Las guaguas de «todos santos»

Si Roma dispuso la matanza de los inocentes, la tradición de Arequipa dispone la multiplicación de las guaguas en el mes de noviembre.

Tradición Avatar

Si Roma dispuso la matanza de los inocentes, la tradición de Arequipa dispone la multiplicación de las guaguas en el mes de noviembre. Y no vaya usted a pensar, mi querido lector, que es una casualidad que en Arequipa las guaguas se multipliquen en noviembre; es decir, nueves meses después del carnaval. Casualidad no es, si no, saque usted su cuenta.

Como en todo el mundo cristiano, el primero de noviembre, en Arequipa se festeja el “Día de Todos los Santos”, que nuestros antecesores preferían abreviar como “Todos Santos”. Así como el dos de noviembre se conmemora el “Día de Difuntos”, en que se acostumbra concurrir a los cementerios a “visitar” a los muertos más queridos y cercanos, llevándoles “coronas” de flores. Salvo el Día de Difuntos, todos los días de noviembre son buenos, según la tradición, para hacer una fiesta de guagua.

Las típicas “guaguas de Todos Santos” son hechas de bizcocho y con caretas de yeso, aunque de un tiempo a esta parte se las hace también en diversos tamaños y modalidades: con masa de torta, rellenas con manjar blanco o crema pastelera, bañadas con almíbar o pastillaje coloreados, y hasta unas primorosas hechas de mazapán.

La fiesta de las guaguas es el resabio de una vieja tradición en que las personas, cuando no son parientes entre sí, recurren a las “guaguas” para estrechar vínculos de amistad y, en no pocos casos, de enamoramiento. La costumbre consiste en que una persona (generalmente un varón) envía de regalo una “guagua” a otra persona (generalmente una dama), con una tarjeta que, en medio de cumplidos, ruega a la destinataria se encargue de hacer bautizar “a la criatura mora”.

La dama “obligada” por el envío (pongo entre comillas lo de obligada, porque muchas veces lo hace de mil amores), recibe la “guagua” y responde al remitente que será bautizada en tal fecha, hora y “en esta su casa”.

En la hora del día señalado se produce una fiesta ofrecida por la que aceptó la “guagua”; donde participan quien la envió y los amigos y familiares de ambos. En lo mejor de la reunión se produce el “bautizo” oficiando de cura y sacristán los invitados más chistosos y ocurrentes; previamente disfrazados con sábanas o túnicas y otros “ornamentos sagrados”. Hacen de “padre” y “madre” el que envió y la que recibió “la guagua” y de “padrinos” y “testigos” las amistades elegidas por los “padres”. En el curso de un festejado y “hábil interrogatorio” el “cura” trata de establecer, con pelos y señales, las circunstancias en que fue “encargada” la “criatura” y la veracidad de la paternidad de quien dice ser su

padre, además del conocimiento, que sobre esos hechos, tienen los testigos y padrinos; todo ello con frases de doble sentido, salpicadas con latinajos cantados “en gregoriano”, rimas y consonancias. Luego, el “cura” procede al bautizo propiamente dicho poniéndole a la “criatura” los nombres más peregrinos que se les ocurra a los circunstantes. Algunas veces se leen “partidas de bautizo”, previamente escritas y, en otras, hasta se reparten “capillos” impresos del acontecimiento. Enseguida continúa la fiesta con baile, bebida, comida y la consabida tajada de guagua. No está demás anotar que las caretas de guagua tienen muchas variedades, siendo las más populares las que representan caras de bebés; de turcos, de toreros, de manolas, de arlequines con su sombrero de cambucho, de cholitos con chullo, etc.

El Parentesco “de a mentira” que se formaliza con las guaguas de “Todos Santos”, muchas veces se estima y se respeta más que parentescos “de a verdad”. Incluso, algunas veces, quienes fueron “padres” de una guagua de bizcocho, terminan siendo padres de las guaguas de carne y hueso.

No puedo dejar de señalar y lamentar que, en los últimos años, la fiesta norteamericana de “Halloween” viene difundiéndose en nuestra juventud; desplazando la arequipeñísima fiesta de las guaguas de “Todos los Santos”.

Extraído de: Juan Guillermo Carpio Muñoz Arequipa sus Fiestas y Comida Típica Págs. 40 – 41

Subscribe to our newsletter!

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE