#Hace20Años Vladimiristas de Arequipa, libres de polvo y paja

Un recuento de los personajes, entre funcionarios y políticos de Arequipa, que conformaban la cúpula fujimontesinista de aquel entonces

Hace 20 años

El 19 de enero del 2001 se publicó la edición N° 34 del semanario El Búho, con un reportaje en el que se profundiza sobre los personajes, entre funcionarios y políticos de Arequipa, que conformaban la cúpula fujimontesinista; y que salieron bien librados, tras la caída de Alberto Fujimori, y su asesor Vladimiro Montesinos.

Vladimiristas en Arequipa

NOTA ORIGINAL

Vladimiristas libres

Andamiaje local goza de impunidad gracias al centralismo y inacción de la fiscalía. Aquel día inolvidable, tras una mañana entera de protesta espontánea en la Plaza de Armas, los fujimontesinistas locales apoyados en la fuerza bruta de un comando especial de la Policía Nacional, traído desde Lima, desesperaban por la falta de tiempo que habían perdido echando a todos los arequipeños, -ciudadanos libres y con todos sus derechos-, de la Plaza de Armas. Eran aproximadamente las 3 de la tarde del 22 de mayo y Daniel Postigo más conocido como “Vladimirito”, ordenaba a una decena de hombres con apariencia de matones, mayores medidas de seguridad,
entre ellas perseguir a un periodista que le tomó una foto con la indicación de arrebatarle la cámara a como diera lugar.

Su teléfono celular, no dejaba de sonar, usualmente era el general Abraham Cano, quien se encontraba al otro lado de la línea, nerviosísimo por el retraso. Fujimori llegaría cuando mucho a las 5 de la tarde y aún no se había terminado de amar el estrado. Instalar lo más importante de aquellos mítines: el equipo musical por donde se emitiría aquel pegajoso “baile del chino” destinado a acallar las protestas y la falta de elocuencia y argumentos del mandatario de entonces.

Postigo, era entonces un funcionario estatal en Arequipa y como tal estaba prohibido de participar en actos proselitistas, pero el peligro de que el aparato de poder paralelo, montado alrededor de su excompañero de carpeta Vladimiro Montesinos, cayera y con ello acabaran todos los privilegios y gollerías, era muy grande como para arriesgarse. Por otro lado, gran parte de la prensa local se hallaba sometida a este poder gracias a jugosas campañas publicitarias y ofrecimientos de puestos de trabajo que hacía Olga Escudero, jefa de Periodistas Unidos, una agencia de prensa que entró en operaciones con motivo de la campaña electoral municipal del candidato gubernamental Gustavo Rondón Olazábal y que luego tuvo como objetivo central, asegurar el apoyo local de la prensa a la reelección de Fujimori.

También actuó como agencia de publicidad manejando todo el dinero destinado a la campaña, y cuya procedencia aún no se ha aclarado.
Así, varios periodistas del medio encontraron una manera de sobrevivir en una época en que el desempleo entre los colegas se había agudizado al extremo, mientras los que tenían empleo cobraban sólo de vez en cuando debido a la crisis a la que el mismo gobierno empujó a las empresas periodísticas.

La periodista también accionaba aparatosamente sobre el estrado junto a otra colega más joven. Y más allá el director regional de Pesquería, Jorge Páucar Cornejo, colaboraba sin rubor alguno, a pesar de lo cual, hoy continúa ejerciendo el cargo y se alista para permanecer en él un buen tiempo.

Varios vehículos de AUTODEMA (Arequipa) conformaban parte de la logística y aunque Rubén Terán apareció sólo durante el mitin, desde temprano estuvo dedicado sólo a coordinar su apoyo, desde su despacho oficial.

Otra pieza clave era Olger Vásquez Vásquez, presidente del Gobierno Transitorio de Administración Regional que había tenido que ceder a varias exigencias del jefe de campaña oficioso, Felipe Domínguez. Estas exigencias incluían el otorgar apoyo en obras sólo a los alcaldes alineados con el régimen, firma de convenios con todo aquel que contribuía a la campaña, por ejemplo el propio Domínguez que manipulaba a humildes pobladoras del cono norte y a otros con la promesa del lote.

Como se pedía evidencias de la retribución, a estas alturas, ya estaba firmado el convenio con la Asociación Fantasma Señor del Gran Poder para ocupar terrenos de uso industrial en Río Seco.

En este afán proselitista, Olger Vásquez habría llegado a firmar convenios de apoyo por 16 millones de soles cuando el presupuesto total anual era de apenas 3 millones, según información reciente del nuevo secretario técnico.

Sonia Sánchez coordinaba la asistencia de “sus” clubes de madres, aquellos a los que más se favorecía eran infaltables. Mientras más de un centenar de miembros del servicio de inteligencia ingresaban tranquilamente a la Plaza de Armas de Arequipa, acordonada una cuadra a la redonda. Todo el aparato pro reeleccionista estaba pasando su prueba de fuego y, a pesar de todos los recursos empleados, no pudo pasarla con éxito. El abucheo no pudo ser acallado por la vana letra de la tecnocumbia fujimorista. Ana Kholer y su baile provocador pasó totalmente desapercibida. Cientos de contramanifestantes eran brutalmente reprimidos, hubo decenas de heridos, entre ellos uno muy grave cuando una de las bombardas desvió su rumbo y le impactó en el cuerpo. Nunca se supo su identidad ni su estado de salud, posterior al accidente.

El prefecto Javier Quezada, por su parte, siempre había sido sólo una pieza simbólica, tanto que ni siquiera lo incluyeron en estas operaciones, así como tampoco en los probables negocios que siempre crean fraternidades, como ocurrió con la cúpula militar.

Fujimori se fue entre abucheos, pero curiosamente la ODPE armada por Rubén Calderón, casi terminó dando la victoria en Arequipa al expresidente. Conforme aumentaba el porcentaje escrutado, la abismal diferencia entre las preferencias manifestadas por Toledo desde antes de la elección y las reeleccionistas, iba disminuyendo hasta hacerse nada. Y paralelamente, la votación de Luis Cáceres Velásquez crecía vertiginosamente hasta convertirse en el más votado en Arequipa, a pesar de su desastrosa gestión municipal, siempre seguido de su hijo Róger. Si se descubrió fraude en la votación preferencial en más de una jurisdicción electoral, ¿qué nos garantiza a los arequipeños, que el mismo fraude no se haya producido en nuestra jurisdicción sobre todos porque fue Calderón quien seleccionó a la mayor parte de los trabajadores de la ODPE de entonces?.

A pesar de todo ello, todos los nombrados, han salido airosos del escándalo que ha abochornado al país y, como si con ellos no fuera la cosa, hoy disfrutan de la tranquilidad de haber asegurado su futuro. Rubén Terán alista su campaña reeleccionista, Olger Vásquez niega todo entre lágrimas, Jorge Páucar sigue en su puesto, a Abraham Cano sólo le han descubierto un millón de dólares pero aún nadie ha indagado la fuente de su exitosa empresa con sede en Miami. Y el “vladimirito” Daniel Postigo, se fue a la tierra de las cigueñas.

Daniel Postigo bailará su último tango en París

Es falso que Daniel Postigo se encuentre experimentando un retiro y reposo en La Joya; muy por el contrario, a pesar de que personajes de su entorno
ha hecho circular esta versión, solamente como maniobra distractiva sumada a una anterior, de que se había ido poco después de la última reunión del directorio de EsSalud, lo cierto es que, siempre de acuerdo a fuentes confiables, Daniel Postigo habría viajado desde Arequipa con rumbo a París, Francia, hace una semana; presumiblemente acompañado por un personaje femenino de su entorno privado e íntimo.

Su familia habría viajado mucho antes. De modo que uno de los personajes locales más importantes de la dictadura, en este momento tendría asegurada una relativa tranquilidad; tranquilidad de la que seguramente no goza su par uniformado Abraham Cano Angulo, quien se encuentra impedido de salir del país, aunque de momento no sufre prisión domiciliaria.

Tranquilidad relativa

No es posible precisar con exactitud si Daniel Postigo tenía la misma vocación cinematográfica que su mentor Montesinos; pero en todo caso, las evidencias apuntan a que el agente de inteligencia, quien según algunas fuentes también gozaba del respeto y consideración de importantes miembros de la sociedad arequipeña, quienes lo habrían hecho socio de un exclusivo club del balneario de Mejía. Con lo cual, el Vladimirito local se habría blanqueado un poco, lo necesario para establecer una lucrativa sociedad con importantes empresarios que, curiosamente en una época donde casi todos los empresarios han terminado quebrados, éstos últimos, gozan de un bienestar muy boyante en Arequipa.

Bueno, en cualquier caso es muy probable que, siempre según nuestras fuentes, Postigo haya montado una salita especial de 4 x 4, al fondo del salón central, en donde invitaba a pasar solamente a unos pocos elegidos, quién sabe en base a qué méritos, y en donde seguramente hablaban “temas privados”, cuyo contenido habría quedado registrado en algún soporte magnético, cuyos ojos avizores se encontrarían convenientemente camuflados entre los cuadros, así como en la estantería que no solamente habría estado adornada con libros sino también con dispositivos encargados de asegurar que nada de lo dicho quedara en el aire.

De modo que los habitúes a la Maison d’ Elise, si bien han tomado unas cuantas bocanadas de aire puro, no va a ser suficiente, porque si hay algo que es muy sencillo de hacer, es sacar copias, por si acaso, de cualquier cassette. Entonces será momento para recordar, por ejemplo, uno de los cumpleaños de Postigo, donde según algunas fuentes, habrían estado muy solícitos y gentiles, tratando de agradar a Vladimirito, nada menos que el actual alcalde de Hunter y seguro candidato de Arequipa al Congreso, por la agrupación Solidaridad Nacional, Simón Balbuena Marroquín, quien hacía pareja con Abraham Cano para agasajar a Postigo.

También habrían estado allí compartiendo el mismo espíritu fraterno, el poderoso Marcio Soto de quien no sabemos si habrá “condecorado” a Vladimirito con la misma facilidad que condecoró a la catatónica selección de fútbol sub-20, igualmente, siempre en condicional, también habría estado en dicha fiesta, otro posible aspirante a cualquier movimiento político que quiera honrar sus filas con el intachable y a todas luces prístino alcalde de Yanahuara: Ernesto Alarcón. Habría acompañado a todos ellos, el entonces prefecto Javier Quesada Rivas.

Todos ellos respiran ahora tranquilos, como también numerosos empresarios; lúcidos periodistas, agudos asesores, fecundos columnistas, quienes ahora recuerdan a Postigo como aquél Hemingway andino y moreno, aficionado a las cacerías y con su pipa colgando como signo de interrogación de sus labios, de los cuales sólo profería una retórica seca y escueta, pero muy efectiva, mientras al aire se llenaba de humo por las bocanadas de blended american tobacco; aunque este humo, pueda terminar dándoles de acá a algún tiempo muchos sofocos y más de un ahogo.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE