii

Aunque la crisis alrededor de Majes Siguas II parece reciente, lo cierto es que las dificultades son una constante a lo largo del proyecto. No solo en lo relacionado a su administración a cargo del Gobierno Regional de Arequipa (GRA), sino también en su impulso de parte del Ejecutivo nacional.

Durante las últimas semanas, la obra agroenergética parece herida de muerte. Su concesionaria, la constructora española Cobra, activó el mecanismo para la caducidad del contrato. Argumentan que la gestión regional incumplió con el cronograma para hacer viable la adenda 13 a nivel administrativo, legal y económico. Mientras el gobierno nacional hace denodados esfuerzos para obtener la administración del proyecto y, de esta forma, convencer a la empresa para mantener el proyecto, y el Consejo Regional se entrampa de discusiones estériles, nada se puede aseguara sobre el futuro del proyecto.

Pero ésta es solo la cereza en el pastel de un largo historial de retrasos, producto de desencuentros y despropósitos alrededor del proyecto, y que nos remontan una década en el tiempo. Durante ese lapso, también fueron recurrentes los anuncios del reinicio de los trabajos; tanto de parte de las autoridades regionales, como las nacionales.

En marzo del 2006, a finales del gobierno de Alejandro Toledo, Majes Siguas II se registró en el Banco de Proyectos del Sistema Nacional de Inversión Pública. Empero, la mayor insistencia por impulsarla ocurrió en la segunda gestión de Alan García.

Las primeras piedras de Majes Siguas II en Arequipa

En junio del 2010, García llegó a Arequipa y anunció la puesta en marcha de la irrigación. “Será realidad Majes Siguas II, se los juro”, anunció durante actividad protocolar en Cerro Juli, ante cientos de personas. El anuncio se hizo a pesar de las acciones judiciales y protestas de la provincia cusqueña de Espinar, que por ese entonces se oponía al uso de los recursos hídricos del río Apurímac.

alan garcia arequipa majes siguas ii

La insistencia del mandatario se concretó en diciembre del mismo año. Promulgó un decreto supremo para otorgar seguridad y garantías financieras para la irrigación. El mismo que entregó a Juan Manuel Guillén, entonces titular de la región Arequipa. Unos días después, se firmaba el contrato concesión con el consorcio Angostura – Siguas, que en un principio conformaban Cobra y Cosapi.

Tuvieron que pasar más de tres años para que se coloque la primera piedra de la obra. Ollanta Humala y Juan Manuel Guillén encabezaron la actividad, en medio de una ceremonia fastuosa y acusada de proselitista por quien fuera alcalde provincial de Caylloma, Elmer Cáceres Llica.

Humala ensalzó el valor de la irrigación de cara a diversificar la matriz productiva. “Hoy día el Perú está cambiando, es un país que no quiere depender de la minería, sabemos y respetamos esta actividad importante para el país, pero queremos fortalecer la soberanía alimentaria, la seguridad alimentaria de las próximas generaciones. Por eso tiene una importancia estratégica Majes Siguas II”, señaló.

Para entonces, el consorcio ejecutor ya señalaba incrementos presupuestales, a raíz del retraso en el inicio de los trabajos. Ante las exigencias, el Ministerio de Economía y Finanzas accedió a la realización de nuevos estudios de presupuesto y viabilidad. Además, ya se habían introducido al menos seis adendas al contrato original. Incluían temas de plazos, balance hídrico, estudios de ingeniería, desembolsos y sobrecostos.

¿Tramos finales?

Las marchas y contramarchas continuaron en los años venideros. En noviembre del 2017, Pedro Pablo Kuczynski y Yamila Osorio también tuvieron actividades protocolares en Majes Siguas II. Se trató del inicio de la construcción del Túnel Trasandino para el trasvase de aguas del río Apurímac, para su represamiento.

«Yo he escuchado hablar de este proyecto desde que vine con un expresidente a Arequipa hace 15 años y se prometió un montón de cosas, después pasaron los años y vino otro presidente y firmó algo, después vino otro más y firmó algo más, y ahora por fin estamos trabajando», dijo entonces Kuczynski.

Para entonces, la obra ya llevaba a cuestas doce adendas, el Texto Único Ordenado (TUO) del contrato, suspensiones y reanudaciones de los trabajos. También se contabilizaba el acta de Resolución de Controversias, que las resuelve parcialmente y fijaba el cierre financiero. Asimismo, también se mencionaba al cambio tecnológico.

Este año también se inauguraron trabajos relacionados a la irrigación. Elmer Cáceres Llica participó en la puesta en marcha de obras menores en las pampas de Majes. En concreto, de la construcción de 10 kilómetros de vía perimetral. Además, se realizó una ceremonia de pago a la tierra donde intervino el gobernador.

Aunque seguía sin resolverse la viabilidad de la adenda 13, se optó por comenzar la construcción de las vías para evitar que el vencimiento del Estudio de Impacto Ambiental de Majes Siguas II.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE