La producción legislativa de los congresistas de la bancada arequipeña prácticamente no habla de la tierra que los eligió

Los hijos ingratos de Arequipa

Seis meses después de llegar al parlamento nacional, la producción legislativa de los seis congresistas por Arequipa es abundante, pero muy indiferente con la tierra que los eligió: los proyectos específicos se pueden contar con los dedos de las manos. También son indiferentes entre ellos mismos, pues no muestran indicios de trabajo en equipo; y casi siempre cada cual tira por su lado.

La Revista Avatar

Entre el 21 y 25 de septiembre, la bancada arequipeña cumplió con las labores de la semana de representación estipulada en el Reglamento del Congreso. Se trató de la primera que se realiza con relativa normalidad en Arequipa desde el fin de la cuarentena focalizada, ya que los seis legisladores juramentaron a sus cargos el mismo día en que inició el estado de emergencia nacional por el covid.

Como si apremiara el recuperar el tiempo perdido, los parlamentarios programaron nutridas agendas. Casi todos visitaron distintas provincias, participaron tanto en reuniones como foros virtuales con la sociedad civil; y hasta tomaron parte de inspecciones a los nosocomios de la ciudad.
A pesar del ahínco con el que llevaron a cabo la semana de representación, lo cierto es que su producción legislativa a favor de la región no refleja …

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE