Reactiva Perú y una moto de lujo

"en el Perú, es conveniente recordar que no solo nos enfrentamos a una clase política corrupta e incapaz; sino también a una clase empresarial que no tiene el menor atisbo de empatía con sus propios trabajadores"

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros
crisis en Perú

Es 27 de diciembre y hay fila para comprar pollo a la brasa en un conocido restaurante de la ciudad. Detrás de sus cubrebocas y guardando la distancia, los clientes miran llegar a un sexagenario montado en una Harley Davidson. El personaje, que parece extraído de una película americana, resulta ser un directivo de la pollería y la motocicleta luce recién comprada. Esto llamaría menos la atención sino estuviéramos en crisis económica y el empresario del lujosísimo vehículo no perteneciera a un consorcio beneficiado con más de 800 mil soles de Reactiva Perú.

Ya se sabe que este programa del Estado tuvo deficiencias graves e imperdonables, pero ver que el gerente, que despidió a muchos empleados debido a la crisis, llega a su negocio montado en una reluciente moto de 30 mil dólares, es una soberana cachetada a la indignación. Y no es porque creamos que los empresarios son el enemigo, pues los hay de todo. Es por la certeza de que millones de soles que estaban destinados a mejorar la economía de todos han sido esquilmados en la comodidad de algunos; de que mientras millones de personas perdían su empleo, otros recibían millonarias sumas en su nombre y dizque para ayudarlos. Y la culpa no es solo del presidente y sus ministros de Economía, pues nadie obliga a un empresario a ser fraudulento.

Frente al largo periodo de crisis que se avecina en el Perú, es conveniente recordar que no solo nos enfrentamos a una clase política corrupta e incapaz; sino también a una clase empresarial que no tiene el menor atisbo de empatía con sus propios trabajadores.

Subscribe to our newsletter!

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

2 respuestas a “Reactiva Perú y una moto de lujo”

  1. Avatar Ing. Philip Bustamante dice:

    Dos modestas proposiciones:
    #1. Al sexagenario directivo/empresario/gerente:
    Tenga 2 motos; no una. La moto nueva, lujosa, es para ir a sitios importantes.
    La otra moto, más normal, de «a diario», es para ir al restaurante o negocio.
    #2. Al público en general:
    Vaya a otro restaurante o negocio, si un empresario arrogante muestra mucha riqueza, pero poco sentido común o sensiblilidad social. Una baja en las ventas del negocio puede enseñarle al empresario a respetar al público y a los trabajadores.

  2. Avatar Armando Espino dice:

    Si fuera cierto, este es un caso de un empresario desinformado a quien la moto va a costarle mucho más que lo que se indica. El éxito empresarial descrito,tampoco concuerda con cometer un error como el descrito: usar Reactiva contra lo que específicamente prohibe el contrato.
    La distorsión de apreciación, es común: Pensar que Reactiva es un regalo, que despedir a los trabajadores es una potestad que los empresarios usan como moneda diaria contra el pueblo, y que usar libremente recursos privados debe tener límite.
    Pero no por común, correcta. Podemos discrepar en que los ahorros, el retiro de AFP o el bono Universal se convierta en un bien superfluo como moto o TV nuevo, pero condenarlo públicamente creo que es un exceso.
    El tema Reactiva merece una explicación mas pegada a la realidad. Espero que el pollo haya sido disfrutado satisfactoriamente. Queda el Libro de Reclamos en último caso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE