Responsabilidad y bien común

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

Aunque la incidencia de un rebrote de Covid-19 es el escenario más probable en nuestro país, el confinamiento social estricto ya no es una alternativa viable para enfrentarlo; por las catastróficas repercusiones económicas que tendría. Ante ello, la recomendación de expertos en diferentes países del mundo y de la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) es generar un nuevo tipo de convivencia en el que las personas sepan respetar adecuadamente diversas reglas sanitarias. ¿Es posible esa nueva “normalidad” en nuestro país? La respuesta no puede ser muy optimista.

responsabilidad frente al covid

La nuestra es una cultura de la obediencia bajo amenaza. Sin multas de por medio es difícil esperar que las personas cumplan con sus deberes. De hecho, si el sufragio no fuera obligatorio, solo dos de cada cuatro peruanos irían a votar (Ipsos, 2016). Bajo esas características, poco hemos desarrollado nuestra capacidad de responder ante un deber por mera cuestión de principios. En ese contexto, enfrentamos el reto de sobrevivir a una pandemia que plantea la necesidad de una convivencia en la que prime el cumplimiento del deber por el bien común y no por el temor a una sanción económica. Y si bien, se han establecido multas para cumplir normas sanitarias, los limitados mecanismos de control impiden que los resultados sean auspiciosos.

Evitar la aglomeración de personas (con dos metros entre cada una), usar cubrebocas y lavarse las manos con frecuencia son la receta mundial para enfrentar al coronavirus. Seguir estas recomendaciones con cuidado requiere de un sentido de responsabilidad y bien común que aún no hemos desarrollado. Esperemos que podamos hacerlo a tiempo.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE